miércoles, 7 de septiembre de 2011

Un dia en Las Cuevas de Las Niñas

Este reportaje fué escrito hace un año. Durante una travesia, Gabriel Espino, nativo del Barranquillo Andrés, nos contó maravillas del entorno, anécdotas sobre la construcción de la presa y senderos poco visitados (he obviado 2 por razones de seguridad, ya que pasan dentro de las lindes de terrenos privados). Hoy me comunican que Gabriel está muy enfermo y que ha dejado de vivir en esa zona a la que tanto amó.. quieren trasladarlo a una residencia y sé que su alma acostumbrada a la libertad de la montaña no lo resistiría.

En aquellos encuentros, sus palabras destilaban orgullo cuando hablaba de la zona a la que habia visto nacer y sus ojos brillaban de emoción a cada punto del paisaje que recorria.
Verdaderamente sentia y siente predilección por estos paisajes tejedanos.



Quiero dedicar desde aqui esta entrada que tanto gustó a su principial protagonista y que gracias a el dió a conocer pasajes sobre esta parte de Tejeda.
Espero, de todo corazón, que te recuperes muy pronto Gabriel y vuelvas a pisar la tierra de tu tan amado paraje, a sentir el agua de la presa y el sonido del viento en mitad del pinar, como solias decir.. ¡MUCHO ÁNIMO!

-----------------------------------------------------------------

Aprendiendo de los más veteranos del monte, de los que llevan años dedicando su vida a las faenas rurales y de montaña, nos fuimos en bici desde el Pico de Las Nieves hasta la Presa Cuevas de Las Niñas, para bajar posteriormente por el Barranquillo Andrés, recorrer el Barranco de Arguineguín y finalizar en la costa sur de la isla, donde nos esperaba el hermano de mi amigo Nazaret con su furgoneta y evitar asi el ascenso nuevamente hacia Las Nieves.
La jornada estuvo muy amena aunque algo calurosa. Preferiria haberla hecho el sábado, que estaba el dia fresco, nublado y lluvioso, pero ese dia no pudo ser.

Todo el itinerario se hizo por asfalto, ya que debido al calor, no nos queriamos meter por veredas de tierra, descendiendo desde el Mirador del Pico de Las Nieves, tomar el desvio hacia Ayacata y llegar a este núcleo rural pasando el Embalse de Los Hornos, que sigue lleno casi hasta su altura máxima y cerca del acceso al Nublo, que como cada fin de semana, sobre todo si hace tiempo soleado como hoy, estaba masificado de turistas y senderistas que iban y venian por los diferentes accesos a la esplanada del mitico roque.

Tras llegar a Ayacata, después de bajar su carretera en zig-zag, paramos a tomar algo fresco en el bar y seguimos rumbo a la presa, recorriendo los casi 10 kilómetros en llano que separan este pueblo del Embalse de Las Niñas.
El recorrido en bici por este tramo estuvo muy divertido, ya que no hay grandes desniveles en la calzada que sortear y en unos 20 minutos estás ya en la presa, que se encontraba repleta.

Siguiendo la carretera que lleva a Mogán, pasamos cerca de la entrada a Inagua por la Cruz de San Antonio y tomamos el desvio hacia el Barranquillo Andrés, dejando a un lado la pequeña represa del Salto del Perro y en su lado opuesto, la fabulosa subida escalonada hacia la Montaña de Tauro.
Bajando a este pago me encontré con un señor que no veia hace lo menos unos 5 años, Gabriel Espino, que vive en una casa cueva del Barranquillo y lleva allí toda su vida. Me alegré mucho de verle.

Lo conoci de manera fortuita, una vez viniendo de una semi-circular de Laderones - Tauro, ya casi de noche, estaba el pobre hombre tirado en la cuneta con una brecha en la frente después de haberse caido de bruces contra el suelo. Con un amigo lo recogimos y llevamos a su casa.

A partir de ahí, hicimos amistad y hoy incluso invitó a mis compañeros y servidora a comer en su fresquita cueva, donde daba gusto estar.
Allí nos relató varias historias, referentes a la construcción de la presa, en la que su padre formó parte de la Comunidad de Regantes de la Presa Cuevas de Las Niñas, algunas "leyendas" del lugar e incluso varias rutas de senderismo poco conocidas por la vertiente sur del embalse, allí donde se cuelga del Risco de La Majada Alta.

