miércoles, 10 de diciembre de 2008

Ruta de la Fortaleza de Ansite


Ruta interesante que hicimos el pasado domingo, la ruta empieza justo en el cementerio de Santa Lucía donde se aparcan los coches. Antes de llegar a la fortaleza, tenemos que pasar por un camino que antiguamente unía el pueblo de Santa Lucía con Sardina del Sur, este lugar se llama "Llano de la Piedra". El sendero que guia a la fortaleza al principio se muestra incómodo al estar echo de rocas en un tramo,pero luego se vuelve mas ancho y cómodo a medida que nos vamos acercando a Ansite.

Seguir Leyendo...




La Fortaleza de Ansite, según señala las crónicas de la conquista, fue donde Bentejuí (último guerrero canario) se lanzó desde lo alto del risco, prefiriendo así la muerte antes de ser sometido a un rey extraño. Desde este afloramiento basáltico se divisa bellas vistas de la caldera de Tirajana, que muestra imponente su gran verticalidad. En el horizonte occidental observamos el macizo de Amurga desde donde el Sol se esconde al atardecer, enseñando sus últimos rayos.

Desde la Fortaleza se baja al barranco de "Balos" que es una ramificación más del barranco de Tirajana. Allí podremos observar uno de los tantos palmerales que se encuentran en estos barrancos del sur. Los palmerales tienen una belleza indiscutible, sus hojas reflejan los rayos del Sol subtropical y las distintas aves que habitan en ellos cantan sus canciones mañaneras. El ave más común del bosque termófilo es el gorrión moruno, que también se le conoce como palmero por tener la costumbre de hacer sus "vivendas" en las copas de las palmeras.

Una vez se haya completado la bajada al barranco de Tirajana, seguimos nuestro camino barranco arriba rumbo a la presa de la Sorrueda, por el camino veremos muchas singularidades geológicas propios de grandes barrancos. Nosotros cuando llegamos a la presa,no llevamos una gran decepción al verla al mínimo de su capacidad, y es que la sequía es una triste realidad en las grandes cuencas y barrancos del sur porque los alisios solo estan beneficiando el norte y las medianías de las islas, las grandes cumbres frenan las nubes arrastradas por los alisios. Hace algunos años la presa estaba llena, pero estos últimos inviernos han sido poco generosos con estas tierras.

Una vez en Sorrueda se adentra en el palmeral que rodea una parte de la misma, veremos otra vez muchisimas palmeras e incluso pasaremos por debajo de alguna de ellas, también nos encontraremos con pitas,tuneras,cañas y escobones. En este trayecto veremos manantiales que dejan caer sus gotas por las raices desnudas de algunas palmeras formando un pequeño ecosistema húmedo. Debo avisarles que este tramo se hace complicado porque tenemos que pasar por varios túneles donde pasa una gran tubería, también debemos tener cuidado de no darnos contra el techo tanto al salir como al entrar.

Luego volvemos a bajar al barranco, pero antes de ascender por el "camino rural" al mirador de Ingenio debemos hacer una visita obligatoria a la Fuente de La Lajilla que es un riachuelo permanente de agua: unos andenes de piedra bermeja y charcas labradas en la roca del cauce. Allí pasamos un momento de "relax" escuchando el agua correr de charca en charca. ¡Un verdadero respiro del trabajo o los estudios!

Depués de haber descansado en este lugar tan relajante tenemos que remontar el pateo pero ahora ascendiendo moderadamente por "camino rural", despidiendo así este barranco. La subida vale la pena cuando llegamos al barrio de Ingenio de Santa Lucía (no confunidir con el municipio oriental de la isla) y contemplamos el exuberante palmeral de Las Tirajanas que casi se pierde en el horizonte y como no los omnipresentes riscos de Tirajana al fondo. Después de una buena caminata, nos merecemos tomarnos algo en el pueblo de Santa Lucía, muy pintoresco y con su propio encanto. Finalmente retomamos la parte final de la caminata regresando al cementerio que no está muy lejos del pueblo.

Agradecimientos a nuestro amigo Óscar por haber sido nuestro guía de la semana.

1 comentario:

pacocas dijo...

Gracías Nau por escribir algo sobre aquella jornada, probablemente el que tenia menos tiempo, fue el que se dedico a ello.
Recuerda lo que dije de los promontorios de la zona de Amurga, que no dejaremos de ir para el próximo año, saliendo de Fataga.
Eso sí, debes de tomarte en serio lo de cuidar y fortalecer esa rodilla.