lunes, 21 de noviembre de 2011

RUTA: Vigaroé - Garabateras - Pino Gordo. Incluye variante por el Túnel - Canal de Siberio (ACTUALIZADO)


Uno de los lugares más húmedos dentro de las zonas más áridas de la isla, podria definir muy bien este bonito barranco tributario al de La Aldea.

Vigaroé (en algunos textos aparece como Vigaroy o Bigaroé), es un barranco en "V", corto, muy encajonado y cerrado en cabecera por un escarpado circo y a ambos lados por dos importantes cresterias; la del (NO) lo separa de sus vecinos el Lomo de San Mateo y Siberio. La del (SO), divide este sector del de Garabateras y Pino Gordo. Ambas crestas divisorias poseen a su vez una gran cantidad de pequeños afluentes que esconden rincones inéditos solo visitados por pocos privilegiados.



El tramo alto del barranco, cerca de su accidentada cabecera, está tan encajonado entre los altos escarpes que lo cierran, que hace condensar el aire creando un importante relente en las noches y que se aprecia al amanecer en la frondosa vegetación. De ahí que incluso en dias de sol fuerte y calor sofocante, durante el periodo nocturno, la temperatura descienda muy notablemente, formando casi un microclima en el interior del barranco.

Aunque se halla en las zonas altas de La Aldea, gran parte del cauce de este barranco pertenece al municipio de Tejeda, en sus límites fronterizos con San Nicolás.

Nace en La Inagua, a los pies de la majestuosa Montaña de Las Monjas, cuya falda (O) le sirve de cabecera y desemboca, tras casi 3 kilómetros de recorrido en la Presa del Caidero de La Niña. Sin lugar a dudas, el Barranco de Vigaroé es otro de los lugares de extraordinaria belleza con los que cuenta el municipio de Tejeda; escondido y encerrado entre riscos aserrados, su entorno salvaje y su orografia escarpada, desafortunadamente ya no tan alejado de la civilización como antaño, le dan este privilegio.

Las noches son, sencillamente mágicas, visualizándose un cielo espectacularmente multiestrellado.

Se realiza desde hace tiempo una reforestación insuficiente que ha hecho abrir numerosos senderos y atajos que se alejan del camino principal, por lo que crea opciones erróneas a la hora de realizar cualquier ruta que vaya a Pino Gordo, La Inagua o las variantes hacia el Lomo de San Mateo por sus tributarios, en particular, si se desconoce la zona.
Asimismo, y debido probablemente al aumento de la circulación de senderistas y no "tan senderistas", sufre contínuamente la desidia del hombre en forma de residuos y basuras que son dejados allí, los cuales han tenido que ser retirados tras su excesiva acumulación en muchas ocasiones.
Una pena que tan hermoso paraje no sea estimado con el respeto que se merece..

La ruta propuesta recorre la mitad del cauce de este hermoso barranco, hasta las casas del mismo nombre, donde, tomando su cresteria (SO), nos dirigiremos hacia el (O) para sortearla y pasar a Garabateras, el cual nos llevará directamente a la Degollada del Escobón, en las alturas del Valle de Pino Gordo.

Pino Gordo es un conjunto de pequeñas viviendas tipicas, antiguas, utilizada por pastores, la mayor parte abandonadas y que sirven de refugio temporal.

Situado en una pequeña hondonada, en las confluencias de los escarpados barrancos de Pino Gordo y de Los Peñones y Abeló, se encuentra cerrado en "circulo" por multitud de elevados riscos que aumentan su belleza y su aislamiento.

El Barranco de Pino Gordo, que cambia su nombre por el de Las Casillas a partir del Cortijo de La Inagua aguas arriba, es conocido también por los randes y profundos pilancones que se forman en su cauce bajo, en una zona denominada El Salado (Salao), próximo a su confluencia con el Barranco de La Aldea. Destaca también su gran caidero (Cascada de Pino Gordo), escalón natural de más de 50 metros en altura vertical y que visto desde La Inagua presenta la angosta y tipica forma en "V" muy fotogénica. El salto de agua que se produce aqui tras el paso de la lluvia es muy impresionante.

La parte final de la caminata se realiza a través de la base de la ladera (O) del Viso, atravesando una granja y llegando al Barrio del Molino de Agua de San Nicolás.

