viernes, 22 de julio de 2011

Tamadaba: Ruta de La Tuberia y sector norte

Reeditamos esta entrada publicada hace poco más de un año en nuestro blog, ya que este jueves pasado (dia 21), la realizamos nuevamente tal y como está descrita, salvo con alguna que otra variante, todas ellas, afortunadas para el caminante.

Los puntos positivos del itinerario y que no cumplian hace un año son:

- El Camino de La Tuberia se encuentra parcialmente señalizado con mojones grandes, cosa que en tiempo pasado no estaba indicado ni siquiera por donde se tenia que tomar el acceso. En breve, estos mojones serán pintados con reflectante blanco.

- Se han habilitado dentro del Parque de Tamadaba más flechas de madera orientativas para tomar las distintas pistas que tiene la reserva. Aún carecen del código nacional de colores, aunque algo es algo. Esperemos que en breve se homologue este código dentro del parque y demás reservas de la isla, como Inagua, Altavista, Guguy, etc.. Seria de enorme ayuda.




- Los accesos a los Roques de Tamadaba siguen sin señalizar, pero las cabras salvajes que allí habitan han abierto nuevas vias aéreas que fascinarian a los más osados. Solo para gente sin vértigo, ya que de los 3 andenes a escoger, dos estan muy expuestos al risco.

- La bajada final por la ladera del Bco. de Agaete también ha sido ligera y parcialmente amojonada, aunque cierto es que todavia conduce a errores, ya que los mojones se encuentran localizados en varios cruces de caminos y pueden despistar. Se intentará corregir esto.

De todas formas, un sendero que antes permanecia oculto e inadvertido, hoy puede tomarse en una senda bastante emocionante dado el desnivel.

- La bajada final sigue estando muy expuesta, aunque la escasez de vegetación, debido a la falta de lluvia, han propiciado que la tierra no se abra.

Aunque sigue siendo un itinerario técnico, está mucho mejor transitable que hace un año.

Que lo disfruten..

------------------------------------------------

En la estribación norte del Macizo de Tamadaba, paralelo al Camino de Los Romeros en su cota más alta e inicial, nace el "Sendero o Camino de La Tuberia", denominado asi por trasvasar las aguas de las presas del interior del parque, hacia las terrazas y fincas del Valle de Agaete.

Aunque no se trate de una via definida, la forma en la que se ha descolgado de los riscos superiores, le dan la apariencia de un camino de herradura, pero de complicado tránsito.

Es un atajo al tradicional "Camino de La Rama", pero mucho más exigente y vertiginoso, pegándose al repecho de un morro afilado y alto, por cuyo lateral, se desrisca la senda en forma de pronunciado embudo; ancho en su parte inicial, para ir estrechándose rápidamente a medida que cae por un desnivel de más de 100 metros.

Esta variante al camino habitual no tiene sendero propiamente trazado, aunque se pueden observar en varios tramos, las pisadas frecuentes de cabras salvajes y algún que otro mojón disperso de algunos senderistas ávidos de transitar por terrenos muy escarpados.
No obstante, la referencia la dá la tuberia que recorre la empinada cañada, junto al zigzagüeante sendero de Los Romeros, que queda próximo, por su lado occidental.

Existen varios puntos de garrapateo, por piedra tosca y de fácil ascensión, aunque en ciertos tramos, éstas se encuentran sueltas, debido a la constante caida de rocas desde lo alto del morro, que al estar sobre la vertical del macizo, se desmorona en grandes lajas.

El camino no se encuentra en muy buen estado, debido a las características altamente escarpadas que presenta la zona, junto al poco uso que tiene por parte de los caminantes, aunque si se vá con alguien que conozca los puntos de referencia, no hay problema, salvo que el inconveniente sea la aprensión a la altura.

Aunque no se trata de una senda aérea propiamente dicha, el poderoso desnivel puede impresionar.

