lunes, 14 de mayo de 2012

Prohibido el paso.. ¿apropiación indebida?

A colación de una denuncia interpuesta por un conocido grupo de senderismo del sur de Gran Canaria, al encontrarse una via en Tamadaba, que desde siempre ha sido de tránsito público hasta hace poco (actualmente ha sido vallada a la antigua usanza utilizando troncos cortados de pino) y por las quejas manifestadas por un colectivo de Santa Brígida, al parecer por desórdenes del tipo "auto-adjudicatorio" sin más en el Barranco de Las Goteras, recordamos varios puntos de la isla que han sido sometidos a la acción del hombre, aprovechando que parte de sus parcelas se hallan cerca de las lindes de un barranco o zona de pinar y por ello se adjudican ilícitamente todo el terreno, cercando vias y cerrando caminos que son de uso totalmente público.

La zona de Tamadaba que ha sido "auto-adjudicada" se halla en una variante del camino que sube desde la Presa de Los Pérez a la Degollada del Humo. Ya ha sido denunciado a la administración pertinente por parte de este grupo senderista.

La lástima es que no solo esa zona ha sucumbido a ala avaricia de ciertos personajes que se creen los amos de la montaña con derecho a todo.

El post actualizado fué publicado hace poco más de dos años en nuestro blog. Hasta la fecha, en ninguno de los casos presentados, ha habido solución por parte de la administración competente y dichos caminos de uso público, siguen estando bajo la "adjudicación" ilegal del propietario/os de las fincas colindantes.



En algunos casos, aunque increible lo parezca, si..

Como entrada externa al post publicado anteriormente sobre la sección de denuncias, a su vez publicaré ésta, que aunque no se trate especialmente de una acusación por mal estado de una zona o deterioro de senderos (se podrian publicar muchos post con referencia a ciertas zonas "protegidas" que actualmente se encuentran en un estado pésimo y desastroso de conservación), si manifestar mi malestar y el de algunos compañeros de ruta, respecto a un tema que aunque parezca una cuestión sin solución, existe cada vez más sobre nuestros caminos:

¿Qué se supone que debe de hacerse en caso de que un camino, el cual ha sido transitado sin problemas desde siempre, actualmente se halla dentro de los límites de una finca, terraza o parcela privada y cuyo propietario, a sabiendas que el sendero es de uso público y ha estado ahí desde antaño, prohíbe su acceso, adjudicándose en algunos casos, zonas comunes para disfrute de senderistas como suyas propias?

Cuando te encuentras de bruces con un cartelito como el que reza a comienzo de lectura, por un camino que ya has transitado en más de una ocasión y sabes perfectamente que no es privado, sientes una impotencia tremenda, sobre todo, cuando el sujeto "supuesto propietario de todo el área", te invita a abandonar "sus terrenos" de forma grotesca, insultante y en muchas ocasiones con amenazas incluidas.

Francamente, no creo que el hecho de que tener una finca en mitad de un barranco o entre las lindes de una zona de pinar, no signifique que el propietario tenga derecho a adueñarse de sectores públicos, como en muchas ocasiones se ha llegado a presenciar, aunque a través de ellos, pase un sendero local que hasta entonces habia podido ser transitado.

No es la primera vez que la orografia escarpada de un barranco o los limites entre macizos donde se encuentran bancales, terrazas o cortijos, "ayuda" en cierto modo a que el dueño de los terrenos, en muchos casos, se apropie de forma indebida de unas cuántas hectáreas de más, dándole la menor importancia a si un camino público atraviesa ese sector y prohibiendo ilícitamente, el tránsito de caminantes por la zona, aún sabiendo que la via de acceso a una determinada ruta, es de paso obligatorio por ese lugar.

Aunque he visto estas peculiaridades en más de una ocasión, existen evidentes signos de apropiación indebida de terrenos, en ciertas zonas próximas a una circular por Tirma y otra por el sector de Tejeda - Pajonales.

En ambos casos, el sendero que forma parte de un itinerario común para disfrute de senderistas, pasa dentro de la divisoria entre un emplazamiento público y otro privado:

* En el primer caso (no detallaré la zona exacta ya que no quisiera tener problemas directos) en un determinado sector de una ruta circular colindante a Tirma, hasta hace unos 2 años, el camino que bordea una importante montaña podia ser transitado sin problemas.