------------------------------
KILÓMETROS: 11 Aprox.
DURACIÓN: 5 - 6 H.
ESTADO DEL SENDERO: Tramos muy buenos, excepto en la bajada de la Degollada del Escobón al palmeral de Pino Gordo. Zona muy pendiente y resbaladiza. Desaconsejada tras las lluvias. Existencia de multitud de sendas abiertas en la reforestación del barranco que solo conducen a zonas sin salida.
RESISTENCIA PARA INICIADOS: Muy Baja
RESISTENCIA PARA PRINCIPIANTES: Media - Alta
TIPO DE RUTA: Comienzo y Finalización en puntos diferentes. Puede hacerse en circular si se regresa a Vigaroé por el Túnel - Canal de Siberio.
TRAMOS AÉREOS: No
COMIENZO Y FINALIZACIÓN: Comienzo: Presa del Caidero de La Niña. Finalización: Barrio del Molino de Agua de San Nicolás
DIFICULTAD: Baja. No salir nunca de la via principal.
MUNICIPIOs: Tejeda - Aldea de San Nicolás
-------------------------------

En la cola del Embalse del Caidero de La Niña, existe una cadena que impide el paso a una pequeña pista que desciende al cauce del Barranco de La Aldea, lo cruza y continúa rumbo (SO), hacia la base del muro de contención de la Presa de Siberio.

Antes de llegar al muro, cruza el cauce y en la ladera (SO) comienza el fabuloso sendero muy bien trazado que nos llevará hasta el Barranco de Vigaroé.

El camino cobra altura muy rápido y en pequeños zig-zags asciende la loma hasta desviarse definitivamente hacia el oeste, quedando en este punto una estupenda imagen de toda la Presa del Caidero de La Niña. Existen zonas muy pendientes y resbaladizas.

Llegamos a un pequeño pino solitario, justo en la "esquina" de la arista donde el camino se interna hacia el (SO), bordeando la base de escarpes y repechos que conforman la montañeta. Existen actualmente varios senderillos que bajan desde este punto a la presa (O); no deben ser tomados en cuenta, ya que desde el embalse no se puede subir por el cauce de Vigaroé, debido a la existencia de caideros de piedra muy pulidas.

El sendero original vá ascendiendo ligeramente a través de la vegetación y llega en casi 20 minutos a la zona baja del barranco, cuyo lecho está formado de grandes escalones naturales donde están los caideros.

El sendero continua por la banda lateral izquierda del barranco, donde en cierto punto podemos ver uno de los respiraderos del Túnel - Canal de Siberio, junto a unas pocas palmeras y pocetas.

La visión desde aqui de la mole de la Montaña de Las Monjas, en el nacimiento del barranco, es imponente.

Siguiendo los mojones, llegamos a un punto en el cual hay que cruzar el lecho del barranco, en la zona de charcas y donde este tiende a ensancharse. Los escalones del cauce son muy bonitos, pero pueden ser resbaladizos si el barranco lleva mucha agua al estar muy pulidos.

Ya en la banda opuesta, continuamos un pequeño tramo de ascenso hasta llegar a un escalón más alto que los del principio, el cual se superará garrapateando y volviendo a cruzar nuevamente el lecho de Vigaroé hacia unas cuevas para ganado cerradas con muros de piedra.

De nuevo habrá que cruzar el barranco al margen contrario, para definitivamente quedarnos en su ladera suroccidental, que asciende hasta las Casas de Vigaroé por la llamada "cuesta de Vigaroé", una rampa empinada por donde circula la senda. Existen atajos en esta zona; en esta ocasión pueden tomarse, teniendo en cuenta que se debe llegar a las casas y no desviarse a cualquier zona colindante, ya que lo escarpado del terreno hace perder referencias rápidamente. Las casas, unas construcciones tipicas canarias que ofrecen refugio a los caminantes, están enclavadas en lo alto de un lomo panorámico desde donde se abarca la espectacular y quebrada cabecera del barranco, asi como los afluentes que vienen de ambas laderas.
Precisamente, estas viviendas conservadas en precario estado (sobre todo la segunda que está medio desplomada), son utilizadas de vertedero por los desaprensivos que no tienen respeto por el medio. Se han sacado kilos de basura de ellas y sus alrededores, circunstancia vergonzosa que un bello paraje como este tiene que soportar.
Afortunadamente, son numerosos los grupos senderistas que denuncian estas agresiones y acciones repugnantes hacia el entorno y actualmente ha descendido la cantidad de residuos. Aún asi, fastidia mucho que un lugar tan hermoso sea castigado de esta forma.

