lunes, 19 de diciembre de 2011

SEMICIRCULAR: Ruta a los Barrancos Occidentales de La Inagua (ACTUALIZADO)


Esta es una ruta semicircular de casi 25 kilómetros que puede poner a prueba la resistencia física del caminante, pues el recorrido básico se efectúa en fuertes ascensos por empinadas lomas y cañadas y su posterior descenso, atravesando barrancos cortos cerrados en "V" y atravesando un paisaje inigualable dentro de la reserva, por zonas muy poco conocidas .

Recorre uno de los parajes menos frecuentados y transitados de la zona occidental de la La Inagua, de extraordinaria belleza y en la que se incluye los accesos a los barrancos tributarios al de La Aldea, que en sucesión, van desembocando uno tras otro hasta llegar en un solo cauce al gran barranco principal.



De sobra decir que los paisajes de La Inagua son sublimes para la vista, pero en esta zona en particular, al ser muy poco visitada debido en parte al desconocimiento del terreno, el ambiente es tan sosegado y las panorámicas desde dentro de los barrancos son tan hermosas que es fácil desconectar rápidamente e imaginar que se está en otro mundo, donde solo existe el contacto con el medio natural en pleno estado.

Aunque todo el circuito esté bien trazado, tiene algunos puntos de desvio que pueden llegar a confundir al senderista, debido en parte a la gran extensión por la que nos movemos. Advertir también que habrá que hacer trepadas en algunos tramos, de fácil acceso.

Es muy importante la resistencia del caminante para hacer este itinerario, debido a su longitud y sobre todo porque se trata de ir subiendo y bajando la cresteria de los barrancos de la zona oeste de la reserva, caracterizados todos ellos por ser cortos, profundos y cerrados por inmensas laderas levantadas en vertical sobre sus estrechos y pedregosos cauces. Asimismo, es conveniente realizar esta caminata con alguien conocedor del terreno o que ya la haya realizado con anterioridad, ya que son muchos los puntos de desvio que pueden tomarse erróneamente.

Al ser una ruta muy larga, es Muy Importante el comienzo, que ha de ser muy temprano (como mucho empezar por Vigaroé sobre las 8:30 A.M.) y evitar asi que anochezca sin haberla culminado. El tránsito nocturno por estos parajes es complicado debido a lo irregular del terreno.
Debe evitarse esta caminata con fuerte calor, con lluvias y niebla, asi como principiantes sin experiencia en grandes trayectos.

-------------------------
KILÓMETROS: 25 Aprox.
DURACIÓN: 9-10 H Aprox.
DIFICULTAD DEL SENDERO: Media
RESISTENCIA PARA INICIADOS: Alta
RESISTENCIA PARA PRINCIPIANTES: Muy Exigente
TIPO DE RUTA: Semicircular
TRAMOS AÉREOS: Si, de poca complicación
COMIENZO Y FINALIZACIÓN: Comienzo: Embalse del Caidero de La Niña, en la carretera que une La Aldea con Artenara. Finalización: unos 200 metros más arriba, en la entrada a la pista que se dirige a la Presa de Siberio.
MUNICIPIOS: Tejeda - Aldea de San Nicolás
---------------------------

Como se trata de una ruta muy larga, dividiremos el itinerario en 4 espectaculares tramos:

TRAMO 1: Bco. de Vigaroé - Montaña de La Tosca - Bco. de Las Garabateras

Situados en la carretera de las presas, la que viene o vá desde La Aldea hacia Artenara, llegaremos a la cola del Embalse del Caidero de La Niña (la primera subiendo desde La Aldea) donde encontraremos una barra que impide la bajada a los coches hacia la presa.

Este es el camino habitual hacia Vigaroé, uno de los barrancos tributarios al de La Aldea más bellos y verdes que existen en toda esta zona, árida por naturaleza.

Se baja la pista de tierra delimitada solo al paso de personas, se cruza el Barranco de La Aldea y se bordea la cola del embalse, que cuando está rebosando semeja a un gigantesco lago desde este punto, con las escarpadas montañas de fondo.

