miércoles, 13 de junio de 2012

RUTA: Montaña de Tauro - Llanos del Guirre - Degollada de Las Lapas - Paso de Los Laderones - Mogán



El Macizo de Tauro o Rampas de Tauro, es una formación montañosa que recorre el margen suroccidental del Barranco de Mogán hasta la costa (S-SO); forma parte de la gran divisoria de aguas de los barrancos de Mogán, Tauro y Taurito respectivamente y dá nombre al Monumento Natural de Tauro, declarado como paraje natural de interés dentro de los Espacios Protegidos de Canarias.

Su altura máxima se destaca en la Montaña de Tauro (1215 m.), una espléndida y única atalaya desde donde se abarca de una sola perspectiva, el centro, sur y suroeste de la isla; situada en la cabecera de los barrancos de Tauro (S) y Mogán (SO), se eleva sobre una imponente falda en rampas, de las cuales, la única ladera accesible es la (N), por donde se ha trazado el fabuloso sendero que asciende a su espectacular cima.
Esta ruta, aunque kilométricamente no sea muy larga (no llega a los 12 km. de trayecto), si requiere de una importante resistencia física por parte del senderista a la hora de realizar el primer tramo de subida por la falda septentrional de la montaña, ya que el desnivel es muy notable.

El itinerario consta de tres pequeños tramos: el de ascenso muy prolongado a través de la ladera (N) de Tauro; el de llaneo por la cresta divisoria de los barrancos de Tauro y Mogán (Llanos del Guirre) y el vertiginoso descenso por el Canalizo del Paso de Los Laderones, un imponente canchal con un desnivel impresionante y que finaliza en el barrio moganero del Molino de Viento.

El andén que recorre esta etapa final, recorre un repecho en la vertical hacia Mogán, salvando una pared rocosa de imponente perspectiva.

---------------------------------
KILÓMETROS: 12 Aprox.
DURACIÓN: 4-5 H. Aprox.
ESTADO DEL SENDERO: Muy bueno en los tres tramos. Especial atención al Paso de Los Laderones; evitar tomar el andén en épocas lluviosas por posibles desprendimientos y formación de escorrentias.
DIFICULTAD: Baja
RESISTENCIA PARA INICIADOS: Baja
RESISTENCIA PARA PRINCIPIANTES: Media - Alta
TIPO DE RUTA: Comienzo y Finalización en puntos diferentes
COMIENZO Y FINALIZACIÓN: Comienzo: Presa del Salto del Perro. Finalización: Barrio del Molino de Viento (Mogán).
TRAMOS AÉREOS: Si
MUNICIPIO: Mogán
-----------------------------------

Al no ser una ruta circular, habrá que repartir los coches en los puntos de inicio y finalización; estos están separados por más de 5 km.

Tramo 1: Presa del Salto del Perro - Ladera (N) de Tauro - Cima (Todo en ascenso)

El único sendero que sube a la Montaña de Tauro está muy bien trazado y no ofrece desvios en ninguno de sus tramos.
Es un camino muy interesante desde el punto de vista panorámico y recorre los 1200 metros de la montaña desde su base a la cumbre.

El itinerario arranca frente a la pequeña Presa del Salto del Perro, al (SO) de los Llanos de la Majada Alta y de la Presa Cuevas de Las Niñas. El inicio es fácil de identificar; un sendero escalonado de piedra nos indica que por ahí se sube a lo alto de la cima de Tauro.
Si se viene de la Presa de Las Niñas, tomar el desvio hacia la carretera del Barranquillo Andrés hasta visualizar el pequeño embalse del Salto del Perro. Junto a un gran cartel indicativo pueden dejarse los coches, en una esplanada pequeña próxima al inicio del sendero.

El ascenso es muy contínuo, en ciertos puntos muy acusado y requiere de un esfuerzo fisico importante, sobre todo en el segundo nivel de la montaña.
Tras rebasar los escalones de piedra, el camino gira a la izquierda (S) y bordea un lomo rocoso cubierto de algunos pinos jóvenes y dispersos; inmediatamente comienza un serpenteo muy angosto que asciende la primera fase de la montaña; su base es más inclinada que la parte superior, por lo que es necesario varios altos de descanso para evitar fatigarse. Los zig-zags son cortos pero empinados, cobrando altura con rapidez.

Tras una incesante subida, llegamos a una planicie donde es casi obligatorio el alto de descanso; no obstante aún queda el segundo nivel, cuyos zig-zags son más largos, pero la pendiente se suaviza en parte.