La vegetación es muy frondosa y debido a la baja temperatura nocturna que presenta la zona, la presencia de los pinos se hace notar muy por debajo de la altura habitual. Bonitas vistas del Roque Astrado, al (NO) y el Morro del Conejo, junto a los tributarios que bajan de esa vertiente.

Subiendo hasta la segunda casa, a la izquierda continúa la senda, pasando ante la entrada de una cueva (que también suele estar sucia..) y se bifurca más adelante; el que continúa a la izquierda (SO) sube a La Inagua, a través de una bonita ruta que recorre uno de los tributarios de Vigaroé y enlazando hasta llegar al andén de la Montaña de Las Monjas. Esta caminata es muy espectacular, pero tiene el handicap de que para enlazar con la cabecera de Garabateras y la Montaña de La Tosca, existen muchos tramos difusos y parcialmente ocultos bajo los escobones existentes que suelen incrementar un riesgo de pérdida, sobre todo en los que la hacen por primera vez. El camino de la derecha (O), que debemos escoger en este caso, se desvia hacia el oeste definitivamente, recorriendo la cresta en sentido inverso y a mayor cota que el inicio del itinerario.

El enorme circo trasero del barranco es muy espectacular; a ambos lados bajan escorrentias verticales que nutren a Vigaroé y hacen del lugar una zona única y salvaje, alimentando las ganas de descubrir lugares nuevos y remotos por esos riscos poco visitados. Estas barranqueras laterales, de las cuales solo la (NO) es más o menos transitable (la del (SO) es impracticable) tienen forma de tragaderas vistas desde lo alto del andén de Las Monjas.

Cobrando ligeramente altura, el senderito nos lleva hasta la formación de Cresta de Gallo, una creación rocosa con tal apariencia situada al borde mismo del abismo hacia el lecho del barranco, que queda a unos 300 metros por debajo.

Vistas significativas de la Montaña de Altavista, al (NO), encabezada por la imponente Mesa del Junquillo y su ladera (SO). También la Montaña de Tifaracal es visible desde este punto.

Al (SO), queda la Punta del Escobón, fácil de identificar por ser un saliente rocoso muy prominente en las cimas de la cresta divisoria y que alberga pinos colgados de sus bordes.

Pasando junto a un terreno de tierra bermeja y amarillo azufre, existen varios desvios que se nos presentan a partir de aqui. Siempre hay que escoger los de la izquierda (SO), pues los otros han sido abiertos recientemente para la reforestación de las zonas altas del barranco. Prueba de ello son las diferentes balsas amarillas que se usan para regar, ya retiradas en su mayor parte.

Tras cruzar varias escorrentias sin importancia en dirección (O), llegaremos a un punto el cual el sendero gira bruscamente a la izquierda (SO) y comienza su prolongada subida zigzagüeante, a través de una empinada y angosta cañada, hasta la pequeña Degollada de Las Garabateras, que separa Vigaroé de su vecino.

El ascenso, bastante notable, vá dejando en su margen izquierdop, multitud de cuevas aéreas y deslizantes escorrentias. Finaliza en la divisoria de aguas de ambos barrancos. Puede subirse el terreno de tosca que queda hacia el (O) de la degollada y contemplar el abismo hacia la escarpada desembocadura de Las Garabateras en la presa, donde se halla el segundo respiradero del Túnel - Canal de Siberio.

Las Garabateras es otro barranco paralelo a Vigaroé que baja de La Inagua. Es muy poco visitado, en parte debido a que su tramo final es muy abrupto, escalonado y cerrado e impide ser transitado.
El hecho de que desemboque en mitad del embalse, hace imposible su acceso desde su cauce bajo. Sin embargo los tramos más altos tienen algunas pocetas y son fácilmente alcanzables.

La cresta que lo divide de su vecino tiene formaciones rocosas en forma de dedos gigantes, muy curiosas. Desde la degollada se vislumbra en la ladera de enfrente el camino que en ligero ascenso remonta hasta la Degollada del Escobón. Sobre el, se encuentra la pista forestal que viene del Cortijo de La Inagua, bordea la cara (O) de la Montaña de La Fuente y llega a Los Peñones y Abeló, para bajar a Pino Gordo posteriormente por el Lomo del Arrastradero.