Desde esta variante salen dos ramales, en forma de andenes naturales, hacia los vecinos roques de La Rajá y La Quesá, muy aéreos y con exposiciones imponentes hacia las grandes rampas que descienden desde la cima del macizo hasta los pies del mismo, en un vacio que a veces supera los 400 metros en la vertical.

El último roque, La Agujereá, no puede ser visitado desde aqui, dado que se encuentra separado de los dos primeros por una fuga muy ancha y vertical que se precipita por uno de los costados del roque y cuya espectacular "grieta" puede ser vista desde la carretera que se dirige a San Pedro del Valle.

Más allá de la Agujereá, tras rebasar la cadena de caideros insuperables que caen hacia Vecindad de Enfrente, la zona intransitable por excelencia del macizo, se llega a un gigantesco escalón natural, de más de 80 metros de alto, muy cerca de la cabecera del Barranco de Agaete, con las lindes de Tamadaba rozándo su flanco derecho.

Aqui los riscos se suavizan, aunque no pierden inclinación y en cierto punto, sale un senderito en precario estado, que bordea una esquina, sobre el "gran caidero" y llega a la Presa de Los Pérez.
Esta ruta, que hice hace muchos años y de la cual no me acordaba, la efectuamos ayer sábado tres compañeros, tras la cancelación de la Caminata a Guguy propuesta para ese dia, por motivos de la ola de calor de esta semana y aprovechando que venia el amigo Nazaret, que siempre hace ver un "camino" allá donde no lo hay..



-------------------------------------------


Para acceder al Camino de la Tuberia, se debe subir el Camino de Los Romeros, pasando la Era de Berbique (evitando tomar el desvio hacia el Lomo del Manco, por el "Caminillo Viejo de Tamadaba") hasta llegar al cauce del Barranquillo de Los Romeros, donde unas piedras de gran tamaño en su cauce, indican que se debe abandonar el sendero principal e iniciar el ascenso por unos pequeños caiderillos y llegar asi a la angosta y pétrea cañada por donde discurre la senda.

Existe un mojón indicativo, aunque la gran cantidad de piedras sueltas en esta zona, lo pueden hacer pasar inadvertido.En su inicio más bajo, las grandes piedras incomodan el tránsito, pues hay que ir saltando de una a otra hasta llegar a la base occidental del morro, donde aparece un pequeño desfiladero con apariencia de un "rio de piedras" que se desrisca desde lo alto del macizo. A pesar de no haber sendero, la forma de este corrimiento vá conduciendo sin pérdida hasta el pinar.




En amarillo se destaca el serpenteante Camino de La Tuberia, semejante a un "rio de piedras" que se desrisca desde uno de los laterales del morro que lo resguarda. La subida es emocionante superando un desnivel muy acusado. En verde se destacan el andén inferior y superior que se dirigen a los Roques de La Rajá y Quesá, muy transitados por muflones. En rojo aparece el tercer andén, que al llegar a la arista occidental del morro (esquina), se corta bruscamente debido a un corrimiento natural del risco.


Lo bueno que tiene es que la piedra no está pulida, es tosca y porosa, por lo que si no está húmeda, no es resbaladiza en absoluto.

Durante la subida, aparecen a la izquierda (norte) los andenes que se dirigen hacia La Rajá primeramente y La Quesá.

Encima del andén superior, existen unas cuevas donde pueden verse algunos muflones.
Aunque solo hay dos andenes, puede verse en la zona más alta del morro los restos de un tercer andén, pero que ha caido en parte debido a la erosión y por tanto es posible que no conduzca a zona segura, aunque algunos compañero se acercaron a la esquina que hace la via antes de desaparecer hacia el norte, yo preferí no arriesgarme. Este último es mucho más aéreo que sus inferiores.