----------------------------------
La presa se terminó de construir en el año 58, después de 3 fases en varios años, en las que el dique contenedor se elevó primero 15 metros (1937), para luego pasar a los 22 (1944) y finalizar con los actuales 32 metros de altura (1958). Es, junto a la Presa de Los Hornos y Cuevas Blancas, el embalse situado a mayor altitud sobre el nivel del mar en Gran Canaria y una de las pocas en las que se puede acceder a sus aguas prácticamente desde todas sus orillas. Pertenece al municipio de Tejeda, aunque linda muy cerca con la frontera de Mogán.

Está dividida en dos grandes brazos desde donde provienen las aguas que la llenan, quedando su dique de contención entre ambos ramales. El situado al este viene del Barranco de Los Pilancones y trae agua de la cadena montañosa del Macizo del Nublo y los septentrionales Riscos de Ayacata y el Barranco de Las Vinagreras, Cañada de Las Aneas, Barranco de Los Tabuquillos y el de Ayacata; el del suroeste el de Ñameritas viene del Pinar - Macizo de Pajonales. Ambos se unen en el muro y pierden sus nombres dique abajo, que pasa a llamarse Barranco de La Majada Alta, de ahí deriva el topónimo original del embalse.

Una de las rutas descritas por Gabriel es a través de la sucesión de galerias y pequeños barranquillos colgados que desaguan lateralmente en la Majada Alta y llegan al mega-escalón natural del Caidero de Soria, atravesando un paraje cerrado en las altas laderas del barranco muy poco frecuentado.
Nos comentó que hace tiempo, viene un grupillo de gente que se destrepa por el Caidero de Soria y sus canalizos contiguos. Debe ser emocionante.

Una curiosidad con respecto a la presa es la de su nombre, que de Majada Alta pasa a llamarse Cuevas de Las Niñas, o Las Niñas simplemente. Cuando le preguntamos a Gabriel se echa a reir y nos narra la historia del cambio del nombre de la presa.

Siempre se habia interpretado una supuesta leyenda en la que dos hermanas habian perecido ahogadas en el embalse pocos años después de su inauguración, en los años 60 y de ahí se habia perdido el topónimo original de Majada Alta, que hace referencia al barranco donde se encuentra enclavado el embalse y habia pasado a ser conocido como "de las Niñas", en memoria de las supuestas fallecidas en el lugar, nombre que todavia hoy perdura, incluso en los mapas y rutas de senderismo.

Nada de esto es cierto y solo se alimentó esta leyenda para que de alguna manera, quedara oculta la verdadera razón del cambio de nombre de la presa, que a los ojos de los turistas, parecia ser de "mal gusto" según comentó Gabriel.

Durante la construcción final de la presa, existieron en la zona unas cuevas (aún existen), donde los obreros guardaban los utensilios de fabricación y eran usadas también como viviendas temporales de estos.
En algunas de esas cuevas, muchas jovencitas ejercian la prostitución con los obreros de la presa y dicho enclave pronto se empezó a conocer como "las cuevas de las niñas", haciendo referencia a las prostitutas que en ellas realizaban sus intercambios sexuales.

Esto originó rápidamente que el nombre de Presa de La Majada Alta derivase y fuese conocido como Presa de Las Cuevas de Las Niñas o simplemente de Las Niñas.

Según nos dijo Gabriel, esto no gustó de cara al turismo de la época ya que daba la mala imagen que en esa zona se ejercia la prostitución y se decidió argumentar, tras finalizar la construcción y quedar deshabitadas las cuevas, que lo de las niñas provenia por el ahogamiento de dos hermanas en el embalse. Nada que ver una cosa con la otra..

Los restos de esto refugios, utilizados antaño como "habitaciones del amor" como decia el padre de Gabriel, pueden verse a dia de hoy, sobre una zona elevada en el ramal suroeste del embalse, cerca del Barranco de Majada Alta y del Morro de la Cueva del Cerrojo.

Otra curiosidad que suscita el lugar es sobre la mítica Leyenda de Casandra, junto al Árbol Bonito, un bellísimo especímen de pino canario, uno de los más longevos de la isla con más de 400 años de antigüedad y que sobresale en esplendoroso porte cerca del llamado Lomo de Baltasar. Desde el se abarca todo el Pinar de Pajonales y domina una gran extensión de los dos grandes ramales de la presa. Su silueta es inconfundible desde cualquier perspectiva del embalse, siendo su característica principal el hecho de estar aislado de otros pinos más jóvenes y bajos y que presenta un solo tronco del que sobresalen dos hermosos ejemplares.

Está rodeado de un círculo de pitas.

Ha sobrevivido a varios incendios y supersticiosamente está envuelto en leyendas, mitos y tradiciones orales, una de las cuales, quizás la más famosa es la Leyenda de Casandra, de ahí que se le conozca también como "Pino de Casandra".

Aunque existen varias versiones respecto a esto, tal vez las más oida es la que el supuesto padre de una niña de nombre Casandra, torturó, violó y quemó a su hija encadenándola a este árbol después de haberla descubierto realizando rituales brujeriles con fines amorosos.
Para más emoción, se dice que en las noches de agosto y luna llena, se oyen los tintineos lejanos de cadenas colgadas en un árbol..

En otra versión, la niña y su novio son los que deciden quitarse la vida ahorcándose en el pino para poner fin al maltrato que estos recibian por parte del padre de ella, que no permitia su relación.

Y otra en la que la niña es ahogada por su padre y esta, en venganza, decide en forma espiritual acorralarlo en el pino hasta que muere de terror.
Esta última es menos popular ya que se supone que cuando ocurrieron estos supuestos hechos, la presa aún no habia sido construida.

Obviamente todo esto son leyendas y habladurias populares, pero me sorprendió saber lo que nos contó Gabriel, sobre una chica, que en este caso no se llamaba Casandra y que vivió cerca del barranquillo en la época en la que vivian sus abuelos.

Esta niña, que solia llevar al ganado a pastar cerca del Árbol Bonito, desapareció una tarde de regreso a su casa, sin dejar rastro y solo se encontró su pequeño rebaño desperdigado en las lindes de la presa, antes de que esta se hubiera construido en su totalidad.

Según los vecinos de la época, posiblemente la chiquilla se desriscaria por algún cortado cercano o caeria en uno de los numerosos pozos y galerias que existian antaño en la zona.
Nunca se sabrá con exactitud lo que pasó, pero desde entonces, este hecho derivó en la actual Leyenda de Casandra, que es mucho más llamativa y apetecible para los amantes de estos relatos que el suceso original.

De todas formas, las prácticas de brujeria eran muy habituales en los pequeños pueblos cumbreros por entonces y enlazando una historia real con otros hechos fantásticos, se fragua perfectamente una leyenda que a dia de hoy perdura y gusta.

--------------------
Sobre las variantes de senderismo que nos aconsejó, fué la bajada hasta el escalón o Caidero de Soria por el Barranco de La Majada Alta desde la misma presa, con varios tramos de garrapateo en destrepe y donde se suele hacer rappel. Esta zona está formada de grandes pilancones que se llenan tras el rebose de la presa.

Tendriamos que ver el terreno para una descripción mejor, pero Gabriel nos aseguró que existen vistas de la Presa de Soria desde la Majada Alta que pocos han tenido el privilegio de disfrutar. Ya pensar que uno pueda estar en lo más alto del caidero, de casi 60 metros de alto, es impresionante.

La otra variante es el enlace desde el ramal suroeste de la presa con la Montaña de La Alsándara. Aunque por Ñameritas se puede ir perfectamente, Gabriel nos contó una vereda de paso de ganado que bordea el pinar y se evita asi la pista forestal que de Ñameritas va hacia Pajonales, dejando a un lado el abismo hacia el Barranco de Mogán.

También tendriamos que visitarlo antes de una descripción real de esta variante, que posiblemente realizaremos cuando mis compis regresen de un mes y medio que estarán de maniobras en Fuerteventura.

A través de la Galeria de Las Niñas, en los ondulantes Llanos de La Majada Alta, también existe una variante que comunica el dique de la Presa Cuevas de Las Niñas con el acceso al camino de la Montaña de Tauro, pasando cerca del Salto del Perro.

Durante esta travesia por el canal, se pueden ver los grandes cañones que desde La Majada Alta caen hacia la Cuenca de Soria, dejando al oeste, las impresionantes laderas intransitables de la Montaña de Tauro. Los riscos que separan estos dos niveles son sumamente imponentes, bordeando la Cañada de Las Perdices.

Estuvimos hablando también sobre varios relatos en la Montaña de Tauro, con prácticas también de brujeria de antaño, pero esto ya es cosa aparte.

Después de almorzar un buen potaje de arvejas en la cuevita, nos despedimos del amigo Gabriel y descendimos hasta el pueblo, cruzando el desvio que va a la Presa de Soria y llegando al Barranco de Arguineguín, donde en unos 30 minutos aprox. de suave descenso, llegamos a Arguineguin pueblo, ya casi con la puesta de sol.

Sin duda, muchos relatos para aprender y no olvidar..

Gracias Gabriel y a seguir bien!

-------------------------


8 comentarios:

Toni dijo...

Qué gran relato Tania. Creo que una de las mejores cosas que se nos quedan en el recuerdo, aparte de la compañía, los paisajes, el camino, etc.., son las charlas con estas personas mayores. Esa buena gente de "antes" que nos transmite su conocimiento, su tranquilidad y, al menos a mí, te lleva a otro tiempo no tan lejano en el que correteabas entre ellos por el pueblo.

También cuando por el camino o al final de él, vas a una tiendita de estas de aceite y vinagre y te empiezan a hablar como si te conocieran de toda la vida, te das cuenta de que realmente hay días que merece irse de pateo sólo por eso.

Que lástima que todo eso se vaya perdiendo, al menos se nos quedará grabado y gran parte de ese conocimiento seguirá transmitiéndose.

Que nostálgico me he puesto ;)

Saludos.

Javier ™ dijo...

Estupenda narración e interesantes y curiosas historias!

Tania dijo...

Llevas mucha razón Toni, a mi también me encanta charlar con los más veteranos y mayores de los lugares que suelo visitar, no se puede aprender de alguien mejor que de ellos.

La pena es que son pocos los que escuchamos a estas personas y no nos damos cuenta que son ellos los que transmiten la tradición oral, los topónimos, los dichos populares, las leyendas..

Yo por ejemplo soy de las que pensaba que la versión de las niñas ahogadas era cierta, pues desde que era pequeña he escuchado siempre la misma versión.. mira tu por donde que a los 30 años me entero que no es asi.

Yo también siento nostalgia por tiempos antaños y es muy gustoso el que te saluden en un pueblo sin conocerte absolutamente de nada y parece que somos familiares. Me llena mucho esto..
Gracias a los dos!
Saludos.

Olegario dijo...

Hola Tania y compañia, hace tiempo que no conparto caminos con vosotros. Pero eso no quiere decir que no me acuerde de vosotros.
Veo que eres afortunada de conocer personas como Gabriel, los cuales son libros abiertos que se van perdiendo en el tiempo. Aveces me teletransporto mentalmente en el buen sentido de la palabra a los tiempos de mi abuelo, y no dejo de reconocer que la vida era mas dura, pero a la ves mas sensilla y natural pues se vivia de la tierra y de los animales.

Tengo que reconocer Tania que me ha encantado tu narracion de estas leyendas y las aclaraciones de las cuales algunos conocimientos tenia, pero no tan acertadas.
Sigue asi pues lo haces fenomenal y yo por lo menos te lo agradesco por compartir tales vivencias. Saludos y hasta pronto.

Manuel J. Sancho dijo...

En el libro de Javier Estévez, «Gigantes de las Hespérides» (2005), Pág. 126, encontrarás otra versión de la Leyenda del Pino de Casandra.
No conocía la versión que citas sobre el cambio de toponimia por «las niñas».
Tengo un trabajo a medias de esta zona. Fíjate bien que el canal del Bco. del Mulato que todos conocemos, le «roba» una buena parte de las aguas a la cuenca de Mogán, atraviesa un túnel y vuelca a la vertiente de Majada Alta. Esta concesión es antigua y totalmente legal. Para completar esta info, observa en detalle la infraestructura existente o los restos que quedan para «guiar» el agua a la presa de Majada Alta. Muy interesante.

Anónimo dijo...

¡Menudo relato!
¿Podria compartir en facebook y twitter?
Marian.

Senderistas Gran Canaria dijo...

Claro Marian (mientras si se trata de una copia que contenga el enlace a la fuente original) :)

Saludos !

nazaret dijo...

precisamente vi a uno d sus hijos por galdar la pasada semana y me dijo q aunque estaba mejorcillo dentro d su enfermedad ya no lo podian dejar solo viviendo en la casilla cueva del barranquillo por miedo a caerse otra vez y q el viejillo añoraba mucho su casa :-(
Esperemos q se le solucione pronto el problema d salud y pueda volver a su casa xq hay quienes pasan toda su vida en un lugar y cuando por cualquier motivo tienen q dejarlo la pena acaba con ellos y eso lo he vivido yo en primera persona :-S