A través del pinar que cubre la ladera, la senda sinuosa asciende y tras 20 min. aprox. de frenética subida imparable se llega al primer desvio: derecha (SO) Degollada de Las Lapas, izquierda (S) cima de Tauro. Aunque desde la cumbre de la montaña puede enlazarse con el camino que vá a la Degollada de Las Lapas (mediante una pequeña cañada pedregosa y un andén aéreo, que conecta con el sendero cruzándo previamente la cabecera del Barranco de Tauro), se aconseja tomar el camino habitual de la derecha (retrocediendo sobre nuestros pasos si accedemos primeramente a la cima), ya que la variante de la cañada no está señalizada y puede despistar (a los que gusten descubrir caminos nuevos se recomienda esta opción; para el resto, basta con tomar el camino original existente en el desvio previo a la subida a la cima).

Sin embargo, ir a la Montaña de Tauro y no ascender la totalidad de la montaña deja una sensación de no haber contemplado sus espectaculares panorámicas..

Escogemos en tal caso y de momento, el desvio de la izquierda (S) que va hacia la cima
y observaremos las privilegiadas panorámicas que ofrece esta increible atalaya. Posteriormente retrocedemos de nuevo hacia el desvio y continuar la ruta.

Al llegar a la cima, sorprenderá la gran cantidad de perspectivas existentes desde un mismo punto de observación.

Existe al borde mismo del abismo hacia la ladera (N-NE) los restos de un tagoror aborigen, ya que según datan, la Montaña de Tauro fué utilizada hace siglos como observatorio astronómico. Bajo estos escarpes, existen cuevas de las cuales, hace muy poco, se descubrieron restos óseos de los antiguos pobladores de la montaña.

Al centro y (SO), respectivamente, queda la cuenca de las Grandes Presas; la de Cuevas de Las Niñas semejante a un charquito azul entre el verdor de los pinares de Pajonales e Inagua que la rodean y los ondulantes Llanos de la Majada Alta en primer término.

Al (E), en la distancia, se aprecia el Risco Blanco de San Bartolomé de Tirajana y los riscos más elevados de Gran Canaria (Campanario y Puntón de La Agujereada).
El Lomo de La Palma, que separa el Barranco de Soria del de Chira, el Barranquillo Andrés y el gran embalse.

Al (S), en el término del macizo al confluir con la costa, una manchita ocre sobre el océano revela las Dunas de Maspalomas y la desembocadura en el mar de los barrancos que desde aqui bajan hasta el sur.

Para visualizar el (SO), debemos retroceder sobre nuestros pasos hasta volver al desvio que nos encontramos en la subida. Tomando ese camino, se bordea la falda (SO) de Tauro, de imponente pendiente rocosa cuyos riscos se desmoronan en la vertical hacia el Barranco de Mogán. Desde este punto, se nos descubre el profundo surco del barranco y el gran lomo divisorio que lo separa del de Veneguera, por donde discurre un antiguo e interesante camino real que enlaza las dos poblaciones y que incia en la Degollada de Tasarte (no confundir con la Degollada de La Aldea).

La bella Montaña de Los Azulejos, parte de la Reserva de La Inagua y una casita blanca escondida entre la frondosidad del pinar y que evidencia el Aula de la Naturaleza de Ojeda - Inagua.
La cadena montañosa del Macizo del Suroeste, con la Pirámide de Adlobas y Montaña Mogarenes y las siluetas en Guguy de Los Hogarzos y Los Cedros en la lejania, cierran el conjunto de exultantes panorámicas que ofrece la montaña.

Finaliza aqui el primer tramo, que puede tener una duración de poco más de 1 H. aunque esto, como siempre, es muy relativo.

Tramo 2: Llanos del Guirre - Degollada de Las Lapas - Inicio del Paso de Los Laderones

El sendero reaparece hacia el (S).

Existen variantes a realizar en este sector, como el anteriormente descrito (bajar desde la cima de Tauro por la cañada a la cabecera del barranco de Tauro y descubrir sus pocetas y caideros poco visitados) o enlazar hacia Cortadores, al (E), en un desvio que aparece más adelante y mediante un famoso andén excavado en los verticales caideros.

Tomando el sendero hacia el (S), pasando el desvio hacia Cortadores, se recorre la integridad del Barranco de Tauro, un recorrido monótono pero interesante a través de un paisaje árido y donde puede verse el escarpado nacimiento del Barranco del Cura.

Esta variante es muy interesante realizarla en bici.

La ruta que nos interesa baja ligeramente por la vertiente opuesta a la subida del primer tramo, para llanear en el acto a través de un paraje casi desértico y con poca vegetación.
Se recorre asi la divisoria de aguas entre Mogán y Tauro.

