lunes, 7 de diciembre de 2009

Ligera inestabilidad en la pasarela del Cañadón

El pasado mes de septiembre, un compañero senderista, Javier, asiduo a las caminatas en solitario que serpentean los Riscos de Tirajana, me comentó durante una jornada en la que participaba con un amigo suyo y la cual consistia en llegar a las grandes paredes verticales situadas bajo El Campanario, que la pasarela de madera que se halla anclada en mitad de este itinerario y que enlaza el sendero por el cañadón, en un tramo en el cual el risco se vino abajo hace algunos años y se llevó consigo un trozo del camino, tenia un ligero movimiento inestable, como de sutil vaivén, hacia el cauce del cañadón, circunstancia que no habia observado en otras ocasiones y que hasta hace poco no presentaba, al ser una estructura firmemente clavada en los peñascos.

Hace unos dias, me volvió a dar noticias de ello; esta vez, una pequeña fisura en el escarpe donde se encuentra enganchado uno de los soportes metálicos que sujetan la pasarela al risco, ha aparecido como consecuencia de pequeñas filtraciones de agua que han ido erosionando ligeramente el punto y hace que uno de los laterales del paso (en ascenso) ceda muy levemente al ser pisado.

Según el, cabe la posibilidad de que el anclaje metálico, algo oxidado, pueda desprenderse con el tiempo de la roca y hacer que una parte del tablón quede desenganchado.

Si bien es difícil que cediera totalmente esta estructura, dado su buen agarre al escarpe, la erosión de la piedra, junto al tránsito de caminantes que escogen, en su mayoria, pasar sobre ella, pueden agrietar aún más el punto de unión entre el anclaje y la piedra.

Me ha recomendado hacer pública esta eventualidad, ya que cada vez son más los senderistas que suben y bajan por el cañadón y utilizan este paso para salvar el derrumbe del sendero.

Aunque existe otro tramo a nivel superior, que por garrapateo cruza este punto conflictivo que bordea el escarpe rocoso, son muchas las personas que usan la pasarela, pues el tramo elevado resulta arriesgado si no se tiene experiencia en trepar o destrepar por una zona pétrea muy agreste y con un desnivel muy pronunciado.

No se pretende dar una magnitud desproporcionada a una cosa que puede ser pasada por alto y que quizás no tenga mayores consecuencias, pero si avisar a aquellos que hagan próximamente este itinerario del estado del paso en cuestión, ya que éste se halla en una zona del cañadón en la que el sendero no dá alternativas de ser sorteado por un atajo opcional, salvo superándolo por encima de la pasarela y que como se ha dicho anteriormente, es un tramo delicado para aquellos desconocedores de este recorrido y desaconsejado cuando está húmedo.

De todas formas, creo que dará parte de la situación a los que colocaron la pasarela y del ligero movimiento que ésta presenta.

Gracias Javier.

1 comentario:

ivan dijo...

he hecho esta ruta unas cuantas veces ya que me queda cerca porque vivo en santa lucia y digo que hay mas de un gancho suelto aunque al pasar no se note tanto.Yo suelo pasarla por debajo agarrandome a los tablones porque me da yuyo pasar por encima pero hace tiempo que se mueve un poco
un saludo a gines y a felix