Justamente, en la demarcación entre este camino y la montaña, existe una pequeña finca, cuyo propietario, sin más explicaciones, ha vallado la parte más importante de la senda, que une una pista primaria con el sendero que se dirige a la montaña, impidiendo el acceso, de forma ilegal a una gran parte de la via.

Aunque se ha intentado hablar con este sujeto en varias ocasiones, te echa de alli de muy malos modales y ni de broma abre la valla metálica que ha colocado para extender su propiedad aunque dentro de ella haya quedado la mitad del camino.

Actualmente, para conectar la pista primaria con el tramo de sendero que queda más allá de la finca, se ha de tomar un desvio, bastante aéreo y algo peligroso por lo resbaladizo del terreno, que a modo de andén, atraviesa la "zona prohibida", a unos 20 metros de altura sobre el camino original.

Tras preguntarle a varios vecinos de un pago cercano, los que suelen ir de caza por el sector de Tirma, me han comentado que el cierre es indebido, ya que no puede obstaculizar un camino público y que es de uso obligatorio para realizar ese itinerario, al no haber más alternativas posibles.

Ahora mismo, es un asunto perdido..

* El segundo caso es muy similar al anterior; en una conocida zona del sector Pajonales, un camino único, pasa por dentro de una finca.

En esta ocasión, el tema es un poco más lioso: dentro de la propiedad privada, existen puntos de uso público, entre ellos partes del trazado de un sendero que, al ser único que va hacia un determinado destino, es de obligado acceso para los senderistas, ya que no hay más variables para escoger.

La finca se halla en el interior de un barranquillo escarpado, tributario de un barranco principal de Tejeda. Pues bien, el dueño, prohíbe terminantemente el paso de cualquier persona "ajena" a la finca en la totalidad del barranco, a sabiendas que dentro de esos límites, hay zonas públicas que no pertenecen a su propiedad.

Si por casualidad te encuentras con este sujeto en mitad del barranco, como me ha pasado a mi, te amenaza directamente con soltar a sus perros y no contento con eso, te "invita" a retroceder y a salir de "sus propiedades", por lo que en ese caso, se ha de hacer un bordeo totalmente innecesario por una tramo de la ruta que no tiene camino y que se ha de hacer improvisadamente para no tener que transitar por esta otra "zona prohibida".

Casualmente, un operario del campo fué quien me comentó que dentro de esa parcela hay zonas del camino que son públicos y que esta persona no tiene ningún derecho a prohibir el acceso en todo el área en su conjunto.

No se ha sabido o no se ha querido delimitar debidamente los puntos restringidos con los de uso común y en este caso, se ha optado por impedir a cal y canto todo tránsito de caminantes en todo el barranco. Increible pero cierto..

Actualmente, se puede pasar por aqui siempre y cuando el propietario no se halle en los alrededores de la parcela en cuestión o en su defecto, no es la primera vez que deja perros sueltos para ahuyentar a los "intrusos".

En caso contrario, se ha de realizar esta parte del recorrido de forma improvisada, ya que, como en el caso anterior, este sujeto también tiene muy malas pulgas y te echa de alli de malas formas.

Otro asunto perdido..

Los que conocen bien estos sectores, sabrán bien cuales son los puntos concretos que he nombrado, aunque he preferido no dar localizaciones exactas, puesto que estas personas me han visto en varias ocasiones y no quisiera tener problemas directos con ellos.

Y asi muchas zonas de la isla, algunas que lindan incluso con reservas naturales y que naturalmente el denunciarlo públicamente no servirá absolutamente para nada. Total, estos son parajes son ajenos a la civilización y han sido dejados a su suerte, para que otros hagan y deshagan como mejor crean conveniente, sin respetar el suo público y las demarcaciones comunes.

Hay quienes usan carteles amenazantes con perros salvajes, que aunque en su mayoria mienten, si que algunos tienen algunos canes sueltos con miradas nada amigables, otros cambian los mojones de lugar para desviar a los caminantes, váyase a saber con qué propósito, nada bueno, seguro y hay hasta quienes señalan caminos falsos o inexistentes, con los riesgos que ello supone para los senderistas que transitan una zona poco conocida.


De hecho, se han llegado a ver carteles indicativos de caminos que en realidad no conducen a ninguna parte.

7 comentarios:

Javier ™ dijo...

Si lo hacen seguramente es porque hay "amigo" que hace la vista gorda.

Quizás sería bueno pasarse por esas zonas vídeo en mano... aunque como tú dices, por no buscarse problemas...

Marianne dijo...

Hola!

Sé de al menos un caso de un propietario que tenía una disputa por el paso de un camino con el Ayuntamiento (Teror, en ese caso). Así que vale la pena acercarse a preguntar, o llamar al Ayuntamiento, o llamar a Medio Ambiente.

Pero luego también hay que tener en cuenta que hay muchos caminos privados. Y el hecho de que hayan estado abiertos los últimos 30 años no implica, que yo sepa, que no se puedan cerrar.
También hay mucho abusón que considera que todo lo no vallado es público y recoge por uno las castañas, nueces, etc que pertenecen a sus propietarios. E incluso se pueden montar una merendola o una tertulia en el patio de cueva o casa ajena dejando allí los restos de la actividad... Así que entiendo algo a quien se calienta por estos temas...

Tania dijo...

Exactamente Marianne, como tu bien comentas, hay quienes se quejan y con razón porque la gente pasa por sus propiedades sin respetar nada de lo que ven.

Pero en estos dos casos, de seguro que ambos caminos no son privados, sino que ellos los han hecho privados, restringiendo los accesos sin ningún tipo de permiso.

Y lo sé de buena fuente, porque el operario al que hice mención en el texto trabaja en una zona forestal próxima de Pajonales.

Que no quepa la menor duda, que si el camino pasa por el interior de un terreno, en el cual haya que "pisar" la finca, plantaciones, huertos, etc.. seria la primera en dar la razón a su dueño/a respecto al cierre del camino, pero no creo que pueda hacerlo con una via de itinerario público, que al fin y al cabo de eso se trata, de un camino común.

Hay gente muy mala por esos mundos y a los que le importa un pito si tienes que retroceder y hacer una senda por intuición por zonas no transitables porque no existe otra variante trazada, con tal de que no te "metas en su sendero", que repito, en los casos anteriores son públicos.

Montse dijo...

Es increible... me molesta incluso el hecho de que están alterando un entorno natural,(que no les corresponde su uso y disfrute como dice el articulo!). Lo peor es el aplatanamiento de la autoridad competente, ya que estos son pequeños gestos que alteran la conservación y la gestión de zonas protegidas.

Un saludo a todos

Tania dijo...

Hola.

Tras los comentarios vertidos hacia este tema, por via mail al correo del blog (Senderistasgrancanaria@gmail.com), sobre que deberia denunciarse el cierre ilegal de los caminos reales, notificar que en los dos casos citados en la entrada, no son caminos reales (los caminos reales son aquellos que desde antaño se utilizaban para unir varios municipios y que se encuentran actualmente catalogados en la red de senderos del cabildo, totalmente protegidos de cualquier acción destructiva), sino de senderos locales que desde siempre se han utilizado como parte de una determinada ruta, pero que no se encuentran catalogados como caminos reales, aunque en uno de los casos si pasa junto a uno bastante importante, aunque esta circunstancia no le afecta en absoluto.

Un saludo.

nazaret dijo...

interesante reportaje,no lo habia visto
comparto en face ;-)

Anónimo dijo...

pufff... me ha costado demostrar que no soy un robot!

Hola todos, soy Gauthier, es posible que algunos de ustedes me conozcan, he visto alguna cara conocida en avatares.

Este tema me parece muy interesante. Me gustaría comentar que hoy he ido a caminar al arco del coronadero en el macizo de Amurga y la sorpresita ha sido el cartelito al principio de una de las pistas que permiten acceder al arco. De vuelta a casa me meto en la web del catastro y bueno el cartel parece estar en dominio público tatati, tatata, pero la cuestión no está allí.

La cuestión es que me parece que solamente una estrecha franja de los fondos de barrancos son públicos. El arco del coronadero por ejemplo se encuentra en la parcela 35020A013000190000EK y creo que tendrá dueño esta parcela (aunque no tenga cartelito). El Roque Nublo está en la parcela 35025A003003970000MB y me pregunto si esta parcela pertenece a un ente público, que no tiene porque. Tengo la sensación que algo se me escapa.

No estoy seguro pero creo que si está claro que en ciertas condiciones los dueños de parcelas pueden prohibir el paso y vallar su propiedad (lo cual requiere un proyecto y una autorización), en otras ocasiones no las pueden vallar e incluso tienen que respetar determinadas "servidumbres de paso".

Bueno, no estoy seguro eh... no sé como es eso exactamente. Si me prohiben ir a ver el arco del coronadero haré otra cosa, pero si alguién enterado de leyes nos puede ayudar en este tema se agradece.

Gracias y saludos.