domingo, 8 de enero de 2012

CIRCULAR 9: El Risco de Agaete - Barrancos de Tirma - Tamadaba - El Canalizo de Faneque (ACTUALIZADO)


Faneque se alza en punta, solitario, hacia el cielo infinito.. guardián de sus laderas las protege celosamente con obstáculos que hacen pender la vida humana de un hilo.. Faneque, tan temido y deseado.. allí donde el silencio sobrecoge y te envuelve y la sensación de libertad y grandeza se hace puro risco, allí donde el miedo al abismo se convierte en tu inseparable compañero de viaje..


Tal vez, la ruta más fácil para llegar al Faneque sea la que parte desde el Pinar de Tamadaba (área de acampada), recorre el Lomo del Faneque, que no es más que la cresta que une el susodicho acantilado con el Macizo de Tamadaba en si y llega hasta las proximidades de su punta (Punta Faneque), la cual, para acceder a su limite exterior, se habrá de trepar un pronunciado cortado existente en su cima, a modo de pequeña degollada aérea y que divide, por asi decirlo, la Punta de Faneque del resto del cantil.

Este cortado es muy vertiginoso y solo se reserva a gente muy experimentada y de buen nivel y por supuesto con la sensación de aprensión a las alturas totalmente nula, característica muy común en la orografia de Faneque.

Las laderas que se desploman desde la cima de Faneque hacia sus dos bandas (a la de Guayedra y a la del Risco de Agaete) son sumamente complejas y escarpadas, de una verticalidad casi perfecta; de hecho, las caidas hacia Guayedra son tan accidentadas y abruptas que son totalmente intransitables por sendero normal; los vecinos locales, sobre todo pastores de antaño, cuentan maravillas de cuevas y solapones metidos en las barranqueras que descienden por la vertiente de Guayedra y que hace más de 50 años podrian ser dificilmente alcanzadas a pié, franqueando pequeñas cornisas expuestas hacia un abismo terrible y garrapateando por laderas que más parecian paredes que declives montañosos dada su tremenda perpendicularidad. A dia de hoy y con el desgaste erosivo de los vientos marinos, toda esa zona ha quedado casi completamente virgen, solo pudiendo ser alcanzada muy de vez en cuando por algún osado que bien podria poner en riesgo su vida.

Sin embargo, en la banda opuesta, desde la zona del Risco de Agaete, existen varias sendas muy delicadas que desde este caserio pueden llegar hasta la cumbre de uno de los acantilados con caida directa al mar más altos de toda Europa.

Son senderos desgastados por el tiempo y el desuso que utilizaban los pastores de antaño y que ahora solo son visitados por grupos montañeros y caminantes conocedores del escarpado terreno tipico de este lugar.
Los itinerarios que llegan a Faneque por esta vertiente son dificultosos y requiere una serie de trepadas por laderones de inclinación tremendamente acusada.

Se conocen hasta 3 vias que llevan a Faneque desde El Risco o sus proximidades. La más dificil y de muy alto riesgo es la que sube por el llamado Barranquillo de Faneroque, justo bajo la punta que dá al mar del gigantesco cantil: el "camino" recorre una de las barranqueras verticales que caen desde la cima y desembocan en el Barranco del Risco, sorteando a su paso varios caideros de gran altura y numerosos pilancones en sus bordes (desde cierta perspectiva, parecen piscinas tipo "jacuzzi" sobrepuestas al filo de los riscos), que suelen llenarse cuando cae agua en caudal muy fuerte desde la cumbre del Faneque.

Después de visionar por donde se traza este itinerario, que arranca en el aparcamiento situado cerca de la entrada a la pista de tierra que baja a la Playa de Faneroque y que llega a lo que se conoce como Plataformas del Faneque, me atreveria a decir que solo son aptas para montañeros muy experimentados (saltadores del garrote) y con la sensación del vértigo totalmente nula. Es constante el garrapateo exigente y el terreno, de gravilla resbaladiza, no ayuda demasiado. La sensación puede parecerse a subir una pared con un agudo y notable grado de inclinación casi de pié. Los rápeles allí son una delicia para los amantes de este variante de senderismo, ya que en su mayoria incluyen descensos muy pronunciados y en ocasiones expuestos directamente a rampas que desembocan en el vacio.
La parte final del ascenso termina en un pequeño blanquizal a modo de murallón (visible incluso desde la base del cantil) que bordea una zona muy ventosa y peligrosa, próxima al morro saliente del Faneque que mira directamente al mar, un kilómetro por debajo. Contiene un tramo de escalada importante.