Se llega asi a la zona baja del murallón de contención de la Presa de Siberio (no visible desde aqui) que es la segunda de las 3 grandes presas de la comunidad de regantes de La Aldea.

Mirando hacia dicho murallón y antes de llegar a el, hay un senderito que comienza su angosta subida por la loma de la derecha, serpenteando entre la vertical ladera y el cual tenemos que coger para llegar a Vigaroé.

La subida es fácil a pesar de su inclinación pero con algunos tramos resbaladizos. Rápidamente vá cobrando altura y se desvia hacia el suroeste, bordeando los riscos de la parte final de la cresta que separa Vigaroé de Siberio. Como referencia, tras la subida y antes del desvio, llegaremos a un pequeño pino solitario que queda justamente en la esquina en la que el sendero dobla a la izquierda y en ascenso bordea los susodichos riscos.

Desde este punto podemos divisar una fabulosa panorámica de toda la Presa de Caidero de La Niña y la característica forma del Barranco de La Aldea en "V".

A la derecha ha quedado el Macizo de Altavista y a la izquierda la cresta divisoria que separa la zona de Pino Gordo y Las Garabateras del barranco principal.
En poco más de 20 minutos llegamos al cauce bajo de Vigaroé, con pocetas y cascadas de increible belleza.

La parte final está limitada por la ladera oeste de la Montaña de Las Monjas, que le sirve de cabecera. Se cruza el barranco (siguiendo siempre los mojones) hasta su margen derecho y se continúa en ascenso hacia las Casas de Vigaroé, de artesania antigua canaria y que sirve de refugio a los que pernoctan por alli.

En este tramo de subida a las casas se han hecho diversos atajos para la reforestación y repoblación del área, por lo que puede confundir. Siempre ha de seguirse, como siempre, el camino más pisado y tener como referencia las casas a las cuales se ha de llegar.

Se bordea la primera de las casas y se continúa hacia la segunda, que se rodea por su lado izquierdo para pasar ante una pequeña cueva y tomar el sendero más arriba.
Sobre nosotros queda la prolongada Punta del Escobón, un bonito saliente en la cima de una de las laderas.

Llegamos a los primeros pinos que se dispersan por el lugar y donde hay una bifurcación el camino: el de la derecha, que vá hacia el (O) no se toma, pues es el sendero que vá hacia Pino Gordo.

Cogeremos el de la izquierda (SO), que sube a La Inagua sorteando vegetación muy crecida y donde el camino aparece y desaparece.. Precaución por tanto en este tramo que puede llevar a pérdidas.

Nos internamos en las zonas más altas del margen suroccidental de Vigaroé, muy poco conocido (excepto senderistas locales y veteranos).

Hay que ir a la izquierda, ladereando por atajillos estrechos hechos por los cazadores a través de la loma hasta llegar en unos 40 minutos a la confluencia de un pequeño y encajonado barranquillo afluente al de Vigaroé, a la derecha. Para subir por el susodicho barranquillo requiere trepar 2 caideros empotrados de unos 6-7 metros de alto en su escalonado cauce, por su derecha y a través de coladas volcánicas.

Las subidas son algo verticales y estrechas, pero muy fáciles de sortear. La densa vegetación, sobre todo escobones de grandes dimensiones, pueden obstaculizar a veces el paso.

Una vez se suben estos dos caideros, aparece un tercero más pequeño, pero de una verticalidad imposible de salvar, siendo necesario subir por garrapateo la rocosa pared, a la izquierda, hacia un pequeño andén colgado que recorre el margen del barranquillo en su zona alta.

Aunque estos tramos por los caideros parezcan difíciles son todo lo contrario e incluso divertidos de trepar.. El andén nos conduce a una nueva ladera que hay que ir subiendo por un senderito en leves zig-zags y marcado con algún mojón que otro, hasta un pequeño "mirador" justo en la base de la Montaña de La Tosca. Desde este "mirador", al (NO), se vé la imponente cresta que separa Vigaroé del Barranco de Siberio y atravesada a su vez por pequeñas y empinadas barranqueras, que invitan a ser descubiertas en rutas posteriores. (Atención a la increible vista del barranquillo lateral (NO) de la cabecera de Vigaroé con un espectacular y llamativo caidero de color negro satinado, como si estuviese formado de obsidiana..).