Los andenes llegan a los roques a través de pasos muy aéreos y vertiginosos. Un pastor del valle, que andaba por Berbique (Joaquin), nos dijo que cuando era niño (ahora cuenta con 71 años y aún sube el Camino de Los Romeros como si nada..), los andenes se encontraban en mejor estado y se podia acceder sin tanto riesgo a los roques, cosa que en la actualidad hay que pensarse dos veces. La fuga que separa el canalizo de La Agujereá es tan prominente que se vé con nitidez desde la carretera que vá a San Pedro y Berrazales.

La parte final del Camino de La Tuberia, se "mete" bajo la cabecera de una pequeña barranquera, circundada por altas paredes que sostienen los primeros pinos que nacen al borde de las cumbres del macizo.Si se mira hacia atrás desde este punto, no podrá verse la totalidad de la senda por donde hemos subido, debido a su impresionante desnivel, pero si las espectaculares panorámicas hacia la Montaña y Era de Berbique, unos 400 metros por debajo.

Cabe destacar que como ocurre también en el primer tramo del camino, en el último se ha de saltar de piedra en piedra, con el inconveniente de la inclinación muy acusada del terreno en la cabecera de la barranquera.

Tras sortear este último paso, se llega al pinar, donde se sigue una pista al oeste, que conduce al Camino Real de San Pedro (Nº 7) y se llega a la zona de barbacoas de los Llanos de La Mimbre, en las lindes del parque con la carretera que vá hacia Artenara.


Se toma el asfalto hasta llegar a la Degollada del Humo, donde aparece el cartel indicativo de descenso hacia El Hornillo y El Sao.

Se baja hasta llegar a la primera bifurcación del camino principal, hoy bien señalizada con un letrero que pone "Agaete" y se toma, evitando seguir el camino habitual hacia la Presa de Los Pérez (derecha).


Los primeros 40 minutos de descenso a través del pinar y por magnífica senda, no tienen pérdida, zigzagüeando por la estribación norte del macizo y con vistas hacia las grandes mesetas sostenidas por los inmensos paredones verticales del margen izquierdo del Barranco de Agaete, justo frente al macizo.

Sin embargo, al llegar a cierto punto, el camino que hasta ahora habia sido ancho y de desnivel imperceptible, se estrecha, tuerce a la derecha (dirección cumbre) y se hace aéreo; hemos llegado a un antiguo andén que comunicaba antaño con la Presa de Los Pérez.

Como esta via está inutilizada desde tiempos remotos, hay tramos desaparecidos por la vegetación, colapsados por el desgaste del risco o simplemente derruidos.

Es la parte más exigente del recorrido, pues la senda serpentea por los repechos expuestos a caidas vertiginosas de más de 100 metros en la vertical.

Hace un fabuloso descenso, tras sortear una arista del laderón por donde discurre y que recuerda mucho al del Barranco de Siberio cuando se viene del Barranco del Cofre y en zig-zag desemboca en una via de tierra, deteriorada, que enfila rumbo al murallón de contención de la presa, a cota inferior, ya que este sendero finaliza en el fondo del barranco, bajo el dique contenedor.




En blanco se destaca el zigzagüeante camino que desciende sinuoso la desnivelada ladera del Barranco de Agaete, hasta llegar a un terraplén donde sale una via en pésimo estado que conduce al fondo del barranco, bajo el murallón de contención de la Presa de Los Pérez. Esta parte del itinerario es muy exigente.

Aunque la bajada en este tramo se realiza perfectamente en unos 20 minutos, las constantes exposiciones hacia los riscos más bajos de este sector de Tamadaba, por un caminito muy estrecho y altamente aéreo, hace que se descargue adrenalina en cada paso. Desde luego, no aconsejado a personas aprensivas a las alturas y que desconozcan la zona.

Una vez cerca del muro de Los Pérez, se asciende por garrapateo hasta el y se sigue el camino habitual hacia El Hornillo y El Sao.

9 comentarios:

nazaret dijo...

q gracioso te ha quedao eso d ver un camino alla donde no lo hay...jejeje......
Esos son los mejores ya q los pisas tu,yo y pocos mas,no la marabunta d siempre.Son zonas privilegiadas para los q sabemos respetar el entorno y no modificarlo para nuestro beneficio.Asi como esta se queda.
Bss wapa.