Otra de las rutas, menos arriesgada pero no por ello menos vertiginosa, es la que sube por El Canalizo, una estrecha fisura entre dos paredones la cual habrá que pasar delicadamente (solo pasa una persona ) trepando y que conduce directamente a Tamadaba por el conocido Camino de Las Lajas (popular entre los saltadores del garrote).

La otra senda es la que va desde El Risco hacia Tamadaba por el Barranco del Pino Gacho, cerca de la pequeña Presa del Vaquero, en las zonas más escarpadas de la Reserva de Tirma.

La circular sube por el último itinerario descrito y baja posteriormente por La Raja o El Canalizo.

Se advierte que la sensación de vértigo de altura en parte de algunos tramos (sobre todo el de bajada) puede ser bastante pronunciada y no se aconseja en absoluto a gente que no conozca el lugar, inexperta o aprensivos a las zonas de altura.

------------------------
KILÓMETROS: 15 Aprox.
DURACIÓN: 7-8 H. Aprox.
DIFICULTAD DEL SENDERO: Baja en tramo de inicio (por pista hasta Tamadaba) y Alta en el descenso. Exigente por El Canalizo.
RESISTENCIA PARA PRINCIPIANTES: Muy Exigente el Tramo 3 y resto de tramos Alta
RESISTENCIA PARA INICIADOS: Media
TIPO DE RUTA: Circular
TRAMOS AÉREOS: Si, algunos altamente vertiginosos
COMIENZO Y FINALIZACIÓN: El Risco de Agaete
MUNICIPIO: Artenara - Agaete
------------------------

Dividiremos la ruta en 3 tramos: el 1 de ascenso, el 2 de llaneo irregular y el 3 de descenso.

TRAMO 1: El Risco - Barranco del Pino Gacho - Cruz de la Virgen - Tamadaba

El camino de arranque es el mismo que se utiliza para visitar el Charco Azul o Charco Hondo, una bonita piscina natural de profundidad moderada que se forma en épocas de fuertes lluvias en un gran pilancón situado en el Barranquillo del Charco Hondo y cuyas aguas poseen una característica tonalidad azul turquesa, debido probablemente a la existencia de minerales en la roca que les dá ese cromatismo.

Pasado el bar a pié de asfalto, por su derecha, se llega a los que es el barrio en si y se sigue un trazado marcado con rayas blancas y que sale del caserio para dirigirse a una ladera bastante pedregosa, que se desvia hacia la derecha y marcado con un punto blanco grabado en una roca. Si se sigue el camino hacia la izquierda se llega al Charco Azul (existe un letrero identificativo).

El camino se ensancha convirtiéndose en pista y remonta la cresta divisoria de 2 profundos barranquillos tributarios al del Risco; por un lado el de Charco Hondo y por otro el de Guguy Pequeño, que no es el mismo que Guguy Chico, situado este último en el macizo aldeano del mismo nombre. El topónimo se utiliza por ser una zona de grandes precipicios, al ser las zonas colindantes los viejos acantilados marinos próximos al Andén Verde.

Desde este punto se abarca una gran extensión de la Finca de Tirma, con Altavista hacia el (O), Tamadaba en las alturas y la mole de Faneque hacia el (NO).

El recorrido por la loma es largo divisándose tras nosotros el Caserio del Risco y la desembocadura de su barranco en la playa del mismo nombre.

Tras 40 minutos de prologado ascenso llegamos a una zona conocida como Caideros de Guguy Pequeño, unos bonitos saltos de agua situados junto al cauce del barranco cerca de la profunda Hoya del Centeno.

