domingo, 18 de octubre de 2009

Cuevas de Soria: misterio resuelto


Sentía una inmensa curiosidad por los maderos transversales que se encuentran en unas cuevas próximas a la Cueva del Péndulo, en un área de difícil acceso de los Riscos del Barranco de Soria.

Gracias a las aportaciones que me ha cedido Manuel Sancho, el creador del blog Cruces de Gran Canaria, por fin he tenido alguna idea de para qué servian aquellas maderas colocadas en la horizontal a la abertura de la gruta, en la zona inferior o superior y como los aborígenes pudieron acceder supuestamente a dichos enclaves ubicados a una altura bastante considerable.

La Cueva del Péndulo se halla en una de las escarpadas laderas del Barranco de Ayacata - Soria, allí donde el Barranco cambia de nombre, a 1, 5 kilómetros aproximados antes de llegar al gran embalse.

El punto más o menos exacto de ubicación, se sitúa a unos 50 metros aproximadamente, después de pasar el desvio a la izquierda que baja al cauce del Barranco de Soria, viniendo por la pista forestal que viene del Cortijo de La Data y la Presa Cueva de Las Niñas, en la ruta circular de las Grandes Presas.

En una impresionante pared muy vertical, se asoma al precipicio la pequeña abertura de la Cueva del Péndulo, llamada asi porque los primeros en acceder a su interior, lo hicieron con movimientos oscilantes de vaivén, en la boca de la gruta, para entrar a ella; este movimiento es necesario, ya que desde donde se sitúa la cueva, a unos 60 metros de altura en proporción al suelo, es casi imposible su descenso desde la cima de la pared en vertical, debiéndose balancear posteriormente (movimiento pendular) para internarse en ella.

Sin embargo, justo en el desvio anteriormente citado, que baja al cauce de Soria, a unos 50 metros de alto, se hallan varias cuevas de reducidas dimensiones, de las cuales destaca una en especial, cuya base de entrada se halla atravesada por vigas de madera, que la cierran en parte por su zona inferior.

Esta cueva, al igual que la del Péndulo, se encuentra en un enclave de imposible tránsito a pié, ya que se abre en un risco poderosamente vertical y liso, sin opciones a ser alcanzada por ninguno de sus flancos.

Tal vez por destrepe con cuerdas si lo sea, pero ¿cómo llegaron esos travesaños ahí y qué funciones cumplían?

Obviamente datan de la época aborigen.

Al igual que varias zonas de la isla, como por ejemplo Los Salineros, en el Barranco Hondo, frente al Arco del Coronadero, donde existe una gran torreta pétrea a modo de fortaleza (Alto del Coronadero) y en cuya cima se hallan los restos cilíndricos de más de 30 apilamientos, donde los antiguos pobladores hacian cultos religiosos y astronómicos; antaño pudo ser transitable, desde las arriscadas lomas del Barranco Hondo hasta la cima de esta atalaya, pero hoy en dia, debido a la potente acción erosiva y destructora del viento, agua y del paso del tiempo, las sendas fueron sepultadas quedando aislada y completamente inaccesible el área (aunque hay documentación de saltadores del garrote que muy dificilmente y arriesgando la seguridad en varios puntos, han logrado acceder a Los Salineros).

Las cuevas ubicadas en la ladera del Barranco de Soria, también pudieron ser accesibles hace unos 600 años atrás (época pre-hispánica), aunque el estudio actual del terreno, por parte de personas conocedoras y entendidas en la materia, han puesto de manifiesto, dudas respecto a si hubo o no alguna senda antigua que enlazaba la zona alta del escarpe con la entrada a las cuevas y que desapareció posterior y gradualmente debido a la modificación natural del paisaje por los diferentes agentes erosivos, movimientos del terreno, deslizamientos de tierra, derrumbes, etc.. colapsando asi la posible via de acceso y dejándo la zona completamente inalcanzable, independientemente de la dificultad que pudieron o no encontrar los antiguos pobladores de la zona a la hora de llegar a las cuevas.

En Tenerife se encuentra la Cueva del Cañizo, ubicada en un escarpe de casi 100 metros de alto sobre el cauce del Barranco de Badajoz y con características similares a éstas grutas aéreas de Soria.

Según estudios realizados hace varios años, se han barajado hasta tres teorias de por qué los guanches y canariis, colocaban estas estructuras de madera en lugares de tan complejo acceso:

La primera, concretamente expuesta hacia los travesaños de la tinerfeña Cueva del Cañizo, cuyos maderos se hallan en la parte superior de la gruta, Felipe Miguel de Poggi destacó en 1868, que se designa el nombre de la cueva a la existencia de cañizos o queseras de los guanches, ya que éstos procedian a colocar sus quesos a secar en dichos tablones.

Esto resulta acertado en esta cueva, ya que sus listones se hallan horizontalmente en la zona superior.

La segunda, dictada por Francisco Remedios Acosta, los travesaños pudieron servir para prácticas rituales post-morten, que consistían en colocar en los maderos, el cadáver del difunto para que fuera descarnado por los pájaros (guirres) y asi, el cuerpo del finado era transportado al más allá.

Esta es más contradictoria, ya que se sabe que los guanches enterraban a sus seres queridos a los que ofrecian una ceremonia ritual muy interesante.

La tercera, se adapta a la posible relación con las maderas de las cuevas del Barranco de Soria; según Sabino de Berthelot de Etnografia y Anales de la Conquista de las Islas Canarias, las proezas de estos aborígenes eran extraordinarias, siendo la más audaz, la trepada por los escarpes casi inaccesibles, para en ellos plantar enormes postes de madera, que dejaban fijos en el risco como honrosos recuerdos.

Posiblemente la función de estas vigas del Barranco de Soria se asimilara con esta última teoría, por la posición horizontal de los postes, en la zona inferior de la boca de la gruta (casi cerrándola) y expuestas en un lugar muy alto y escarpado, con vistas hacia una amplia panorámica


Las cuevas se hallan a una altura considerable, respecto al cauce del Barranco de Soria (dentro del círculo) y el risco es muy vertical y liso como se puede observar


Puede que antaño existieran más palos en ésta cueva y que finalmente cedieron con el paso del tiempo y posiblemente existan más teorias que definan estas acciones, pero a dia de hoy, la más plausible es la última descrita.

Cerca de la Montaña del Cedro, en La Aldea, existen también algunas cavernas ubicadas en zonas extremadamente altas y de las cuales asoman algunos puntales de madera..

Observando la apariencia que presentan las cuevas del Barranco de Soria, es posible que los antiguos pobladores de la zona, accedieran a éstas a través de supuestas veredas a modo de andenes, que desaparecieron progresivamente en el tiempo, dejando en la época actual, los restos de aquella civilización, en un área totalmente impracticable a dia de hoy.

Resulta muy curioso ver desde la pista forestal que recorre el margen del cauce del Barranco de Soria, las cuevas a unos 50 metros en lo alto de una pared lisa y muy vertical y atravesada por estos listones de madera, que revelan la actividad aborígen de la zona hace siglos atrás y los cuales, la inaccesibilidad actual del risco, preserva celosamente de la civilización moderna.

------------------------------------------

Bibliografia de la Cueva del Cañizo

------------------------------------------

Gracias a Manuel Sancho por su aportación.
Las fotos han sido tomadas del álbum del compañero Pablo.

Un saludo.

5 comentarios:

Juanillo dijo...

Hola Tania son espectaculares estas cuevas... en Peñones del Amo y en Pino Gordo en cuevones y salientes más o menos inaccesibles y que seguro conocerás hay unos enormes palos que aparecen atravesados a modo de vigas sin llegar a formar solados... es difícil imaginar como llevaron estos enormes "palos" a lugares tan inaccesibles. Un saludo

Marianne dijo...

Muy, muy interesante. Gracias por compartirlo :)

Juanillo dijo...

Si que es apasionante y tienes controladas un montón de estos lugares "mágicos". Un saludo

Jose Coyote dijo...

El señor consul de francia en tenerife vivio en el 19 estas islas. Obviamente el no fue coetaneo de las historias de las varas o palos de riscos y lugares santos, a veces convertidas en cruces en los sitios mágicos para cristianizarlos. El copio como hizo viera dandole un toque a lo new romanthic de las fuentes. Este tema fue y es conversación tradicional con arqueólogos, historiadores, conservadores y amantes de la cultura.
Como bien dices el territorio que habitamos está en continuo cambio. En epoca historica solo en Gran Canaria que recuerde, tanto el desplome de Tenteniguada como el de Tirajana provocaron tremendos cambios en el paisaje. (Además los entendidos en geología viven de teorías, recuerdo hace unos años a todo el mundo hablar de playas colgantes en Agaete, hasta que algunos empezaron con la cosa del Tsunami de Guimar, y hoy en día se cree más en esta opción). Imagínate un pueblo que pudo venir hace 2,3, 4... mil años, las obras de arquitectura e ingenieria que hicieron y la cantidad de cambios que se han producido en el terreno, lo que aguantan las teas, por ejemplo en el montañon negro en galdar aparecio fosilizado un pino en la piconera, teniendo mas de 1700 años de antiguedad dicha erupcion. Recuerdo tambien de otro documental que hice las radiografias de San Andres en El Hierro de pinos canarios tras pasarles una erupcion por encima. La madera en buenas condiciones dura y la piedra que hay un poco más allá se erosiona y parece otra cosa. Queda como una isla que quiere contar algo esa madera dentro de la cueva.
Comentas Hogarzales u Horgazales, la montaña de las hogarzas, la mina. Algunos nos preguntamos a cuenta de qué tanta cosa con el sílice habiendo materiales más cortantes en la geología insular... ¿Moneda de intercambio? ¿rito? ¿curación con piedras? Quizá los "apartados" encargados de la momificación en nuestra rica historia antigua encontraran en algunas cuevas de difícil acceso algún material que por alguna razón debían de acompañar al muerto por el intramundo de las piedras, o quizá los curanderos de la época trabajaran con la energía de las piedras y necesitaran algo de dentro de determinadas capas de la roca. Lo que está claro que, por ejemplo, en El Bentaiga había un camino perimetral hasta cierta altura que está caido, trepando lo he visto y seguido, en el mismo Pino Gordo hay una lasca de 20 a 40 cms. que asciende a unas cuevas por medio de una pared vertical que está rota que tiene pinta de haber sido usada. Los materiales geológicos son únicos y el poder de las piedras bajo la montaña de las monjas es conocido. El camino para llegar a Los Salineros en Barranco Hondo se percibe en la loma norte del barranco un poco más arriba, y ahí hay varas también.
Hay quien habla hasta de andamios con sus encuentros en la roca de los palos para subir, o escaleras, al estilo de los que vemos en Cuatro Puertas y que hay quien dice que eran para encajar los palos del toldo.
Bueno se me escapo el baifo para no variar extendiéndome, lo del Péndulo me suena, le pregunto a un sabio de la tierra que igual aparece con material fotográfico.

Jose Coyote dijo...

Acabo de ver que en los documentos de el calvario en su blog hay fotos recientes del descenso de la conmemoracion de hace 40 años del granca, a donde iba a buscar las fotos. Muy interesante la inscripción y los círculos escavados en el interior. Al primer vistazo por la marca de los caideros, la línea oblicua de la derecha, los materiales de sedimentación que contienen las paredes, el derrumbe de la zona debajo de la cueva a la izquierda, creo que la cueva tuvo un acceso desde la derecha y se accedía desde arriba, mirando de frente, como en muchas zonas que hoy en día nos parecen de acceso horizontal (Los pilares, la audiencia, risco colorado... por que se han hecho accesos posteriores en epoca despues de la conquista y por los derrumbes. Además es un tipo de material que les gustaba mucho para escavar. Por cierto, en las fotos de ellos no sale nada de madera