viernes, 16 de octubre de 2009

Un paseo por los fondos de La Aldea

Toda la franja costera entre Agaete y Tasartico, recorriendo toda la fachada de acantilados marinos del noroeste, oeste y suroeste de la isla, respectivamente, posee unos paisajes extraordinarios; la zona más antigua de Gran Canaria o Tamarán, que se creó hace unos 14 millones de años, dió lugar a impresionantes macizos basálticos costeros, de grandes paredones verticales que forman una auténtica muralla de escarpes marinos de irresistible belleza.
Hay zonas que aún no han sido transitadas, dentro de estos parajes excepcionalmente arriscados, ya sean en ciertos punto del Andén Verde y en el Macizo de Guguy.

Pero su belleza no es solo la que puede ser apreciable y observada a simple vista, sino la que esconde toda esta linea de costa bajo el mar..
Podriamos diferenciar dos importantes cruces de mareas (aunque hay más) en todo este litoral; desde Agaete a la Punta de La Aldea, donde existen fluctuaciones de la marea bastante considerables y corrientes oceánicas muy poderosas, por lo que es muy habitual encontrar el mar embravecido casi siempre por estas latitudes.

Las pequeñas calas que se han formado en la desembocadura de los barrancos que bajan vertiginosamente desde las altas cumbres del Macizo de Tamadaba, como la Playa Sotavento, Guayedra, La Palma, Faneroque, Playa del Risco, La Virgen, Las Arenas y otras recónditas caletas de acceso imposible a pié, en algunos puntos de la base del Acantilado del Carrizo (Andén Verde desde Punta de La Aldea a Las Arenas) que desaparecen en pleamar, están contínuamente azotadas por el fuerte oleaje y el empuje de la marea que es muy notorio, donde el arrastre, normalmente se efectúa hacia el fondo, al haber gran cantidad de grutas sumergidas, en las cuales, la gran oscilación del flujo marino, hace que realicen un movimiento de succión-expulsión constante.

Sin embargo, desde la Punta de La Aldea hasta la costa de Tasartico, el mar es relativamete distinto; el Puerto de San Nicolás, más conocido como El Perchel, impide que las fuertes corrientes del noroeste sigan su curso natural hacia el sur, protegiendo todo este área de la impetuosa fuerza del mar, que por esta zona es muy calmo.

No siempre, pero si comparámos el área noroeste con la del oeste, se vé a simple vista, que el océano no está tan embravecido, a pesar de contar con las mismas formaciones acantiladas.
Toda la zona litoral de Tasartico es conocida como el "Mar de Las Calmas", debido en gran parte a que se halla resguardada al noroeste por los salientes cantiles de Guguy y al suroeste por la recortada costa de Tasarte y Veneguera.

Incluso el tono del agua es ligeramente diferente, siendo en esta parte de un azul turquesa muy intenso, posiblemente debido a la existencia de gran cantidad de bajas y pequeñas plataformas litorales.

El área marina que bordea los escarpes costeros de Guguy, posee unos fondos impresionantemente bellos.

A diferencia de la zona de Tasartico, el agua por aqui es de un color azul profundo, adecuado al la inexistencia de plataformas y bajas y por tanto mayor profundidad.

El macizo, al estar "hueco" en su zona sumergida, ha formado gran cantidad de cuevas submarinas, ubicadas a diferentes profundidades y donde el aire, al salir de las que están más superficiales, genera un sonido muy característico, parecido al zumbido del viento cuando choca contra una esquina cerrada, pero por duplicado.

Este ruido es perceptible desde las áreas internas del macizo (Barranco de Guguy Chico, Grande, Peñón Bermejo y Aguas Sabinas) cuando existe mar de fondo y los bufaderos por donde es expulsado a chorros, se pueden observar en gran cantidad por toda la base del acantilado, desde El Roque, pasando Los Agujeros, Roque Colorado, Caideros de Amurgar, Sanabria y Peñón Bermejo (uno muy conocido está en la Punta de Peñón Bermejo, visible desde las Playas de Guguy Grande y Chico), para continuar hacia El Descojonado y de aqui a la inmediata Playa del Asno, enlazando posteriormente con la Playa de Tasarte, más expuesta a mar abierto que la de su barrio vecino.

Pocos han podido disfrutar de las maravillas submarinas que se extienden en toda la franja ribereña de La Aldea.
El municipio cuenta con la mayor zona costera acantilada de la isla, por lo que las formaciones subacuáticas son extraordinarias y desconocidas para muchos.

Bien es sabido, que los litorales a pié de precipicios marinos, son los que poseen mayor cantidad de grutas sumergidas, galerias submarinas, fosas y un enorme ecosistema, tanto a nivel de superficie (crustáceos, moluscos y peces de poca profundidad), como a cotas más profundas.
El compañero Fernando, del Grupo Senderista MediaLuna de La Aldea, es instructor de buceo y me ha enviado recientemente algunas fotos submarinas tomadas por el y su grupo de submarinismo, en una conocida área del litoral aldeano y donde hace poco han descubierto una pequeña gruta submarina, a unos 15 metros de profundidad.

* Por motivos de seguridad, se han omitido los nombres de los puntos exactos donde se tomaron las fotos.

La cueva tiene en su inicio, una altura de 1,5 metros (entrada) y de ancho unos 7 u 8 metros, unos 10 o 12 de profundidad, hasta que en el interior, se abre una gran bóveda de unos 7 metros de altura, con cinco huecos que permiten la entrada de luz natural.. Según palabras textuales del propio Fernando, es como una gran habitación al final de un angosto pasillo.. todo un espectáculo de luces y sombras, rodeados de una gran cantidad de chuchos negros (mantas), de considerable tamaño.

Aqui se muestran algunas de las impresionantes fotos subacuáticas:

La bóveda trasera permite la entrada de luz natural a la gruta. Sin estos orificios, la oscuridad seria absoluta

La imponente entrada principal a la gruta

Una miríada de pequeños peces se reúne cerca de otro de los accesos al interior de la cueva, mucho más estrecho

El compañero pasa cerca de una gran manta, que se desliza sobre un suave fondo arenoso, a unos 30 metros de profundidad, en otra zona del litoral aldeano y que contrasta con la superficie donde se alzan los grandes acantilados. La variedad cromática es sensacional

Formaciones rocosas cubiertas de llamativas gorgonias (animales con aspecto de algas y corales muy difíciles de localizar en estos fondos) en la inmensidad del lecho oceánico

Las aguas de La Aldea son ideales para la práctica de submarinismo. En la foto se aprecia el pié del escarpe marino, con sus características franjas de color bermejo y desde donde el compañero y su grupo dieron su "sumergible paseo"

---------------------------------------------------------

Dar las gracias a Fernando por los documentos fotográficos aportados, los cuales revelan una vez más mi encanto hacia toda esta zona del oeste grancanario.

Si hay alguien interesado en estas prácticas, se deja a continuación los datos del Club de Submarinismo del compañero, el cual ofrecerá información para los interesados.

Estos datos han sido autorizados por el compañero a ser expuestos en este blog y no en otros, por lo que en caso de manipulación de éstos, se tomarán las medidas pertinentes.

-----------------------------------

Club de Buceo La Balandra

La Aldea de San Nicolás

Gran Canaria

Tfno: 649 85 86 13

(Fernando Navarro Díaz)

Scuba Instructor IDEA

-----------------------------------

Cuando mires al mar, recuerda que nos oculta bajo sus aguas, más encantos que los que sobre ella podemos ver.. (F).

Un saludo.

3 comentarios:

Toni dijo...

Vaya fotos, me ha encantado la que entra la luz por los agujeros del techo de la cueva. Saludos.

Javier ™ dijo...

Con las ganas que tengo desde hace tiempo de aprender submarinismo...

nazaret dijo...

q guapas las fotos 0_0
otra cosilla q tengo pendiente hacer y lo tengo a un paso

tengo un colega q ha hecho sub- nocturna en el puertillo y por gugui,creo q con el grupo la balandra si no me equivoco,fran del albercon y saco fotos q no tiene desperdicio