Tras pasarlos, la pista continúa rumbo a las Casas de Tirma y la Granja Cinegética, dedicada a las artes de caza con perros podencos, donde se bordea y se toma el sendero que gira a la izquierda. Como referencia se habrá pasado junto a 2 enormes cuevas colgadas de un risco en forma de triángulos irregulares.

Cerca se deja la Casa de La Marquesa y uno de los atajos que se dirijen a San Nicolás, por el antiguo Camino Real del Risco - La Aldea.

El camino se interna en el empedrado cauce del Barranco de la Hoya del Laurel, caracterizado por su angosta pendiente que no da tregua hasta llegar a un morro saliente, justo en la estribación de una cresta que separa este barranco del de Pino Gacho y conocido como Morro de la Virgen o Cruz de la Virgen, donde existe una cruz de madera y flores al borde mismo de un gran escarpe. A partir de aqui, la sensación de aislamiento puede notarse bastante.

Existe un arco natural en una de las laderas del Barranco de la Hoya del Laurel, por cuyo ojo si se enfoca bien la perspectiva y desde cierta altura, se verán las cimas de Altavista de fondo.
Se tiene que bordear el morro por su cara más interna, zigzagüeando en la mayor parte de su tramo y pasar asi al cauce del encajonado Barranco de Pino Gacho, que sube en acusada pendiente hasta las cimas de Tamadaba.

Este largo y escarpado barranco que nace en Altavista y desemboca en el del Risco, cruzándo la Reserva de Tirma casi al completo, recoge las aguas de la Presa del Vaquero, que dá la sensaciónde estar "colgada o suspendida" de las paredes del barranco, debido a su abrupta orografia.

Cerca de aqui se encuentra el túnel - canal de La Hoyeta, en pésimo estado de abandono (las paredes se caen a pedazos) que lleva las aguas desde la Hoya del Sargento hacia el Embalse del Vaquero y de aqui por toda la cuenca hidrográfica del Risco. Actualmente está cerrado en ambas bocas, debido en gran parte, a su deficiente y precario mantenimiento.

Continuamos en ascenso, una vez pasada la presa hasta llegar al cauce alto del Barranco de Pino Gacho, en el Lomo de La Yegua y llegar asi por la zona conocida como Pinos Dulces a la Degollada Honda, junto a la entrada a la Finca de Tirma desde Artenara.
Durante este último ascenso se podrá observar bonitas formaciones rocosas en las laderas del barranco que semejan a pequeños tubos de órgano.

Vistas también espectaculares de los inmensos laderones occidentales Faneque y Altavista en la vertiente opuesta. Hay varios atajos alternativos a la pista, pero todos por fuertes pendientes cubiertas de resbaladiza pinocha.
No se aconseja tomarlos dado el fuerte desnivel que existe por la presencia de varias hoyas. Junto a la casa del guarda de Tirma finaliza este primer tramo, de una duración aproximada de poco más de 2 horas y media.

TRAMO 2: Tamadaba - Camino de Las Lajas

Hay que recorrer un corto tramo de carretera (unos 150 m.) para llegar al sendero que se dirige a Tamadaba.

Es tal vez la parte menos espectacular, pues su tramo de llaneo recorre las cabeceras de los barrancos de la Cuenca del Risco y que solo se ven parcialmente, pues la gran masa forestal de pinar obstaculiza las panorámicas.

Al llegar a Tamadaba se sigue el sendero normal y tradicional que conduce a Faneque por la Cueva del Zapatero hasta descender a los llanos que se ubican previos a la punta final del acantilado; antes de llegar a ellos, muy sutilmente y marcado con un mojón que en muchas ocasiones ha sido desplazado de lugar malintencionadamente o quitado, sale un sendero hacia el (O) y que se dirige directamente a la cresta divisoria de dos grandes barrancos. Este desvio puede ser pasado por alto, ya que el indicativo es muy poco perceptible. En caso de dudas no tomar o intentar visualizar rastros del sendero pisado en dirección Altavista.

Hay que estar atentos a este desvio, pues su desuso ha hecho que su trazado sea bastante irregular, desapareciendo en ciertos tramos.

Llegamos asi al Camino de Las Lajas, llamado asi por la formación de su terreno, cubierto de lajas que resbalan muchisimo cuando están húmedas (parecidas a las de la Degollada de Las Lajas del Jabón en el Camino Real de Altavista), dejando a un lado grandes paredones cubiertos de pinos y al otro, magníficas vistas hacia el repecho occidental del Faneque.

Este tramo suele tener una duración de menos de 2 horas.

TRAMO 3: El Canalizo - El Risco

Sin duda el tramo más arriesgado y emocionante de toda la circular. Se andenea por las laderas occidentales de Faneque en tramos vertiginosos y en los cuales, a veces, no existe senda alguna.

El Camino de Las Lajas nos conduce hacia una cresta pronunciada que divide dos barrancos y por la cual hay que ir, a veces por su derecha y otras por su izquierda hasta llegar a un punto donde las paredes se hacen tan verticales que el camino desaparece. Se llega asi a varios pasos delicvados, andeneando muy pegadito al risco.
Como referencia nunca habrá que dejar de ver el caserio del Risco, a unos 600 metros por debajo.

A la izquierda y a bastante altura, se pueden ver algunos andenes semejantes a fisuras en la piedra que se dirigen hacia la punta del Faneque y que terminan en el Paso de La Piedra o Paso de Chaxiraxi, el único tramo que bordea el acantilado casi por su punta y que comunica la vertiente del Risco con Tamadaba mediante el Andén de La Majada, La Fuente del Macho, Taguante.. todos andenes de tránsito muy exigente; algunos sirven de enlace hacia el vecino Barranco de La Palma, impresionantemente escarpado y espectacular.

El Paso de La Piedra es tramo es muy peligroso y requiere de cuerdas y anclajes para su tránsito, pues los desplomes a ambos lados son escalofriantes.
Dicen los más veteranos, que antaño los más viejos solian subir al Paso de La Piedra o Chaxiraxi (localmente y menos conocido también como Paso de La Muerte) y allí fallecian, o bien estenuados de cansancio o bien por la propia vejez. Numerosas crucecillas colocadas estratégicamente (muchas ya inapreciables) revelan parte de esta historia en estos confines de riscos y escarpes.

Siguiendo el curso natural de bajada del andén que en este caso nos interesa, llegamos a un punto donde se encajona entre dos escarpes tan verticales que parece que es imposible seguir y que el itinerario debe terminar aqui.. Lejos de ser verdad, hay que descender la fisura que queda entre los dos escarpes, llegando asi al Canalizo o Raja, una formación irregularmente tubular y abierta en uno de sus costados, semejante a un chimenea volcánica estrecha, por el que solo cabe una persona muy pegada a sus paredes lisas. Las mochilas a veces pueden estorbar el tránsito y se aconseja llevarlas por delante o directamente colgadas de la mano para evitar enganches en ciertos puntos de bajada. Existen a su vez desniveles notables dentro del mismo canalizo.

El Canalizo, conocido también por los lugareños del Risco como "La Raja" o "La Grieta", se desciende cuidadosamente en destrepes, teniendo mucho cuidado de donde se pisa. Es otra parte del circuito arriesgada y su bajada requiere de mucha precaución, paciencia y destreza. No bajarlo si está humedecido por el handicap que ofrece al ser bloques lisos y pulidos.

Tras bajar El Canalizo y observar desde abajo su espectacular orografia (parece imposible que se pueda pasar por ahí) se sigue el senderito marcado con mojones y que atraviesa en bajada una gran ladera (matorral crecido) hasta llegar a una pista de tierra que en en poco menos de 1 hora conduce nuevamente al Risco de Agaete, poniendo punto y final al circuito.

Tremendamente impresionante.

------------------------------------------------------------------------

Detalles sobre el Paso de La Piedra o de Chaxiraxi


------------------------------------------------------------------------

Este texto está sujeto legalmente al derecho de autor. Cualquier manipulación en su contenido, asi como apropiación indebida con fines económicos, será denunciado en la administración que corresponda. Queda autorizada su publicación en otras webs, siempre y cuando se haga alusión a su fuente original.

No hay comentarios: