viernes, 7 de junio de 2013

Circular de la Mesa del Junquillo. Actualización del sendero.



Los datos que se especifican servirán, obviamente, para aquellos que ya la hayan realizado alguna vez, tal y como quedó descrita en el blog hace años; aunque existen variantes alrededor de la mesa, la ruta de ascenso hasta la meseta de la cima es única, no hay otro itinerario alternativo que se pueda tomar para la subida y por tanto, en este aspecto, no hay variantes.

Situada en mitad de la Caldera de Tejeda, entre los grandes barrancos de Tejeda-La Aldea al (NO) y el de Juncal-Siberio al (SO) y rodeada de paisajes exclusivos de esa zona, La Mesa del Junquillo con casi 900 metros de cota, es el mejor mirador natural desde el interior de la Gran Caldera. Desde sus aéreos andenes, veredas y senderillos, es observable el encajonado Cañón de Taiguy en toda su extensión, con el Morro de Pajonales predominando su cabecera y los monolitos del Roque Palmés y el Roque Mulato a ambos lados del cañón; la cresteria del Morro de La Negra y La Alsándara que baja al (O) desde Pajonales hacia La Inagua es bellísima, con sus afilados lomos divisorios, sus profundos y empinados barrancos tributarios que desaguan hacia Siberio y sus escarpadas quebradas por donde circulan los senderos que van hacia el mismo corazón de la reserva, en su mayoria, agotadores de hacer en una misma jornada dado el tremendo desnivel a sortear.

Asimismo, el Macizo de Altavista con su majestuosa montaña de doble cima, acompañará al caminante durante el último tramo del recorrido, el más "adrenalínico" de los cuatro que completan el circuito.

Para reseñar los puntos donde hemos encontrado variantes, es imprescindible que el senderista conozca el lugar; invitamos al lector a leer el recorrido inicial publicado hace pocos años en este enlace y una vez informado, podrán entender perfectamente las modificaciones que se han producido en la caminata circular.

---------------------------------------------------------

 

 Cañón de Taiguy (Bco. Juncal-Siberio) con Morro de Pajonales (cabecera) sobre las Mesetas de Juan Martín (dcha.) y El Roque Palmés (izqda.). 



 TRAMO 1: El arranque de la ruta sigue siendo el mismo; en la cañada que sube a la izquierda de la pista forestal que vá hacia la Presa de Siberio desde la valla que cierra el paso a los coches en la carretera que une Artenara con La Aldea. Es la única cañada que hay, por lo tanto, no deben tener dudas respecto a su situación. En caso de tenerla, recuerden que a pié de cañada, existen mojones identificativos que señalan la zigzagüeante subida.

Hasta la degollada donde se vislumbra la Presa de Siberio no hay problemas; el serpenteante camino está bien amojonado incluyendo los cambios de márgenes en la misma barranquera; aunque las lluvias de 2010 provocaron desprendimientos en esta parte, se volvió a recolocar los mojones que quedan bien visibles.

Llegados a la caseta abandonada, aparece el primer punto conflictivo; antaño habian dos senderos bifurcados en este punto: (NO) viene o va hacia la Casa del Junquillo y normalmente se utiliza como el de regreso tras bajar de la cima de la mesa. La antigua y derruida casa, tipica canaria, está situada bajo los escarpes occidentales del Junquillo. Al (SO) la ruta habitual que recorre la falda suroccidental del Junquillo y es la que se toma normalmente para comenzar el circuito. Ahora mismo existe un tercer sendero, una vereda abierta posiblemente por las escorrentias y que puede despistar al caminante. Aparece junto al del (SO) pero a nivel inferior. Si alguien realiza la ruta por primera vez y va sin compañia de gente que ya la haya realizado, posiblemente tomará este desvio, ya que está bastante pisado. No se debe tomar, ya que no conduce a ninguna salida hacia el camino original y el ir y retroceder pueden hacer perder un tiempo precioso, muy importante para realizar la circular sin que nos coja la noche. Por tanto, para concluir, tomar el camino del (SO) el superior, obviando el inferior.

Durante la casi hora y poco más de recorrido en el primer tramo hasta las Casas de Siberio, no hay ningún desvio significativo.

 

 La Inagua. Confluencia del Barranco del Cofre con Siberio. El empinado camino que se observa en la izqda. de la foto es la angosta y agotadora subida desde el cauce de Siberio hasta la Casa de Juan Mateo y El Cofre. El inicio del camino está cerca del final del tramo 1 y en esta ocasión no se debe coger. En la dcha. de la foto, la espectacular Garganta del Cofre.


