viernes, 12 de marzo de 2010

Mesa del Junquillo: variantes, Tramos 3 y 4

Sin duda, una de las rutas más espectaculares que se ofrecen dentro del gran Barranco de Tejeda - La Aldea, es la de la Mesa del Junquillo, la formación rocosa que se levanta entre este barranco y el de Siberio y cuya aplanada cima se encuentra sustentada por cuatro grandes laderones, que curiosamente están orientados hacia los cuatro puntos cardinales, aunque de forma irregular.

Continuar leyendo...
Aunque cuenta con un circuito original que recorre sus cuatro caras a nivel inferior respecto a la cima, existe una variante que sube a la cumbre, a nivel superior, sin rodear apenas su ladera norte, la más escarpada y con caidas que rondan los casi 500 metros en la vertical, hacia la Presa del Parralillo, circunstancia que si ofrece el sendero tradicional a nivel inferior.

El único inconveniente es que si se hace esta última alternativa, habrá que sortear varios tramos por asfalto, hasta llegar a la Degollada de Cortés.

La ruta a la Mesa del Junquillo ofrece unas vistas increibles del Cañón del Juncal - Taiguy, gran parte de la Caldera de Tejeda y panorámicas de los Macizos de Altavista al norte y La Inagua al sur, que la encierran en el Barranco de La Aldea. La sucesión de barranquillos tributarios al de Siberio, los conocidos como Barrancos Occidentales de Inagua (Cofre, Lina, Lomo de San Mateo, etc..) abiertos en abanico, es espectacular. Estos barrancos reciben ese nombre ya que desaguan en la estribación oeste de la reserva.

A su vez, esta impresionante ruta requiere de una forma y resistencia física aceptable, ya que los contínuos ascensos son muy pronunciados (Tramos 2 y 3) y en ocasiones el sendero se adentra en zonas muy áridas de gran superficie (Tramo 1) encerradas entre las laderas del barranco. Este tramo es el más largo, debiéndose emplear para recorrerlo como mínimo hora y media aproximada de andadura, según velocidad de pateo.

Aunque parezca lo contrario, todo ese área es de gran belleza, al vislumbrarse de frente las espectaculares formaciones rocosas del Cañón de Taiguy, custiodadas por el Roque Palmés y el Roque Mulato.

Es constante la subida por empinadas cañadas y por terrenos de tosca (subida final a la escalonada cima), asi como el garrapateo.

El único descenso se identifica con el Tramo 4, expuesto hacia los grandes caideros que se desploman por su banda norte y oeste respectivamente, siendo ésta, la parte del itinerario más delicada y a su vez emocionante.

Para realizar el Tramo 4 (bajada desde la cima) se requiere del descenso por una rampa de tosca que vertiginosa se precipita hacia los poderosos riscos verticales que sostienen a la mesa por esta vertiente; se llega asi a un pequeño andén y se bordea hacia el oeste, hasta llegar a los caideros de esta banda, que son descendidos por garrapateo a través de empinadas pendientes de tosca y concluir asi en el sendero situado a nivel inferior, el tradicional utilizado para bordear la mesa sin subir a la meseta cimera.

Hace año y medio aproximadamente, el andén anteriormente citado se desplomó en parte y el camino quedó desconectado, debiéndose sortear por garrapateo hacia el tramo que quedó intacto (no aconsejado a personas sensibles a las grandes alturas, ya que la exposición al vacio es inmediata).

Tras las lluvias del pasado mes de febrero, el Tramo 3, que enlaza la Degollada de Cortés con la meseta, tambié se dañó debido a las numerosas escorrentias que se formaron al bajar el agua precipitadamente desde la cima del Junquillo hacia el cauce de Siberio.

Hace un par de semanas, se ha vuelto a rehabilitar este tramo, aunque es posible que se necesite de varios meses de "pisadas" para que el camino vuleva a asentarse en su lugar original; actualmente, se deben realizar algunas variantes que enlazan, ascendiendo levemente o descendiendo e ir conectando la senda hasta llegar a la subida al andén que enlaza con la rampa de tosca que sube a la cima del Junquillo.

Es una buena noticia, ya que muchos compañeros me habian comentado su intención de subir por primera vez y se encontraron con el sendero difuso en el tercer tramo.
Al ser una ruta que habitualmente no es muy frecuentada, si se vá por primera vez puede despistar fácilmente.

Por otro lado, la caida del andén del Tramo 4 no ha experimentado más derrumbes y permanece tal y como se narra a principios de texto; tras llegar a la punta más occidental de la Mesa, se toma la evidente rampa rocosa que se desvia al norte y se sigue su cauce natural hasta llegar a una ligera desviación; no se tomará, pues conduce sin salida a unas cuevas situadas más al norte junto a un pequeño cenobio aborigen.

En esta ocasión, se nos aparecerá el inicio del andén que sigue rumbo oeste. Tampoco se toma, pues a mitad de camino está derruido con una imponente exposición al abismo, unos 400 metros por debajo y coronado por la majestuosa Montaña de Altavista.

Para continuar, se caminará a nivel superior al andén, paralelo a el hasta sortear por encima la zona colapsada y llegar al otro extremo, al cual se bajará por garrapateo en la tosca (fácil pero con mucha precaución) y finalizar asi en la otra punta.

Después se iniciará el descenso por la cara oeste (caideros) por garrapateo (en ciertos tramos con desnivel acusado), sorteando varios escalones naturales hasta llegar al camino.
Es muy fácil desorientarse en este último tramo, ya que el sendero no es visible desde los caideros y dá la sensación de que éstos están expuestos hacia los riscos. De ahí la importancia de hacer esta variante con alguien que conozca la zona.

De todas formas, cuando se bajan la gran mayoria de los caideros, es evidente que el terreno comienza a perder inclinación y como por arte de magia aparece la senda, bien trazada que se dirige a la inmediata Casa del Junquillo (suroeste).

Es posible que esta caminata se proponga para el mes de mayo, cuando la tierra esté más seca y el Tramo 3 se haya recuperado.

Es tremendamente emocionante.



ROJO: El Tramo 1 es el más largo de la circular. Consta de casi 8 kilómetros que recorren la banda sur de la Mesa, desde el inicio en la Cañada de Siberio hasta el fondo del barranco y arranque del Tramo 2, no visible en la foto. Esta parte se caracteriza por ascensos suaves y llaneos y el posterior descenso al cauce de Siberio, empleándose un total de casi 2 horas de recorrido.

VERDE: El Tramo 3 se inicia en la Degollada de Cortés y recorre parte del Tramo 1 pero a nivel superior, hasta llegar a un andén al que habrá que garrapatear y subir posteriormente una rampa de tosca para ascender a la cima. Durante la subida y como referencia, se dejará a la derecha una cueva en forma de media luna muy bonita.

AMARILLO: El vertiginoso descenso por los caideros del Tramo 4, que solo se vé en parte, dejando la zona más espectacular oculta en la foto hacia la cara norte.

Más detalles de la ruta

1 comentario:

Anónimo dijo...

wow!!!!!!!!!!!!!!! ya se van hechando de menos pateillos de este kalibre