Al (N), se alza el gran circo de Vigaroé, coronado por la cima de la Montaña de Las Monjas. Al (O), hemos dejado la Montaña de La Fuente.

Buenas perspectivas del Roque Astrado y su fantástica tonalidad rojiza, el Morro del Conejo, la Mesa del Junquillo, Altavista, Mesa de Acusa y de fondo Artenara, con su caracteristico mar de nubes.. debajo, el lecho de Vigaroé a unos 600 metros de altura.

A través de toscas piedras que permiten una excelente subida, se comienza el ascenso hacia la Montaña de La Tosca, donde habrá que trepar en un par de puntos sin importancia. Una vez se llega a su cima, se vislumbra hacia el (O) parte de La Aldea, la Punta del Viso y el Macizo de Guguy con su distintivo: los perfiles de Los Hogarzos y Los Cedros.

Al (SO) quedan las Montañas de La Inagua y Los Hornos. Estamos ahora en la cresta que separa Vigaroé del Barranco de Las Garabateras.

Desde La Tosca habrá que pasar un pequeño "paisaje lunar", de gran belleza, para desviarse luego a la izquierda (SO) y comenzar a bordear la cabecera de Las Garabateras, hasta llegar a la zona alta del Cortijo de La Inagua, donde el sendero en vez de bajar hacia las casas, comienza su tramo de moderado ascenso hacia la Montaña de Las Monjas.

El tramo 1 puede tener una duración de 3 horas aprox.

TRAMO 2: Bordeo de la ladera occidental de la Montaña de Las Monjas - Bco. del Lomo de San Mateo

Es el tramo más "corto" de todo el circuito, pero también el más dificultoso, ya que el camino por el andén de la Montaña de Las Monjas se encuentra obstaculizado en cierto punto por vegetación que se quemó en el incendio de 2007 y se ha desprendido colapsando la senda y ocultándola parcialmente.

Aún asi, vale la pena arriesgarse y entre matorral y matorral a través de la "jungla" de escobones retorcidos y jaras, se puede contemplar espectaculares panorámicas desde los 1000 metros de altitud de toda la Cuenca de Tejeda - La Aldea con Vigaroé a nuestros pies; único lugar que permite ver a vista de pájaro toda la hermosa extensión de este bello barranco tejedano.

Desde los altos del Cortijo de La Inagua se sigue un sendero en bastante desuso que sube una pronunciada cañada pedregosa y que conduce en unos 40 minutos a una era, donde comienza el camino a través del andén por la ladera de Las Monjas (Ruta descrita en la Circular de bordeo a la montaña).

Aunque el sendero esté en cierta parte ocultado por la vegetación, es fácil de seguir y en ascenso sube por la cara (O) de la montaña dirigiéndose el (NO). Los altos caideros que quedan justo en la cumbre de Las Monjas son realmente impresionantes; debe de tener unos saltos de agua fantásticos en épocas muy lluviosas que caen en vertical hacia el cauce de Vigaroé, nutriendolo.

El sendero, en ligeros ascensos y descensos, nos lleva hasta la Hoya de Los Poleos con su famosa esencia a mentol y de aqui finaliza en la cabecera del Barranco del Lomo de San Mateo (el tramo final de descenso a su cauce es muy resbaladizo y con fuerte desnivel debido al corrimiento de un trozo del andén que se colpasó hace tiempo debido a las fuertes lluvias), donde se observa el Morro Castrado sobre nosotros. Hay que tener precaución de no desviarse a la derecha (N) y tomar el camino zigzagüeante que sube a la Degollada del Agujero.

En esta ocasión el sendero baja al cauce al (O) y sigue su curso aguas abajo.
Este tramo puede tener unas 2 horas de duración aprox.

TRAMO 3: Bco. del Lomo de San Mateo - Bco. de Lina - Bco. del Cofre - Casa de Juan Mateo - Bco. de Siberio

Es sin duda el tramo más agotador, ya que en su mayor parte recorre los cauces de los barrancos occidentales y la subida y bajada posterior de sus crestas divisorias que los separan uno de los otros.

Las lomas son muy pronunciadas y las cañadas de fuerte pendiente. Sin embargo es el tramo menos visitado y más "salvaje" ya que nos encontramos casi en el corazón de la reserva en la zona (O).

El camino sigue en linea natural el cauce del Barranco del Lomo de San Mateo, a través de una vegetación exultante que ha dado nuevos brotes tras el paso del fuego.

Tras casi 40 minutos de bajada, se llega a la confluencia de este barranco con el de Lina, su vecino, caracterizado por los altos caideros que se forman su escalonado lecho, teniendo partes intransitables debido a la verticalidad de los mismos. El tránsito por este barranco ha de hacerse por uno de sus márgenes, ya que dichos caideros imposibilitan el camino por el lecho, quedando zonas vírgenes a la civilización.

Todo el paisaje es hermoso, encerrando la reserva un silencio impresionante. Sólo los restos de algunas terrazas y bancales da la referencia del paso del hombre por esos barrancos tan bellos y por donde discurre agua en épocas lluviosas de forma muy copiosa.

Tras el descenso serpenteante de una loma llegamos a lo que se conoce como el Vivero de Lina, una zona de bancales de cultivo bastante extensa y muy rica en tierra que produce gran cantidad de plantaciones, actualmente abandonadas.

El Barranco de Lina se une al del Cofre unos metros más abajo, pero antes de llegar a su desembocadura, el camino discurre ahora en ascenso por una tortuosa cañada, a la derecha, que nos lleva a la cima del lomo divisorio entre estos dos barrancos.

La subida es angosta entre matorral crecido y en 20 minutos se llega a la cresta, donde se observa el sinuoso Barranco del Cofre por debajo de nosotros y la Casa de Juan Mateo en la loma de enfrente.

Más allá aparece la imponente formación de la cara (SO) de la Mesa del Junquillo.
Descendemos ahora la vertiente contraria a Lina hasta llegar al lecho del Cofre. El Barranco del Cofre tiene una orografia bastante espectacular; comprende tramos escalonados con enormes pocetas que se llenan en invierno y multitud de saltos de agua de varios metros de altura.

En su tramo final de desembocadura en el Barranco de Siberio describe una prolongada "S" en cuyas curvas se han formado caideros tan verticales que suele hacerse rappel en esta parte. En dichos caideros existen grandes cascadas que forman en su cauce verdaderas piscinas naturales en épocas muy lluviosas.

Casualmente esta parte final del barranco en su unión al de Siberio casi siempre suele estar en penumbra, debido a los altos paredones que cierran este tramo, dando al lugar un cierto aire misterioso.. En la leve oscuridad solo se oiría el caer del agua precipitándose por los saltos y caideros y llenando las pocetas, solo accesibles haciendo rappel a través de la Garganta del Cofre, un estrechamiento muy acusado del cauce del barranco por el que solo pasa una persona de perfil.

Desde su cauce se sube hacia unos bancales abandonados y se llega a la Casa de Juan Mateo en unos 20 minutos más. Vistas increibles del recorrido que hemos hecho desde Las Monjas (en las alturas) hasta aqui y la sucesión de crestas que hemos ido superando.

Desde aqui también parte un sendero hacia el (N) que se dirige al Roque Mulato. El camino que debemos seguir desde la casa vá hacia el (O) hasta llegar a una pared volcánica que semeja una construcción de ladrillos.

Aqui comienza la larguísima bajada hacia Siberio, que se realiza en casi 1 hora de prolongado descenso hasta llegar al cañaveral existente en el cauce de este barranco, que suele llevar algo de agua.

Este tramo consta de unas 2 horas y poco más de duración aprox.

