miércoles, 3 de febrero de 2010

Rebosan las tres grandes presas de La Aldea

Qué gran alegria supone escribir una entrada como ésta: las tres grandes presas de La Aldea de San Nicolás, Parralillo en primer término bajando desde el Carrizal de Tejeda a La Aldea; Siberio, escondida y encajonada entre los escarpes del Barranco del Juncal-Siberio y la del Caidero de La Niña, la última y ubicada en el gran Barranco de La Aldea, están rebosando desde últimas horas de anoche.

La primera en hacerlo ha sido la de Siberio, cuya capacidad máxima ha sido desbordada después de que las grandes escorrentias que bajan desde el Juncal de Tejeda y los tributarios del Barranco de Siberio (Barranco del Cofre, Sao, etc..), llenaran el embalse hasta su límite e hiciera rebosarlo, desaguando hacia la Presa del Caidero de La Niña, situada unos 200 metros por debajo.

Según cuentan algunos que han tenido la suerte de subir desde La Aldea entre ayer y hoy, el Barranco de Vigaroy, uno de los más bellos de Tejeda y situado en los límites municipales de este municipio y de La Aldea, lleva un importantísimo caudal de agua, circunstancia que se vé favorecida porque todos sus afluentes, aquellos que vienen de la banda suroeste de La Inagua o de la cresta que separa este Barranco de los occidentales de la reserva (Lomo de San Mateo y Lina), están canalizando gran cantidad de agua hacia el lecho del barranco principal.

Continuar leyendo...

Obviamente, todas sus pocetas están llenas y los saltos y caideros ofrecen un espectáculo sublime.

La Presa del Caidero de La Niña, parece ser, ha empezado a rebosar hace pocas horas, vertiendo sus aguas al Barranco de La Aldea, que parece un rio dado su enorme caudal; tanto de la vertiente de Acusa - Altavista y Tifaracal como la de Pajonales, La Inagua - Pino Gordo y zona central, todos los barrancos que desembocan en el de Tejeda - La Aldea se encuentran actualmente corriendo.

Según palabras textuales de un compañero de La Aldea, la cola de este embalse ha llegado muy atrás, como hacia lo menos 10 años que no se veia y parece un gran lago en mitad de las montañas.

A la Presa del Parralillo le quedan pocos metros para que comience a desaguar también, motivo que no se repetía desde hacia muchos años atrás.

Junto con las lluvias de diciembre y éstas última de la famosa borrasca, los aldeanos tienen ya agua embalsada para unos cuantos años y las laderas y riscos del bello municipio del oeste, ya no presentan su característica tonalidad ocre, sino que lucen verdes refulgentes, donde corre el agua por doquier en sus barrancos y caideros.

Otro barranco que se ha visto muy favorecido es el de Pino Gordo, cuyas famosas charcas se hallan en contínuo suministro de agua.

Cabe advertir, que el Túnel-Canal de Siberio-Pino Gordo, se halla con un flujo muy grande de agua, por lo que se debe tener precaución a la hora de transitarlo estos dias, asi como algunos puntos de varias rutas que presentan varias escorrentias como son la subida a La Inagua por Vigaroy (por Montaña de La Tosca), la bajada a Pino Gordo desde Garabateras y por el Lomo del Arrastradero (Los Peñones), el andén de la Montaña de Las Monjas, la zona baja de Tifaracal y nuevamente el Andén de Tasarte, aunque hasta hoy no se ha notificado de nuevos desprendimientos en esta úlima zona.

2 comentarios:

nazaret dijo...

no veas como corren 0_0 de alucine!

Juan dijo...

Tania

Gracias por hacernos llegar tan maravillosa noticia.

Con esto cayó la lotería en La Aldea.

Un abrazo.

Juan Antonio