Bajamos desde la degollada, hacia la izquierda (S), zigzagüeando la loma rocosa hasta llegar a una pequeña rampa. Se asciende un pequeño tramo muy ligeramente para descender definitivamente hasta un mirador a cota más baja hacia el cauce de Garabateras. Sobre las alturas, al (NO), se destaca el Roque del Alfil, una formación que asemeja a esta pieza del ajedrez. Desde el mirador se desciende en una suave revuelta (precaución de piedras sueltas) hasta pasar por debajo de la vegetación del barranco, llegando a su cauce y cruzándolo hacia la ladera opuesta, donde se remonta el camino hacia una pequeña era.

A continuación tomamos el sendero que sube sutilmente y se dirige sin pérdida a la Degollada del Escobón, junto a la Montaña de La Fuente. Como referencia, se irán visualizando algunos tubos de plástico negro utilizados para el regadío.

Durante el trayecto, en muy ligero ascenso, se podrá contemplar a la derecha, la longitud de Garabateras y las pocetas de su cauce medio.

La Degollada del Escobón es un mirador excepcional del Valle de Pino Gordo, los riscos que lo cierran y los barrancos que lo atraviesan, en una panorámica a 300 metros de altitud aprox. Hacia el (SO) se vislumbra lejana la Punta del Viso y tras ella las siluetas inconfundibles de Los Hogarzos y Los Cedros.

Viene ahora uno de los tramos más delicados de todo el itinerario; la bajada por una angosta e inclinada ladera hacia el palmeral del valle; el terreno es muy resbaladizo y el sendero estrechito junto al desnivel pueden complicar algo el descenso.
Desde la degollada, al (O) se advierten varios mojones que indican la bajada por esta ladera, la cual ha de hacerse con mucho cuidado.

Precaución de tomar los senderos visibles al (SO) bajo la Montaña de La Fuente; es una variante exigente que vá hacia la Cascada de Pino Gordo en camino dificil y aéreo.

Durante el descenso se abrirán al (O) numerosos atajos hechos por las cabras que NO han de ser tomados, pues justo por debajo existe un cortado bien visible en forma de tragadera. El camino siempre ha de tomarse ligeramente a la izquierda (SO). En cortos y empinados zig-zags, se desciende el sinuoso declive hasta llegar al bonito palmeral de Pino Gordo, que conduce sin pérdida hasta el caserio.

Pino Gordo es un lugar único para relajarse; el silencio encerrado entre riscos hacen desaparecer el estrés por unos momentos. Es famoso el lugar, por el trágico accidente aéreo que se produjo en la zona a finales de la década de los 50, cuando dos aviones de combate se estrellaron en mitad de los riscos de Los Peñones y Abeló (*).

Los telesillas artesanales construidos para cruzar el barranco por los aires son muy curiosos.

Tras pasar por la primera de las casas, se gira a la izquierda (el camino de la derecha vá hacia los bancales de la vivienda), se pasa ante los telesillas y vuelve a girar ahora a la derecha, para descender junto a un estanque y paralelamente al cauce del barranco se llega a la boca del Túnel - Canal de Siberio.

Se cruza el barranco por un "delicado" puente artesanal formado de tablones inestables con puntales oxidados que sostienen precariamente la estructura y se enlaza con el canal cerrado de hormigón que conduce sin pérdida a San Nicolás.

A un lado han quedado las pocetas del Salao y la unión del Barranco de Pino Gordo con el de La Aldea. Las charcas, algunas con suficiente profundidad como para sumergir a una persona de metro ochenta, son una delicia tras el paso de las lluvias. éstas se encyuentran en diferentes niveles, llenándose las inferiores a medida que rebosan las de cota superior, mediante pequeños saltos de agua que se deslizan por toboganes naturales pulidos.

A estos pilancones se puede acceder directamente desde la carretera que una San Nicolás con Artenara, desde donde son bien visibles.

El canal nos lleva a una galeria de agua de unos 120 metros aproximados de largo, por lo que se necesita de calzado impermeable para su tránsito, aunque puede ser sorteada también por los riscos de la zona superior, subiendo la "escalerilla", también artesanal, situada a la derecha de la entrada a la galeria.

Finaliza en la pista de tierra, que durante 30 minutos aprox. nos acerca, atravesando una gran finca a los pies del Viso (dejar bien cerrada la "puerta" de la finca para evitar la salida de los animales), al Barrio del Molino de Agua, en La Aldea.

Desde esta pista hay unas bonitas perspectivas de varios ángulos de todo el valle aldeano y la estribación final del Macizo de Altavista por el (O), asi como la ladera occidental del Viso, perforada de multitud de cuevas y desde donde llega el camino muy pendiente que viene del Cortijo de La Inagua por la Cueva del Mediodia y Degollada del Blanquizal.

