lunes, 14 de noviembre de 2011

Ascenso a la Punta del Descojonado


A colación de la Ruta Larga de Guguy publicada la semana pasada y para interés de muchos que han preguntado sobre la zona en cuestión, se actualiza nuevamente este itinerario de acceso al Descojonado, publicado hace dos años.

-------------------------------------------------

Habian salido a pescar bajo los Riscos del Descojonado, un niño, su hermano mayor y su padre, naturales de Tasartico y como habian estado haciendo desde tiempos antaños. El Mar de Las Calmas ofrecia unas aguas apacibles y con un buen número de capturas.
Pero ese dia, el destino fatal estaba marcado para alguno de ellos.. ese dia, el risco los sepultó para siempre.

Un terrible derrumbe de la parte alta del acantilado, sumergió la pequeña embarcación marcando la fatalidad del hermano mayor y del padre, que fueron tragados junto a las toneladas de peñascos y tierra al fondo del océano.
El niño, milagrosamente logró escapar, lanzándose al agua cuando comenzaron a caer los primeros cascotes.

Después de la tragedia, el niño garrapateó como pudo, enterrando sus diminutas manos en los duros escarpes y ascendiendo un estrecho y vertical canalizo, logró subir hasta la cima del Descojonado, donde posteriormente descendió a la Playa del Asno, en la otra vertiente, a notificar el horrible y trágico suceso que horas antes habia costado la vida a su padre y a su hermano mayor..

-----------------------------------

Tasartico, el barrio aldeano situado entre San Nicolás y Tasarte, cuenta con un larguísimo historial de leyendas, historias ancestrales y tradiciones orales, una de las cuales, la anteriormente citada, es bien conocida entre los vecinos de este pequeño valle rodeado de escarpes.




La historia data del siglo XIX.

Ahora, dos compañeros de La Aldea, han intentado seguir el tramo que describió este pequeño en su frenética huida a través de vertiginosos precipicios que caen al mar sin dar oportunidad de dar un paso en falso.

La Punta del Descojonado es el acantilado más occidental de Gran Canaria (el oeste del oeste); forma una esquina natural que se interna en el mar en forma de paredón marino, limitándo la estribación suroeste del Macizo de Guguy y la noroeste del Macizo del Suroeste, aquél situado en la linea de montañas que separan los largos barrancos de Tasartico y Tasarte.

El Descojonado es el término de la cresta montañosa que baja desde Los Hogarzos hasta el mar, pasando por la Montaña de Las Vacas, Aguas Sabinas, Cebuche y Las Tabaibas y se derrumba sobre el Mar de Las Calmas, formando un alto escarpe de más de 450 metros con una característica forma triangular.


Vista aérea de la Punta del Descojonado (vertiente suroeste), con la barranquera que sirve de guia para su ascenso y que forma parte de la ladera occidental de la Montaña de Las Tabaibas

En su vertiente derecha (noroeste) se sitúan algunas caletas recónditas que desaparecen en la pleamar, antes de llegar por la costa hasta la Playa de Guguy Grande; la vertiente izquierda o suroeste, está delimitada por la Playa del Asno y los pequeños cantiles que separan ésta de la Playa de Tasarte.

Mientras que en la vertiente noroeste existen barranqueras colgadas que desembocan en el aire, pasos y vericuetos aéreos e intransitables y vertiginosos canalizos muy verticales que fisuran las grandes paredes marinas, la zona suroeste está marcada por un acantilado de retroceso, en forma de "escalón gigante", donde en su base se extiende parte de las Bajas del Asno y del Guincho y pequeñas plataformas costeras, con abundantes charcas de aguas color turquesa.

Subir a la Punta del Descojonado requiere el fuerte ascenso por una empinada cañada de más de 400 metros de cota, surcada por una sinuosa barranquera, la cual, servirá como orientación en la subida, que carece de sendero trazado.

Su nombre, un tanto "particular" deriva de una pequeña formación rocosa en el borde de la punta, que semeja un miembro viril en estado de erección.

En la imagen se aprecia la formación "fálica" que supuestamente ha dado nombre a la zona del Descojonado, junto con la otra comentada: Un miembro en erección sin testículos, según cuentan los más viejos del lugar. De fondo puede apreciarse una bellísima panorámica del Macizo de Guguy. (Foto cedida por Fernando, Asoc. Montymar)

Para dar una idea, es como subir la Cañada de Aguas Sabinas (el camino a Guguy) dos veces, debido en parte a que es mucho más vertical que esta primera, teniendose que sortear en ciertos tramos, algunos caideros de piedra pulida y con abundante tierra apiconada, que hacen el terreno muy resbaladizo.

La cara oeste de la piramidal Montaña de Las Tabaibas es el trazado a seguir para subir la enorme barranquera que baja desde la cima del Descojonado hasta el Barranco de Tasartico.
El inicio se sitúa cerca del Camping Villamar de Tasartico, muy cerca de la Playa del Asno, en la última barranquera observable a nuestra derecha (NO) (mirando a la costa).

Un invernadero de plásticos verdosos y un pequeño estanque lleno de maleza se pueden tomar como referencia.

No existen mojones, ni puntos señalizados, ni flechas.. la subida se hará intuitivamente siguiendo el cauce natural de la escorrentia por aquellos lugares que lo permitan y sean más fáciles de sortear.

Las zonas de garrapateo son numerosas; a medida que se asciende, la barranquera vá cobrando verticalidad, aunque nunca con un ángulo excesivamente escorado.
La dureza del terreno, tipica de características basálticas muy desgastadas y fuertemente erosionadas, hacen que la piedra se rompa con facilidad.

En cierto tramo hemos de abandonar el cauce de la escorrentía, para desviarnos a la izquierda (dirección al mar), pues esta se hace muy abrupta a medida que se asciende hacia la escarpada ladera occidental de Las Tabaibas.

Existen numerosas cuevas y solapones, sobre todo en las zonas más altas de la ladera, observándose desde aqui la fachada noroeste del Macizo del Suroeste y la desembocadura del Barranco de Tasartico en el Asno, unos 300 metros por debajo.

También se pueden ver los restos muy precarios de algunas gambuesas.


Solapón colgado del risco en la subida a la cima del Descojonado. Toda la zona se halla cubierta de cuevas sin suelo, rodeadas de formas tubulares volcánicas de gran belleza

La elevación de la cresta montañosa, que queda por encima de la escorrentia por donde subimos, impide la visualización de las montañas más emblemáticas, como Mogarenes, Lobas, Aguas Sabinas, etc..

Durante el ascenso, es posible asomarse al borde del acantilado, aunque dada la pendiente, no es aconsejable a personas suceptibles a padecer vértigo.

En poco más de dos horas, se llega a la cima del cantil, dejando a su paso rocas bermejas, toscas rojizas, coladas piroclásticas, pequeñas chimeneas colapsadas, túbulos volcánicos y alguna que otra tabaiba reseca como única flora existente. Al llegar, se visualiza en el acto la desconocida costa entre Guguy y El Asno, antigua zona de pesca, por donde los antiguos pobladores de Tasartico procedian a realizar sus labores marinas, a través de andenes estrechos, hoy desaparecidos por el retroceso y desgaste natural del acantilado.

Sin embargo, los canalizos, en especial aquel por donde supuestamente subió aquel niño, aún pueden ser fotografiados desde la misma punta o con una mejor perspectiva desde el mar y donde se aprecian los imponentes precipicios marinos con sus habituales franjas rojizas en la horizontal.

La vertiente noroeste de la Punta del Descojonado vista desde el mar; en amarillo se aprecia el Canalizo por donde cuentan subió el niño que sufrió el percance fatídico junto a su hermano mayor y su padre. El angosto barranco tiene una verticalidad muy acusada. Cuesta imaginar como pudo trepar por ahí, pero hace dos siglos atrás, tal vez el terreno no estaba tan cortado.. En verde se ha destacado hasta donde han podido llegar algunos saltadores del garrote de La Aldea, entre ellos un amigo, Nazaret, que descendió hasta donde un segundo canalizo desagua en dos vertiginosas escorrentias, intransitables. El trazado, según sus palabras y sabiendo que es una persona acostumbrada a este tipo de riscos, fué "acojonante". En rojo se destaca el trazado, por medio de los restos de un andén desgastado que tienen planeado efectuar próximamente, enlazando ambos canalizos. (Foto cedida por el compañero aldeano Fernando, de MediaLuna)

Las vistas son sublimes desde lo alto del Descojonado, visualizándose todo el Macizo de Guguy desde la costa a cota alta.

La bajada se realiza por el mismo lugar, teniendo, para los saltadores del garrote, un descenso de lo más gratificante.

6 comentarios:

Administrador dijo...

Hace bastantes años había oído la historia de un pescador que se había refugiado con su barca y quedó sepultado bajo las paredes del Descojonado, y la otra persona que le acompañaba pudo escapar y comunicar el desgraciado accidente. Me sorprende que pudiera huir ladera arriba por la inconsistencia de los materiales que forman esta pared,...

Tania dijo...

Comentando esa probabilidad con el compañero Fernando, que suele bucear por la zona y con el compañero Nazaret, sobre la actual inexistencia de una plataforma costera en la base del acantilado que pueda ofrecer acceso directo desde el mar a tierra firme, aunque es posible, si la historia es cierta (ya voy viendo que existen varias versiones, aunque los más viejos de Tasartico no dudan en que fué un niño quien protagonizó la hazaña), que hace muchos años atrás, el terreno ofreciera algún tipo de paso marítimo que lo permitiera.

Como es de mención por poner un ejemplo claro, los andenes por los que transitaban los orchilleros, actualmente desgastados y en parte borrados de los paredones de Guguy, fueron transitables hace dos siglos, por lo que pudo haber pasado lo mismo con esta zona.

Volveré a repetir la ruta, sin duda, pero sin acceder al canalizo; cada cual sabe sus limitaciones.
Este compañero, que si ha descendido por uno de ellos, me ha reiterado en varias ocasiones que la zona está fuertemente erosionada y que por aqui te la puedes jugar.

Como bien dicen en Tasartico, si el risco te lo permite, camínalo, si no, dá marcha atrás.

Saludos.

Juanillo dijo...

Gracias por la crónica. Un saludo

AFRICA dijo...

como puedo ir a guy guy el grande andando no me queda claro pense que era por la punta del descojonado??

Tania dijo...

Hola.

La ruta a Guguy Grande por la Punta del Descojonado es la que se hace en barco, bordeando el acantilado.

Tal vez exista alguna forma de ir a pié, pero no hay senda trazada en esas zonas y lo escarpado del macizo hacen muy difícil su tránsito por ahí.

Hasta ahora, la mejor opción de ir a pié es la clásica Ruta Corta, desde Tasartico y por Aguas Sabinas o la Ruta Larga, desde La Aldea.

Aqui puedes ver los detalles de esa caminata.

Un saludo.

Miguel Villar dijo...

Les incluyo el track de la ruta por si es de su interés, la hicimos este sabado y es...¡¡ espectacular!!

http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=2237916