Ricardo León dijo...

Hola Tania.
Muchísimas gracias por la descripción de la ruta.Estoy totalmente de acuerdo contigo con respecto al último tramo, ya que es el único que conocia devido a que un dia habia oido hablar del mismo y fuimos en busca de ello, haciendolo de subida y bajada.
La verdad que lo de descargar adrenalina se queda corto,pero valió la pena,
Sencillamente espectacular.

Juanillo dijo...

Excelente crónica, da gusto recorrer imaginariamente el sendero con el texto. Un saludo

Tania dijo...

Hola Naza.. y yo encantada de pisar allá donde me lleves...
Besitos mi niño y buen viaje!.

Hola Ricardo. Tiene mérito subir por ese laderón, ya que bajarlo resultó muy complicado y el bordeo de la arista ya ni te cuento. Saludos.

Juanillo, cuanto tiempo.. muchas gracias por tus palabras.. me alegra saber nuevamente de ti, saluditos.

El Revolucionario dijo...

Hola Tania soy un senderista mas de esta isla. Darte las felicidades por como describes tus caminos pues al leer parece como si estuvieras en el lugar. Despues preguntarte una duda sobre tu maravillosa expocision de la ruta y es que en ella nombras algo sobre muflones y yo creo que si son esa especie animal (Cabra montesa) que a todos nos viene a la cabeza, yo creo y me atrevo a afirmar que en Gran Canaria no existen. Corrigueme si me equivoco sin mas sigue asi que eres la mejor.

Tania dijo...

Hola.

Aunque claramente no sean los muflones europeos, si que existen en los riscos de Tamadaba y sobre todo en Guguy, una variedad de muflón que surge del cruce de este con una cabra salvaje de las que si abundan en esta tierra.
Según me han comentado, es más pequeño que el muflón europeo pero posee la misma cornamenta.

Amigos pastores del Albercón y Los Espinos (La Aldea), que hacen sueltas de ganado cada cierto tiempo en la zona de Tifaracal, me han comentado que han visto este tipo de muflones (ellos lo llaman por otro nombre pero me han dicho que viene del cruce con muflones de la peninsula) por las zonas altas de Vigaroy y que incluso han llegado a ver una cria.

En 2002 o 2003, no recuerdo bien, se encontraron restos óseos de uno de estos animales, con su fabulosa cornamenta, en los riscos entre Los Cedros y Pajaritos, en Guguy.

Un saludo y gracias.

nazaret dijo...

si q los hay pero en numero muy reducido.Yo vi un ejemplar en tamadaba hace años,un dia con mucha niebla y viniendo dl canal d guayedra a la mareta dl barranco oscuro y en la pared dl faneque habia uno precioso mirando al mar.Flipe con esa imagen 0_0

Anónimo dijo...

Muchas gracias por la informacion Tania, espero ser un privilegiado de entre esas personas que puedan verlo algun dia. Gracias a ti hoy he aprendido algo que ignoraba. MUCHIIIIIIIIIIIIIIISIMAS GRACIAS:

Pedro vega dijo...

Hola Tania,hola amigos,yo no soy senderista,pero si naci en el Valle de Agaete y lo que comentas es verdad todo meno que hay muflones,son cabras que se crian en los riscos y la variedad viene que son de diferentes padres,simplemente son cabras,recuerdo la primera vez que mi padre me llevó caminando del valle a Tamadawa,tenia 4 añitos y fuimos de caceria,el camino de la tuveria creo k lo he subido mas de 500 veces,ademas soy un ro0mero de la rama del valle,y cada vez que subiamos era como vivir una pelicula,era fantastico,nos prohibian entrar en Tamadawa antes de las 8 de la mañana para recioger nuestra rama,me encanta tu comentario,saludos.