Una caminata tremendamente hermosa tras las lluvias.


------------------------------------------------

Una vez más se pide respeto por la zona. No es un basurero y por allí, además de ti, pasan otras personas que no tienen por qué ver las "huellas" de tu visita al barranco.


(*) Documento del accidente aéreo de Pino Gordo

Fotos de Interés

Variante a la Cascada de Pino Gordo por la Montaña de La Fuente


-------------------------------------------------

VARIANTE DEL TÚNEL - CANAL DE SIBERIO


Es una ruta subterránea que recorre la afilada cresta montañosa que separa el gran Barranco de La Aldea de sus afluentes (Vigaroé, Garabateras, Pino Gordo y otras barranqueras más pequeñas que desembocan en el Embalse del Caidero de La Niña o en el propio barranco), al (o) de la Reserva de La Inagua.

Se caracteriza por ser un túnel - galeria que trasvasa las aguas de la Presa de Siberio, cuando esta rebosa en épocas de fuertes lluvias o en sus contínuas pérdidas, característica muy común de este embalse, hasta los áridos terrenos de La Aldea, pasando previamente por el Valle de Pino Gordo.

El canal recoge las aguas del embalse y a través de las entrañas de los barrancos de Vigaroé y Las Garabateras, las lleva a Pino Gordo, donde sale a la superficie y continúa rumbo a San Nicolás por medio de una gran tuberia de hormigón.

Aunque no es una ruta propiamente dicha, este canal puede ser visitado, en una caminata por el interior de la tierra de hora y media aproximadamente y no apta para personas con aprensión a los espacios cerrados y oscuros.

La galería tiene una longitud aproximada de poco menos de 2 kilómetros, con solo dos aberturas - respiradero al comienzo de esta; uno en el cauce medio del Barranco de Vigaroé y otro en el interior de una de las paredes que sirven de ladera al de Las Garabateras, justo por encima del Caidero de La Niña.

A partir de aqui y hasta llegar a Pino Gordo no existe ninguna salida, por lo que hay que tener precaución en este último tramo.

Ofrece una gustosa sensación para los amantes de este tipo de "rutas alternativas" a las habituales.

Cuando la presa rebosa, se puede ver en el interior del túnel las carpas que son arrastradas por el flujo de la corriente de agua desde el embalse hacia el canal; es muy curioso ver peces saltar dentro de la cueva, por lo que, aunque insólito parezca, se puede pescar dentro del túnel.

Se puede comenzar desde Siberio - Pino Gordo (en descenso, excepto un tramo ascendente de poca importancia pasando Las Garabateras), o viceversa, toda en ascenso poco prolongado.
Obviamente, no existe luz natural en ninguno de los tramos (exceptuando las dos aberturas -respiradero), por lo que obligatoriamente se ha de llevar lámparas halógenas de gran potencia o linternas grandes con foco de luz blanca (leds), que iluminan mejor que la tradicional luz amarilla.
Asimismo es obligatorio llevar calzado impermeable y cuando lleva mucha agua el canal también un chubasquero (hay zonas en las que las paredes rezuman agua).


-------------------------
KILÓMETROS: 1,5 - 2 Aprox.
DURACIÓN: Por lo general no menos de 1 H.
DIFICULTAD DEL SENDERO: No existe sendero, el camino es a través del canal. Hay zonas con rocas sueltas, mohosas y resbaladizas. Techo irregular con estalactitas en tramos más profundos.
RESISTENCIA: Muy baja.
TIPO DE RUTA: Comienzo en un punto y finalización en otro diferente.
COMIENZO Y FINALIZACIÓN: Comienzo: Vigaroé. Finalización: Barranco de Pino Gordo, debajo de las casas.
MUNICIPIO: Tejeda - Aldea de San Nicolás
--------------------------

La galeria tiene una altura de 1,70 metros aprox, con zonas irregulares más altas y otras con presencia de estalactitas (las personas muy altas tendrán que encorvarse un poco). La anchura es suficiente como para permitir su tránsito por el interior.

Obviamente las medidas son inexactas, ya que hay tramos más estrechos y otros más anchos. La oscuridad es absoluta y solo se oye el rumor del agua (si corre por el cauce del canal) y el sonido de nuestros propios pasos.

No existe ningún desvio en el interior de la galeria, por lo que es imposible perderse dentro de ella (es una pregunta que se hace en muchas ocasiones y que angustia bastante, ya que el simple hecho de pensar que uno pueda perderse en el interior de la tierra es muy agobiante).

A pesar de que parezca lo contrario y debido a que se trata de un túnel - cueva artificial, su tránsito puede ser bastante cómodo, siempre y cuando se vaya mentalizado a lo que se propone realizar.

Las paredes son lisas e irregulares, excepto en tramos profundos que están más agujereadas, al igual que el suelo, que no tiene hoyos ni socavones grandes que pueda provocar un susto al senderista con su consecuente subida de adrenalina. La profundidad depende de la cantidad de agua que lleve el canal; puede ser desde seco totalmente a mitad de la pantorrilla, si lleva mucho caudal.

Reiterar nuevamente que deben abstenerse todos aquellos con fobia a los espacios cerrados y más aún subterráneos.. en este caso se podria pasar muy mal. No hay cobertura de tf. en todo el trayecto.

Tomando la pista de tierra que se dirige al murallón de contención del Embalse de Siberio, desde la carretera de las presas de La Aldea, se llega al dique contenedor, donde se cruza, dejando a un lado el rebosadero del embalse.

Desde aqui hay una espectacular panorámica del Barranco de La Aldea y la Presa del Caidero de La Niña, a unos 100 metros por debajo de nosotros.

Al cruzar el dique de contención de Siberio llegamos a un pequeño sendero por el cual discurre una tuberia y que se dirige a un costado de la ladera del barranco donde se encajona la presa y donde hay una abertura en forma de media luna ancha; es el inicio del canal. Sin embargo se halla cerrado con unos barrotes metálicos desde hace tiempo, por lo que el comienzo de la ruta ha de hacerse desde el tramo bajo de Vigaroé, allí donde se abre el respiradero bajo un caidero con unas palmeras y cerca de una ladera de picón.

Es la única salida que tiene el canal hasta llegar a Pino Gordo, pues la abertura de Las Garabateras está en un acceso intransitable y es imposible salir por ella.

Al continuar, llegaremos a un punto donde hay un ligero ascenso, muy sutil, para posteriormente comenzar un descenso prolongado y permanente hasta terminar el tránsito por la galeria. A unos 20 minutos de la primera abertura se encuentra la segunda, situada en un escarpe de dificil accesibilidad desde fuera, en el Barranco de Las Garabateras, caracterizado por ser muy abrupto.

Tras pasar este segundo repiradero ya no existen más salidas naturales del túnel y en 30 minutos más aproximados, se vislumbra la luz de salida en el Valle de Pino Gordo, por debajo de las casas del mismo nombre.

Sin embargo el canal no termina aqui, sino que sigue su curso hacia La Aldea, pasando antes otra galeria de unos 120 metros de largo (conocida entre los que hacen la ruta a Pino Gordo) y la cual habrá que atravesar (puede hacerse por encima, subiendo el lomo que queda sobre ella) y llegando al otro extremo del canal, que desciende a San Nicolás cruzando una enorme finca.

Es un recorrido intenso, en casi hora y media se atraviesa la enorme cresta, que normalmente en ruta habitual se recorre en unas 4-5 horas.


--------------------------------------------

Este texto está sujeto legalmente al derecho de autor. Cualquier manipulación en su contenido, asi como apropiación indebida con fines económicos, será denunciado en la administración que corresponda. Queda autorizada su publicación en otras webs, siempre y cuando se haga alusión a su fuente original.

2 comentarios:

Javier ™ dijo...

Tal y como nos ha remito Paco Casado:

EL TUNEL DE SIBERIO LO CERRARON
El famoso túnel de la Presa de Siberio a Pino Gordo, por el que todos hemos pasado, lo han cerrado. En la boca que dá a Pino Gordo han puesto unos barrotes reforzados y no hay forma de pasar. Hace unos días unos amigos míos entraron por la boca que da a la Presa, recorrieron el túnel, y cuando llegaron a la salida, se llevaron la sorpresa. tuvieron que dar la vuelta y volver a recorrerlo en sentido inverso. (ya sé se puede salir por las "ventanas" pero no se atrevieron por si era peligroso).
O sea que no hay mas excursiones por el túnel.

Anónimo dijo...

A día 6 de diciembre de 2013,el túnel de Siberio está cerrado. No se puede pasar aunque hay quien está pasando por una brecha en los barrotes pero luego hay que desacer el camino. Lo cerró la comunidad de regantes para que no se metieran ni las personas ni los animales. Esto ha sido visto en este día y nos lo ha dicho un mienbro de la comunidad de regantes.