Al llegar al desvio de Cortadores (bien señalizado con flechas de madera), junto a una caseta de piedra abandonada, no lo tomaremos, e iniciaremos rumbo hacia la Degollada de Las Lapas (S). Cerca de esta caseta, hacia el abismo de Mogán, existe un pequeño cortado que permite visualizar unos paredones increiblemente verticales que se precipitan hacia el barranco; son los llamados Andenes de la Hoya del Almácigo, muy espectaculares. Aunque en apariencia parezcan intransitables, no es la primera vez que Saltadores del Garrote bajan por allí desafiando el fortisimo desnivel.

El camino sigue su monótono curso a través de los Llanos del Guirre, quizás la parte menos atractiva de la ruta; el paisaje varia muy poco, solo viéndose de vez en cuando un tramo hacia el abismo de Mogán, cuya verticalidad es imponente. Hacia el (S), es presente el paisaje de las dunas y la costa de Maspalomas.
El sendero es de lajas, conocido popularmente como el Lajar de Tauro.

Tras 40 min. aprox. de llaneo, el sendero comienza a descender suavemente desviándose a la derecha (SO) llegando a un punto donde se corta bruscamente en un poderoso precipicio hacia la vertiente moganera. Hemos llegado a la Degollada de Las Lapas y al inicio del vertiginoso Paso de Los Laderones.

Tramo 3: Paso de Los Laderones - Molino de Viento (Mogán) (Todo en descenso muy acusado)

Señalizada con una flecha de madera, la Degollada de Las Lapas sirve como referencia para iniciar el trayecto de bajada hacia Mogán, ya que de continuar cresteando por los llanos, nos adentraremos en el Barranco de Tauro.

Visto desde esta perspectiva, el Paso de Los Laderones parece impensable que por ahí pueda discurrir un sendero; asi lo confirman los repechos tan verticales y el ángulo de desnivel tan pronunciado. Sin embargo si que existe a modo de andén.
El camino de inicio en descenso serpentea la fase primaria del paso, a través de un angosto canalizo; la sensación viene a ser similar a bajar el hueco de una escalera de pié.
Este tramo debe evitarse si ha llovido recientemente por la zona, ya que parte del trazado está formado de lajas resbaladizas que unido a la exagerada pendiente lo hacen arriesgado.

A pesar de su impresionante inclinación, si se tiene precaución y no se sale uno del camino no hay peligro alguno, sin embargo es obvio que al principio pueda imponer bastante. Tras descender el canalizo, el camino se covierte en andén y gira a la derecha (NO), para bordear la fachada del cantil, cuyos verticales repechos "sostienen" los llanos por donde anteriormente hemos llegado hasta aquí.

El caminito es estrecho, algo resbaladizo y muy aéreo; son constantes las exposiciones al vacio y el gigantesco zig-zag que aparece frente a nosotros, bajando el gran canchal de piedra es de fotografia obligada. Ascendiendo y descendiendo ligeramente según la irregularidad del terreno, el andén pegado a las paredes, nos conduce al comienzo del enorme zig-zag. Las personas aprensivas a las alturas pueden no pasarlo muy bien en este tramo.

Sobre nosotros existen altisimos caideros. El sendero, a pesar de recorrer esta zona de fuerte inclinación, es bastante transitado y en cierto modo seguro.

Tras llegar al zig-zag, se inicia su decenso; los primeros tramos son muy desnivelados, debiendose ayudar de un bastón de sujección. Al ser un canchal de piedra, es constante la caida de éstas desde las zonas altas, por lo que podrian incomodar el paso en determinados puntos.

A medida que bajamos, los "brazos" del zig-zag se hacen más largos y menos inclinados, hasta llegar a su base, justo en una barranquera corta que divide en dos el pié del laderón. Vale la pena mirar hacia atrás y visualizar desde abajo el imponente desnivel que en menos de un kilómetro hemos descendido.

Al llegar a la barranquera, el sendero desaparece y el terreno pierde inclinación radicalmente; seguimos a la derecha (NO) de la escorrentia tras cruzar su cauce y acto seguido veremos una pista de tierra en la base final del canchal a la que hemos de llegar esquivando piedras sueltas.

Al llegar a la pista, ésta nos conduce a una finca de mangas donde la via está cementada y se dirige en bajada recta a la carretera general de Mogán, junto al monumento gigante del Molino de Viento.

Se suele recomendar realizar el Paso de Los Laderones en descenso, pues subirlo, además de ser agotador, puede originar vértigo de altura en personas suceptibles a ello.

--------------------------------------------

Este texto está sujeto legalmente al derecho de autor. Cualquier manipulación en su contenido, asi como apropiación indebida con fines económicos, será denunciado en la administración que corresponda. Queda autorizada su publicación en otras webs, siempre y cuando se haga alusión a su fuente original.

No hay comentarios: