lunes, 31 de octubre de 2011

RUTA: Dda. de La Aldea - El Viso - El Laurelillo - Andén de Tasarte - Dda. de Las Brujas - Aula de la Naturaleza - Azulejos de Veneguera (ACTUALIZADO)


Una de las rutas más conocidas, bonitas e interesantes que nos ofrece el sector suroccidental del municipio aldeano y que recorre la fachada de riscos del Macizo de La Inagua, en su estribación por el (SO); en este punto, el macizo se corta bruscamente en un acantilado interior de más de 700 metros de cota y poco más de 2 kilómetros de largo, por donde discurre el sendero del Andén de Tasarte, que lo recorre en su integridad.

Estos escarpes conforman las cabeceras de los barrancos de Tasartico, Tasarte y Veneguera respectivamente, en conjunto con sus numerosos tributarios.



El punto máximo de la caminata se localiza en el Castillete, una formación semicircular de poco más de 1 kilómetro de alto en la vertical sobre la carretera que une Mogán con La Aldea, siendo uno de los precipicios interiores de mayor altura en la isla detrás de los Riscos de Tirajana.

El Castillete es un punto estratégico, ubicado en la zona conocida como Los Quemados, fácil de identificar incluso por la noche, debido a que tiene en su cima un repetidor de TV para los habitantes de Tasarte. La ruta consta de tres tramos importantes, la mayoria de ellos incluidos dentro de la Reserva Natural Integral de La Inagua.

Consiste en recorrer la banda (SO) del macizo, en un itinerario de altura pero seguro y que ofrece impresionantes panorámicas de las zonas (SO) y (O) de la isla y pequeños puntos de la Caldera de Tejeda y del Risco Faneque.

---------------------------------
KILÓMETROS: 13 Aprox.
DURACIÓN: 5 - 6 H.
ESTADO DEL SENDERO: En general muy bueno. Alerta por posibles desprendimientos en el Andén de Tasarte en épocas de fuertes precipitaciones y formación de caudalosas escorrentias. Evitar este tramo con tiempo lluvioso.
DIFICULTAD: Baja
RESISTENCIA PARA INICIADOS: Baja
RESISTENCIA PARA PRINCIPIANTES: Media - Alta
TIPO DE RUTA: Comienzo y Finalización en puntos diferentes
TRAMOS AÉREOS: Si, muy seguros
COMIENZO Y FINALIZACIÓN: Comienzo: Degollada de La Aldea. Finalización: Fuente de Los Azulejos de Veneguera.
MUNICIPIO: Aldea de San Nicolás
--------------------------------

Dividiremos la ruta en tres tramos, el primero en ascenso, el segundo en llaneo irregular y el tercero en descenso. Cabe recordar que el itinerario no es circular y por tanto habrá que dejar coches en localizaciones diferentes, teniendo el punto de inicio y el final una distancia de menos de 2 km.

TRAMO 1: Degollada de La Aldea - El Viso - El Laurelillo - Reserva Natural Integral de La Inagua (falda occidental de la Montaña de La Inagua).

La Degollada de La Aldea, es un espléndido mirador natural situado entre las cabeceras del Barranco de Tasarte y del de Tocodomán, que desemboca en San Nicolás uniéndose al gran Barranco de La Aldea, que baja por la vertiente opuesta.

Dá acceso a su vez al remoto Barrio de Tasartico.

Mirando al (NO), se contempla una gran formación montañosa, que finaliza en un corte acantilado hacia la banda de San Nicolás, en forma de "gran escalón"; es El Viso, la estribación final del macizo y Reserva de La Inagua por el (O) y por donde serpentea el senderito que nos llevará a sus cimas, cubiertas por el pinar.

El inicio arranca junto a una parada de guaguas, frente a la degollada, por donde sube un camino muy bien visible y que toma rumbo (SO), obstaculizando por completo la visión de San Nicolás y permitiendo las vistas hacia Tasarte.

Cobra altura rápidamente y tras una gran curva, se llega a una pequeña explanada donde reaparece la visión de La Aldea, quedando Tasarte, en este caso, fuera de nuestro campo visual. La senda remonta rápidamente uno de los laderones que bajan del Viso, en un camino aéreo, perfectamente trazado y paralelo a la carretera pero a mucha mayor altura.

El ascenso es constante, quedando sobre nosostros las infranqueables cumbres del Viso, donde puede verse algún que otro pino colgado al borde del abismo, asi como numerosas oquedades y caideros muy pulidos.

Llegamos asi a un lugar de garrapateo fácil donde desaparece la senda parcialmente (producto del colapso de una parte del sendero), hasta recuperarla más arriba, siempre en dirección (O), ya que existe una via variante que se irradia al (SO) de exigente tránsito y acceso al Andén de Tasarte, descrita en otro apartado.

Ya desde el caminito aéreo del Viso, se puede ver los desfiladeros exteriores del Macizo de Guguy y sus montañas más elevadas, junto a una gran extensión del valle aldeano.

Bajo nuestros pies, la zigzagüeante carretera a unos 200 metros por debajo.La referencia de que continuamos bien, la ofrece un gran pino colgado del escarpe (normalmente desde la degollada hasta este punto se tarda unos 35 - 40 min. según velocidad del caminante), el único que encontraremos en la subida y conocido como Pino del Descansadero (muchos senderistas eligen este punto para descansar de la subida inicial) y donde antaño existia una cruz en memoria de un fallecido.

Tras pasar junto a el, el sendero cobra aún más altura y enfila hacia los caideros verticales del Viso, unos repechos lisos que emanan agua en épocas lluviosas y por donde el camino estrecho se pega a ellos por su base; tras sortearlos, gira definitivamente a la derecha (NO), dejándo de ser, desde este momento, una senda aérea.

Nos encontramos ahora en la angosta subida hacia la zona alta del pinar, de pendiente muy notable y algo cansina, que en zig-zag inicial asciende el último tramo de la montaña.
A esta altura ya es apreciable al (O) la Punta del Viso, el limite del Macizo de La Inagua antes de desplomarse sobre La Aldea.

Tras 20 minutos de subida prolongada, se llega a la cima del Viso, cubierta de un pinar joven y disperso, conocido como El Laurelillo y mirador natural de las cuencas de Tejeda y La Aldea a la vez.

En la distancia, al (NO) puede verse el Macizo de Altavista, Tifaracal, Mesa del Junquillo, Tirma y Punta Faneque.

Desde el Laurelillo podemos obtener la mejor visión de todo el (O) grancanario de una sola vez. Asimismo, es el punto desde donde parten gran cantidad de rutas alternativas; Cortijo de La Inagua, Montaña de Las Monjas, Vigaroé, Montaña de La Inagua, Pino Gordo, etc.. En todos estos casos, hay que tomar la pista forestal que desde aqui se extiende al (NO), debiendose evitar en esta caminata.

Como en este caso nos interesa el Andén de Tasarte, hemos de escoger el sendero (no la pista) que viene del (SO), marcado con un poste de madera y restos metálicos, que antaño debieron advertir eso de "Entra usted en un Espacio Natural Protegido" y del que en la actualidad no queda casi nada. Es en este punto donde comienza la Reserva de La Inagua y se extiende hacia el centro, en todas direcciones.

Sin embargo es esta la zona donde los pinos son más jóvenes, debido al repoblamiento forestal al que está sometido todo ese área, quedándo los de mayor envergadura en las zonas colindantes con los barrancos que confluyen con el de La Aldea.

Siguiendo la senda que se interna en el pinar, en un maravilloso silencio y con vistas excepcionales (si no hay presencia de niebla, muy común en meses frios), se asciende siguiendo los mojones indicativos a través de un bosquecillo poco denso de pinos muy jóvenes, hasta llegar al comienzo del Andén de Tasarte.

Para llegar a el, se subirá una pequeña loma que cae desde la ladera occidental de la Montaña de La Inagua, que queda frente a nosotros y siguiendo el cauce de una pequeña escorrentia; a cierta cota se bifurca: el que sigue a la izquierda (NO) bordea la montaña por su zona interna, mediante un caminito muy cómodo denominado "La Escalera" y que finaliza en la Degollada de Las Brujas. Sus vistas se ofrecen principalmente hacia las zonas de las Casas - Cortijo de La Inagua, cabecera del Barranco de Las Casillas - Pino Gordo y las laderas suroccidentales de la Montaña de Las Monjas por esta vertiente.

El camino de la derecha (SO), continúa en ligero ascenso hacia el comienzo del espectacular Andén de Tasarte, por la banda opuesta y con vistas excepcionales hacia los barrancos, pagos y Macizo del Suroeste.

El primer tramo puede tener una duración de 2 H. aprox.

TRAMO 2: Andén de Tasarte - El Castillete - Degollada de Las Brujas

Arranca aqui la espectacularidad hecha sendero.

Aunque la senda es conocida también como "Andenes de Tasarte o de Inagua", es en realidad un único andén transitable el que recorre toda esta fachada de riscos verticales, en un camino aéreo, seguro y muy cómodo, aunque hayan zonas con excesiva acumulación de pinocha.

Existen más andenes paralelos al habitual, a diferentes niveles de cota, de ahí que se le conozca también por su nombre en plural, pero en su mayoria son de dificil y exigente acceso y de tránsito muy limitado.

Las formaciones rocosas y oquedades de las cumbres de La Inagua, donde nidifican multitud de aves debido a que es un lugar inacessible al ser humano (entre ellas los famosos y bellos pinzones azules), son preciosas, acompañándonos durante la travesia por este tramo.

Es conveniente no salir nunca del sendero principal; aunque las probabilidades de caer al vacío son muy remotas, dado el ensanche del camino y su pequeña distancia con el abismo, la presencia de gran acumulación de pinocha y el ser un lugar donde se originan desprendimientos y caidas de árboles (sobre todo tras las lluvias), podria aumentar la posibilidad de un percance si se sale del itinerario original.

Durante el trayecto se encontrarán algunos troncos enormes caidos desde las alturas y que fueron destruidos por el fuego del verano de 2007. Se sortean sin dificultad, debiéndose bordear siempre por su lado más interno y no por el que queda expuesto al abismo. Asimismo, existen zonas irregulares donde el camino se difumina ligeramente, producto de la devastadora tromba de agua que asoló Tasarte en diciembre de 2009. Estos puntos, antes conflictivos, han sido reacondicionados posteriormente por los numerosos grupos de senderistas que realizan esta caminata.

Las vistas desde el Andén de Tasarte hacia el larguisimo barranco que lleva su mismo nombre y que queda a unos 800 metros por debajo es impresionante, asi como las crestas que lo cierran y sirven de divisoria de aguas para separarlo del de Veneguera, a la izquierda (SO) y del de Tasartico a la derecha (O), aunque en este último caso es el propio Macizo del Suroeste quien los divide.

Imponente perspectiva de Montaña Adlobas (la pirámide de Gran Canaria), Risco Grande, Mogarenes y Guguy en lo más occidental, con Los Cedros, Cebuche, Las Vacas, Morro del Pino, Los Hogarzos, etc.

La sucesión del contraste de toda esta cadena montañosa, los barrancos que la fisuran y el mar de fondo es realmente espectacular.

Tras 40 minutos andeneando, se asciende ligeramente y comienza el bordeo de una gran barranquera vertiginosa (El Cañadón o Barranquillo del Castillete) que cae desde la cima y donde se halla una fuente, la cual sirve de bebedero a las aves que por alli habitan. Esta curva finaliza en ligero descenso a su llegada al Castillete, el punto de máxima altura por donde pasa el sendero (1160 m.) exceptuando las cimas del macizo.

Puede subirse a el, garrapateando por uno de sus laterales y observar la imponente panorámica que ofrece, siendo las más espectaculares las que dan al abismo (la carretera se vé minúscula a esta altitud), sobre los 1010 metros en vertical y hacia toda la Reserva de La Inagua, que se extiende como una gran alfombra verde hacia el centro, (S) y (SO) de la isla.

Para subir al Castillete habrá que salirse del sendero principial, por lo que hay que prestar atención de recuperarlo después. Hay mojones indicativos.

El camino continúa en ligero ascenso con varias pendientes cortas y moderadas hacia la falda (SO) de la Montaña de Los Hornos, donde pueden observarse los antiguos hornos de piedra utilizados en la extración de brea y resina.

En este punto, nos encontraremos sumergidos en el corazón del pinar; solo el piar de las aves y el correr del agua (si ha llovido) serán los únicos sonidos que se escucharán. Se llega asi a la trifurcación de pistas forestales de la Degollada de Las Brujas, conocida porque en el centro de la división de senderos hay un único y referencial pino.
Se cuenta que antaño las brujas realizaban sus aquelarres por estas latitudes, por la que fué bautizada asi el nombre de la degollada y la montaña vecina.

Especial atención a la trifurcación:

La pista que continúa recta hacia el (S) se dirige a la Presa Cuevas de Las Niñas, Degollada del Agujero y Cruz de San Antonio, por tanto, en este, caso no interesa tomarla. La que viene del (NO) es la que enlaza con las Casas o Cortijo de La Inagua, por La Escalera, la zona "trasera e interna" del Andén de Tasarte.

La que desciende al (SO) es nuestra opción, pues se dirige sin pérdida a través del silencioso pinar al Aula de la Naturaleza de Ojeda - Inagua.