En las Casas de Siberio, situadas en el fondo del barranco, viene otro punto conflictivo; el sendero que continúa ha sido desdibujado por los bancales abandonados allí existentes. Se recomienda bajar la totalidad del barranco, hasta las pocetas de su cauce y una vez allí enlazar hacia las casas que se ven próximas. Los senderos que se dirijen a los bancales y que parecen conectar con las casas en realidad no lo hacen, por tanto no se deben tomar. Desde el fondo de Siberio, se puede tomar una vereda que sube a las casas donde reaparece el camino original. Se recuerda también que el tránsito por el mismo cauce, aguas arriba, es impracticable en ciertos puntos donde el cañaveral existente impide el paso. Por tanto, la vereda es la única opción.

Una vez pasadas las Casas de Siberio, el camino desciende nuevamente al cauce y lo cruza. No se debe cruzar en este caso, ya que el sendero que reaparece en la otra ladera en ascenso, continúa hacia La Inagua (Bco. del Cofre y Casa de Juan Mateo) y no hacia el Junquillo. En este caso, hay que seguir en el mismo márgen del barranco, aguas arriba entre el cañaveral, pasando bajo unos peñascos hasta salir a una zona de pilancones.

TRAMO 2: Las lluvias han perjudicado en este caso el tramo que sube a la Degollada de Cortés, ya que las escorrentias han abierto numerosas veredas que pueden ser tomadas como el camino habitual sin serlo.

Pasadas las pocetas anteriores, hay que seguir en ascenso hasta una primera bifurcación a la izquierda; la primera es la que hay que tomar que en zig-zag y que lleva a un nivel superior. Hay otro camino que aparece, que sigue en ascenso por el cauce que lleva hacia zonas de cañaveral espeso, casi intransitables y que enlazan con las Casas de Taiguy, unos kilómetros más arriba. No hay que cogerlo, ya que no dá opción a salir del cañaveral hacia el camino que sube a la Degollada de Cortés. Muy importante esto, ya que muchos senderistas obvian la primera subida y siguen aguas arriba por el lecho de Siberio, hasta quedar "atrapados" en el cañaveral.

Durante el ascenso, habrá que cruzar la barranquera vertical conocida como Los Cochinos, que aparece a nuestra izquierda siguiendo el camino en el siguiente orden en ascenso (3 cambios): izqda-dcha, dcha-izqda, izqda-dcha, pasando tres muros enrejados hasta llegar a una planicie donde hay una edificación abandonada. Recuerden que hay tres cambios, los de arriba citados, ya que las escorrentias han abierto más veredas que siguen después del último cambio e incluso alguien las ha amojonado, posiblemente los cazadores para internarse en la quebrada. Después de los tres cambios, visualizar la edificación y dirigirse a ella. No tomar las veredas superiores después del último cambio ya que no conducen a lugares seguros y ya el desnivel es acusado.

 
 
La mesa desde la Degollada de Cortés

La subida que resta hasta la carretera no presenta problemas, salvo que hay senderistas que toman la pista de tierra que viene del Juncal de Tejeda y que es previa a la carretera. No se debe tomar esta pista, solo acceder a la carretera de asfalto superior hasta llegar a la Degollada de Cortés.

TRAMO 3: Este tramo también ha sufrido las consecuencias de la fuerza del agua cuando baja desde los escarpes suroccidentales de la mesa hacia el Barranco de Siberio. Quizás sea en el que peor estado está.
Normalmente es un tramo que presenta el handicap de que el fuerte desnivel, sumado a lo pétreo de la zona, hace desdibujar la senda en muchos puntos; los surcos producidos por las escorrentias, pueden ser tomados como senderos sin serlo.

Se ha intentado amojonar mejor todo este tramo, pero la pendiente de la ladera hace que muchos mojones sucumban y el empuje del agua los acaba por deshacer. En tal caso, hay objetivos de futuro de pintar los mojones con reflectante blanco o con los famosos puntos azules, ya que es el tramo más dificil de seguir, sobre todo en su inicio.

Aún asi, la evidencia de una vereda que va hacia el (O) a cota alta del tramo 1, que queda muchos metros por debajo, puede ser tomada como referencia de seguir en el buen camino. Hay muchos caminantes que inician aqui la ruta, es decir desde la Degollada de Cortés hasta la cima y regreso por el mismo camino, ya que en la misma degollada se pueden dejar los coches. El inconveniente es bajar del famoso andén que hay a mitad de camino entre la cima y el tramo 3 y que salva un desnivel de unos 5 metros desde el final de la vereda hasta el acceso de dicho andén.

El deterioro de este tramo es notable. Al acercarnos al andén, que hay que garrapatear (mucha precaución por la caida que hay justo donde comienza la subida al andén) se ve como el agua ha deformado la subida y ha tirado los mojones, incluso aflojando piedras que sirven para el agarre en la trepada. Si alguien viene por primera vez, puede darse el caso de que dé marcha atrás, ya que puede pensar que el camino es imposible de seguir.. Es por tanto un punto muy conflictivo que hay que tomar con muchisima precaución.
 
 
Las Casas de Siberio y fondo del barranco vistos desde el acceso al andén. Tiene una caída muy vertiginosa que acaba en este caidero tipo "tragadera".

Se aconseja que si se tienen dudas respecto a este tramo, no realizarlo. Siempre es mejor prevenir.

ASCENSO CUMBRE: El acceso final a la cumbre del Junquillo, al ser de ladera de tosca, no presenta ninguna modificación significativa; los mojones siguen estando en el mismo lugar y el garrapateo ha de hacerse dejando la cueva en media-luna a nuestra derecha justo en el barranquillo que se toma como referencia. No es posible subir por el lecho de esta escorrentia hasta la cima, ya que existen caideros en su cauce muy dificiles de sortear. Lo digo porque encontramos mojones en el mismo cauce, ya no sabemos si por error, para despitar o por pura diversión..
 
 
Presa de Siberio y Caidero de La Niña vistos desde la cima de la Mesa del Junquillo con Guguy y La Aldea de fondo.. El punto blanco-anaranjado que se observa sobre la cresta rocosa en la dcha. es la Casa del Junquillo. Vertiente (SO).

TRAMO 4: El más adrenalínico de todos los tramos, ha sufrido un colapso importante en el andén que servia para unir la bajada por la rampa de piedra desde la cima a la falda occidental de la mesa o zona de caideros.

Este tramo, conocido como "Cueva de La Bruja", ya que existe una gruta aérea cercana de muy dificil acceso, donde los antiguos pobladores de la isla realizaban sus cultos ancestrales, está muy expuesto a una caida vertiginosa hacia el cauce del Barranco de Tejeda-La Aldea; cientos de metros de caida libre, por lo que el senderista que quiera completar la circular, ha de abstenerse de tener aprensión y vértigo de altura.
 
 
Vista de la carretera que enlaza la Degollada de Cortés con la Presa del Parralillo (carretera Carrizal de Tejeda - Acusa - San Nicolás) desde la cima del Junquillo. Vertiente (NO). 860 metros de cota.

Hace un par de años, una pequeña parte del andén se desplomó, por lo que obligaba al senderista a hacer un rodeo sobre el hueco dejado (que dá de inmediato al abismo) y bajar de nuevo hasta la parte del camino que seguía intacta; ahora el andén ha sucumbido en su totalidad.

El acceso a la falda (O) de la mesa desde su cima se ha de hacer destrepando la ladera de colada, donde antes estaba el andén y llegar asi a los caideros occidentales. Francamente no es una opción muy buena ya que es tremendamente arriesgada; un solo paso en falso podria tener consecuencias negativas. Aún asi es la única via para bajar de la cima sin tener que retroceder nuevamente hacia el tramo 3.

Una vez llegados a los caideros, un pequeño arco de piedra allí situado también se ha desplomado, pero esto no modifica en absoluto la espectacular bajada que nos espera por la plancha de tosca; los mojones siguen allí intactos, conduciendo al senderista hasta el camino que se dirige hacia la Casa del Junquillo. Se aconseja no tomar desvios durante la bajada y realizarlo siempre destrepando los caideros existentes. Cualquier desvio puede llevar a zonas muy dificiles de sortear en un punto donde la inclinación de la ladera es más que evidente.

El camino que enlaza la casa con la caseta inicial tampoco ha sufrido modificaciones, salvo algún que otro atajillo para acortar el serpenteado del sendero. La casa sigue bastante sucia, deteriorada y desprotegida, una auténtica pena dado el valor histórico que posee.

Espero que sirva la actualización de la circular. Hemos obviado algunos atajillos que son evidentes, pero que se ven a simple vista que salen del camino principal. Los surcos hechos por el agua difieren en que son más profundos que la vereda original y cualquier senderista habituado puede darse cuenta de ello.

Fotos: Lucas L.


1 comentario:

viejo andarín dijo...

Admirada Tania: un recorrido más sencillo es el siguiente.

Tramo 3. En el punto en que la pista de tierra que sube desde el Barranco de Siberio se une a la carretera asfaltada que une La Aldea con Artenara, bajar por esta carretera unos 800 metros hasta llegar a la parte Este de la Mesa del Junquillo. En este punto hay una pequeña subida a la ladera de esta montaña y existe un camino perfecto, sin vértigos, sin mayor dificultad que nos lleva directamente a la Casa del Junquillo y desde aquí hasta el coche sin problemas. En lugar de bajar viendo el Barranco de Siberio, bajas viendo la Presa del Parralillo en todo momento. Y sin complicaciones.