TRAMO 4: Bco. de Siberio - Ladera sur de la Mesa del Junquillo - Caseta - Pista forestal a la Presa de Siberio

Otro de los tramos más largos de la semicircular. (Tramo descrito ampliamente en la circular de la Mesa del Junquillo).

Cruzando el lecho de Siberio, a través de su denso cañaveral, seguimos ahora en dirección (O) (hay un desvio que sube a la Degollada de Cortés y que no se debe coger) tomándo como referencia una tuberia plástica negra. Llegamos a las Casas de Siberio y comenzamos el ascenso y en desvio hacia el (O) de las pequeñas cañadas que bajan desde la pared suroccidental de la Mesa del Junquillo, sorteando pequeños barranquillos y lomas de gran extensión.

El camino no tiene pérdida y conduce a la caseta situada sobre la Presa de Siberio. Cuidado de tomar el desvio que sube a la Casa del Junquillo (NO).

Desde la caseta se sigue en descenso (O) hacia una pequeña degollada donde se vé el Embalse de Siberio y la loma y sendero que suben a Vigaroé y que tomamos al principio de la ruta.

Se baja una cañada, primero por su margen izquierdo para luego pasar al contrario y se llega a la pista forestal de tierra que va a la presa (izquierda) o a la carretera de las presas (derecha) donde se pone punto y final a esta extensa y espectacular caminata. Desde aqui se vá por asfalto unos 150 metros hacia abajo hasta llegar a la entrada de la Presa del Caidero de La Niña, donde se dejaron los coches.

Este tramo tiene unas 2 horas y poco más de duración aprox.

Una caminta de gran belleza, dura, extenuante, pero que deja al que la termina, una grata y espléndida sensación de bienestar y unas instantáneas de la reserva que no se olvidan fácilmente.

SE RECUERDA QUE DURANTE LA RUTA, SE INTERNARÁ EN UNA GRAN MAYORIA, DENTRO DE LA RESERVA NATURAL INTEGRAL DE LA INAGUA, CON ZONAS DE ALTISIMO VALOR BIOLÓGICO, PAISAJÍSTICO Y ECOLÓGICO, POR LO QUE LOS ACTOS DE VANDALISMO Y DEPOSICIÓN DE BASURAS EN CUALQUIER TRAMO, CONLLEVA SU CORRESPONDIENTE SANCIÓN ECONÓMICA. ASIMISMO, CUALQUIER MALTRATO A LA FLORA O FAUNA DEL LUGAR, SERÁN TAMBIÉN CASTIGADOS CON MULTAS BASTANTE IMPORTANTES.


------------------------------------------------------------


Fotos y más información sobre los Barrancos Occidentales de La Inagua

------------------------------------------------------

Este texto está sujeto legalmente al derecho de autor. Cualquier manipulación en su contenido, asi como apropiación indebida con fines económicos, será denunciado en la administración que corresponda. Queda autorizada su publicación en otras webs, siempre y cuando se haga alusión a su fuente original.

>>>EDITADO: Germán Jiménez nos facilita este enlace.

4 comentarios:

nacho dijo...

llevo tiempo mirando para hacer una ruta parecida por esos bcos de la aldea, pero haciendo noche, no de un tirón. podrían publicar el track para gps??? gracias

Tania dijo...

Yo personalmente no utilizo gps pero podria preguntgar a compañeros que si los usan. De todas formas, el tramo que sube a La Inagua por Vigaroé es poco frecuentado, ya que la mayoria de los que suelen ir al andén de Las Monjas suelen enlazar desde El Viso directamente y si van a los barrancos occidentales, suelen bajar desde Taiguy.

villah99 dijo...

Donde está la fuente en el Bco. de Vigaroé ? No puede encontrar la fuente.
Gracias

Tania dijo...

Hola. La fuente, parecxida a la del Andén de Tasarte, está escondida entre el matorral del cauce medio del barranco, justo frente a las casas ligeramente hacia el norte, en el lecho. Está tapada hace tiempo, ya que los conejos salvajes del lugar solian saltar a ella y se ahogaban ahí provocando mal olor y contaminación del agua.