Este tramo puede tener una duración de 1:30 H. aprox.

TRAMO 3: Degollada de Las Brujas - Aula de la Naturaleza - Barranco de Ojeda - Charcos Azules - Barranco de Los Palos - Charcos de Las Aneas - Caidero de La Manta - Azulejos de Veneguera

El descenso por la pista que lleva desde la Degollada de Las Brujas al Aula de la Naturaleza puede resultar algo monótono, básicamente porque el tránsito por pista forestal a pié es poco atractivo. No obstante el silencio de la reserva y el murmullo del viento rozándo las acículas de los pinos pueden experimentar en el caminante al disfrute de una buena relajación.

Tras 30-40 minutos de bajada permanente, se llega al Aula, donde existe a disposición del senderista un grifo de agua fresca y donde se pueden reponer las cantimploras. Es común ver a personal de Medio Ambiente en las fincas de la casa o transitando en todoterreno por las pistas colindantes.

La via continúa al (SO), cruzando varios barranquillos que vienen de las zonas altas y los cuales llevan agua si ha llovido recientemente (muy hermosos sus caideros).

Tras 20 minutos aprox. de trayecto, a la derecha (SO), aparece un gran mojón que advierte que hay que abandonar la pista y retomar un senderito que empieza su bajada hacia Los Azulejos, atravesándo el Barranco de Ojeda, cruzándo su cauce y retornando por la ladera de enfrente.

Hay que prestar mucha atención a este mojón, ya que de no verlo y no tomar el sendero que baja, no existe más adelante ninguna alternativa de poder tomar el camino de descenso a Los Azulejos. La pista continua recorriendo la reserva al (S) y finaliza en la Presa de Las Niñas.

Como referencia, en la bajada, habremos pasado junto a un gran pino caido, fulminado por el incendio y con una oquedad cubierta de resina.
Pasamos junto a un curioso solapón en forma de cueva que tiene dentro un pino (éste sale por el hueco dejado en el techo) y paralelo al margen del barranco, que tiene bellos pilancones, empezamos el descenso definitivo del itinerario.

El Barranco de Ojeda, en sus tramos más bajos, posee unos caideros excepcionales por donde se precipitan grandes saltos de agua que van llenando las pocetas, algunas con varios metros de profundidad.

Estos caideros son visibles, en parte, desde el sendero, que en descenso prolongado nos conduce a los Charcos Azules, unos pilancones escalonados en diferentes niveles donde puede uno refrescarse si la ruta se realiza en meses de estío y el agua no lleva demasiado tiempo empozada.
Cuando corre el agua tras las lluvias, el espectáculo es sublime a la vista; las charcas, a diferentes niveles, se van llenando y rebosando en cascadas y toboganes naturales.

Hay que cruzar los pilancones y seguir el camino de la ladera opuesta que sigue en descenso junto a la hermosa y multicolorida Montaña de Los Azulejos y pasando cerca de los Charcos de Las Aneas, en el Barranco de Los Palos.

Este también tiene espectaculares cascadas, pero su orografia es más escarpada que la de su vecino, teniendo en su cauce enormes peñascos por donde saltan las cabras salvajes. La bajada final se efectúa por la loma muy resbaladiza que pasa debajo del Caidero de La Manta, un salto de agua visible desde la carretera Mogán - La Aldea y distintivo de toda esta zona.

El camino finaliza garrapateando en destrepe ligero y llegando a una antigua fuente tapada con hormigón, al pié de la carretera y de la montaña de colores, sobre el inicio de cabecera del Barranco de Veneguera y próximo al chiringuito del amigo Juan el alemán.

Una de las rutas por La Inagua más bonitas y famosa por sus vistas muy significativas.
El sendero es muy cómodo, utilizado incluso por niños.


Fotos de Interés

Variante de acceso al Andén de Tasarte

----------------------------------------------

Este texto está sujeto legalmente al derecho de autor. Cualquier manipulación en su contenido, asi como apropiación indebida con fines económicos, será denunciado en la administración que corresponda. Queda autorizada su publicación en otras webs, siempre y cuando se haga alusión a su fuente original.

1 comentario:

Ricardo León dijo...

Buenas tardes Tania.Da la casualidad que ayer domingo hicimos una de las variantes que has nombrado,pero sin llegar a localizar la bajada que nos llevara a Pino gordo.Te agradecería me mandaras vía mail,la descripción del camino,ya que nos gustaría realizar dicha ruta en su totalidad.
calo.leon.64@gmail.com
Muchas gracias.