sábado, 3 de agosto de 2013

Camino de Los Orchilleros de La Aldea: variantes del Paso del Marinero, PanyAgua y Riscos de Las Gambuesillas


La orchilla es un liquen que crece en los grandes acantilados marinos de la costa occidental de Gran Canaria, particularmente en la accidentada franja litoral de La Aldea y Artenara, aunque también se aprecian colonias en el interior, en zonas altas y húmedas de los barrancos expuestos al alisio de barlovento.
Suele desarrollarse en escarpes de muy dificil acceso, alimentándose de las cálidas temperaturas del oeste y sobre todo de la brisa salina del mar.

viernes, 7 de junio de 2013

Circular de la Mesa del Junquillo. Actualización del sendero.



Los datos que se especifican servirán, obviamente, para aquellos que ya la hayan realizado alguna vez, tal y como quedó descrita en el blog hace años; aunque existen variantes alrededor de la mesa, la ruta de ascenso hasta la meseta de la cima es única, no hay otro itinerario alternativo que se pueda tomar para la subida y por tanto, en este aspecto, no hay variantes.

Situada en mitad de la Caldera de Tejeda, entre los grandes barrancos de Tejeda-La Aldea al (NO) y el de Juncal-Siberio al (SO) y rodeada de paisajes exclusivos de esa zona, La Mesa del Junquillo con casi 900 metros de cota, es el mejor mirador natural desde el interior de la Gran Caldera. Desde sus aéreos andenes, veredas y senderillos, es observable el encajonado Cañón de Taiguy en toda su extensión, con el Morro de Pajonales predominando su cabecera y los monolitos del Roque Palmés y el Roque Mulato a ambos lados del cañón; la cresteria del Morro de La Negra y La Alsándara que baja al (O) desde Pajonales hacia La Inagua es bellísima, con sus afilados lomos divisorios, sus profundos y empinados barrancos tributarios que desaguan hacia Siberio y sus escarpadas quebradas por donde circulan los senderos que van hacia el mismo corazón de la reserva, en su mayoria, agotadores de hacer en una misma jornada dado el tremendo desnivel a sortear.

Asimismo, el Macizo de Altavista con su majestuosa montaña de doble cima, acompañará al caminante durante el último tramo del recorrido, el más "adrenalínico" de los cuatro que completan el circuito.

Para reseñar los puntos donde hemos encontrado variantes, es imprescindible que el senderista conozca el lugar; invitamos al lector a leer el recorrido inicial publicado hace pocos años en este enlace y una vez informado, podrán entender perfectamente las modificaciones que se han producido en la caminata circular.

---------------------------------------------------------

 

 Cañón de Taiguy (Bco. Juncal-Siberio) con Morro de Pajonales (cabecera) sobre las Mesetas de Juan Martín (dcha.) y El Roque Palmés (izqda.). 



 TRAMO 1: El arranque de la ruta sigue siendo el mismo; en la cañada que sube a la izquierda de la pista forestal que vá hacia la Presa de Siberio desde la valla que cierra el paso a los coches en la carretera que une Artenara con La Aldea. Es la única cañada que hay, por lo tanto, no deben tener dudas respecto a su situación. En caso de tenerla, recuerden que a pié de cañada, existen mojones identificativos que señalan la zigzagüeante subida.

Hasta la degollada donde se vislumbra la Presa de Siberio no hay problemas; el serpenteante camino está bien amojonado incluyendo los cambios de márgenes en la misma barranquera; aunque las lluvias de 2010 provocaron desprendimientos en esta parte, se volvió a recolocar los mojones que quedan bien visibles.

Llegados a la caseta abandonada, aparece el primer punto conflictivo; antaño habian dos senderos bifurcados en este punto: (NO) viene o va hacia la Casa del Junquillo y normalmente se utiliza como el de regreso tras bajar de la cima de la mesa. La antigua y derruida casa, tipica canaria, está situada bajo los escarpes occidentales del Junquillo. Al (SO) la ruta habitual que recorre la falda suroccidental del Junquillo y es la que se toma normalmente para comenzar el circuito. Ahora mismo existe un tercer sendero, una vereda abierta posiblemente por las escorrentias y que puede despistar al caminante. Aparece junto al del (SO) pero a nivel inferior. Si alguien realiza la ruta por primera vez y va sin compañia de gente que ya la haya realizado, posiblemente tomará este desvio, ya que está bastante pisado. No se debe tomar, ya que no conduce a ninguna salida hacia el camino original y el ir y retroceder pueden hacer perder un tiempo precioso, muy importante para realizar la circular sin que nos coja la noche. Por tanto, para concluir, tomar el camino del (SO) el superior, obviando el inferior.

Durante la casi hora y poco más de recorrido en el primer tramo hasta las Casas de Siberio, no hay ningún desvio significativo.

 

 La Inagua. Confluencia del Barranco del Cofre con Siberio. El empinado camino que se observa en la izqda. de la foto es la angosta y agotadora subida desde el cauce de Siberio hasta la Casa de Juan Mateo y El Cofre. El inicio del camino está cerca del final del tramo 1 y en esta ocasión no se debe coger. En la dcha. de la foto, la espectacular Garganta del Cofre.


En las Casas de Siberio, situadas en el fondo del barranco, viene otro punto conflictivo; el sendero que continúa ha sido desdibujado por los bancales abandonados allí existentes. Se recomienda bajar la totalidad del barranco, hasta las pocetas de su cauce y una vez allí enlazar hacia las casas que se ven próximas. Los senderos que se dirijen a los bancales y que parecen conectar con las casas en realidad no lo hacen, por tanto no se deben tomar. Desde el fondo de Siberio, se puede tomar una vereda que sube a las casas donde reaparece el camino original. Se recuerda también que el tránsito por el mismo cauce, aguas arriba, es impracticable en ciertos puntos donde el cañaveral existente impide el paso. Por tanto, la vereda es la única opción.

Una vez pasadas las Casas de Siberio, el camino desciende nuevamente al cauce y lo cruza. No se debe cruzar en este caso, ya que el sendero que reaparece en la otra ladera en ascenso, continúa hacia La Inagua (Bco. del Cofre y Casa de Juan Mateo) y no hacia el Junquillo. En este caso, hay que seguir en el mismo márgen del barranco, aguas arriba entre el cañaveral, pasando bajo unos peñascos hasta salir a una zona de pilancones.

TRAMO 2: Las lluvias han perjudicado en este caso el tramo que sube a la Degollada de Cortés, ya que las escorrentias han abierto numerosas veredas que pueden ser tomadas como el camino habitual sin serlo.

Pasadas las pocetas anteriores, hay que seguir en ascenso hasta una primera bifurcación a la izquierda; la primera es la que hay que tomar que en zig-zag y que lleva a un nivel superior. Hay otro camino que aparece, que sigue en ascenso por el cauce que lleva hacia zonas de cañaveral espeso, casi intransitables y que enlazan con las Casas de Taiguy, unos kilómetros más arriba. No hay que cogerlo, ya que no dá opción a salir del cañaveral hacia el camino que sube a la Degollada de Cortés. Muy importante esto, ya que muchos senderistas obvian la primera subida y siguen aguas arriba por el lecho de Siberio, hasta quedar "atrapados" en el cañaveral.

Durante el ascenso, habrá que cruzar la barranquera vertical conocida como Los Cochinos, que aparece a nuestra izquierda siguiendo el camino en el siguiente orden en ascenso (3 cambios): izqda-dcha, dcha-izqda, izqda-dcha, pasando tres muros enrejados hasta llegar a una planicie donde hay una edificación abandonada. Recuerden que hay tres cambios, los de arriba citados, ya que las escorrentias han abierto más veredas que siguen después del último cambio e incluso alguien las ha amojonado, posiblemente los cazadores para internarse en la quebrada. Después de los tres cambios, visualizar la edificación y dirigirse a ella. No tomar las veredas superiores después del último cambio ya que no conducen a lugares seguros y ya el desnivel es acusado.

 
 
La mesa desde la Degollada de Cortés

La subida que resta hasta la carretera no presenta problemas, salvo que hay senderistas que toman la pista de tierra que viene del Juncal de Tejeda y que es previa a la carretera. No se debe tomar esta pista, solo acceder a la carretera de asfalto superior hasta llegar a la Degollada de Cortés.

TRAMO 3: Este tramo también ha sufrido las consecuencias de la fuerza del agua cuando baja desde los escarpes suroccidentales de la mesa hacia el Barranco de Siberio. Quizás sea en el que peor estado está.
Normalmente es un tramo que presenta el handicap de que el fuerte desnivel, sumado a lo pétreo de la zona, hace desdibujar la senda en muchos puntos; los surcos producidos por las escorrentias, pueden ser tomados como senderos sin serlo.

Se ha intentado amojonar mejor todo este tramo, pero la pendiente de la ladera hace que muchos mojones sucumban y el empuje del agua los acaba por deshacer. En tal caso, hay objetivos de futuro de pintar los mojones con reflectante blanco o con los famosos puntos azules, ya que es el tramo más dificil de seguir, sobre todo en su inicio.

Aún asi, la evidencia de una vereda que va hacia el (O) a cota alta del tramo 1, que queda muchos metros por debajo, puede ser tomada como referencia de seguir en el buen camino. Hay muchos caminantes que inician aqui la ruta, es decir desde la Degollada de Cortés hasta la cima y regreso por el mismo camino, ya que en la misma degollada se pueden dejar los coches. El inconveniente es bajar del famoso andén que hay a mitad de camino entre la cima y el tramo 3 y que salva un desnivel de unos 5 metros desde el final de la vereda hasta el acceso de dicho andén.

El deterioro de este tramo es notable. Al acercarnos al andén, que hay que garrapatear (mucha precaución por la caida que hay justo donde comienza la subida al andén) se ve como el agua ha deformado la subida y ha tirado los mojones, incluso aflojando piedras que sirven para el agarre en la trepada. Si alguien viene por primera vez, puede darse el caso de que dé marcha atrás, ya que puede pensar que el camino es imposible de seguir.. Es por tanto un punto muy conflictivo que hay que tomar con muchisima precaución.
 
 
Las Casas de Siberio y fondo del barranco vistos desde el acceso al andén. Tiene una caída muy vertiginosa que acaba en este caidero tipo "tragadera".

Se aconseja que si se tienen dudas respecto a este tramo, no realizarlo. Siempre es mejor prevenir.

ASCENSO CUMBRE: El acceso final a la cumbre del Junquillo, al ser de ladera de tosca, no presenta ninguna modificación significativa; los mojones siguen estando en el mismo lugar y el garrapateo ha de hacerse dejando la cueva en media-luna a nuestra derecha justo en el barranquillo que se toma como referencia. No es posible subir por el lecho de esta escorrentia hasta la cima, ya que existen caideros en su cauce muy dificiles de sortear. Lo digo porque encontramos mojones en el mismo cauce, ya no sabemos si por error, para despitar o por pura diversión..
 
 
Presa de Siberio y Caidero de La Niña vistos desde la cima de la Mesa del Junquillo con Guguy y La Aldea de fondo.. El punto blanco-anaranjado que se observa sobre la cresta rocosa en la dcha. es la Casa del Junquillo. Vertiente (SO).

TRAMO 4: El más adrenalínico de todos los tramos, ha sufrido un colapso importante en el andén que servia para unir la bajada por la rampa de piedra desde la cima a la falda occidental de la mesa o zona de caideros.

Este tramo, conocido como "Cueva de La Bruja", ya que existe una gruta aérea cercana de muy dificil acceso, donde los antiguos pobladores de la isla realizaban sus cultos ancestrales, está muy expuesto a una caida vertiginosa hacia el cauce del Barranco de Tejeda-La Aldea; cientos de metros de caida libre, por lo que el senderista que quiera completar la circular, ha de abstenerse de tener aprensión y vértigo de altura.
 
 
Vista de la carretera que enlaza la Degollada de Cortés con la Presa del Parralillo (carretera Carrizal de Tejeda - Acusa - San Nicolás) desde la cima del Junquillo. Vertiente (NO). 860 metros de cota.

Hace un par de años, una pequeña parte del andén se desplomó, por lo que obligaba al senderista a hacer un rodeo sobre el hueco dejado (que dá de inmediato al abismo) y bajar de nuevo hasta la parte del camino que seguía intacta; ahora el andén ha sucumbido en su totalidad.

El acceso a la falda (O) de la mesa desde su cima se ha de hacer destrepando la ladera de colada, donde antes estaba el andén y llegar asi a los caideros occidentales. Francamente no es una opción muy buena ya que es tremendamente arriesgada; un solo paso en falso podria tener consecuencias negativas. Aún asi es la única via para bajar de la cima sin tener que retroceder nuevamente hacia el tramo 3.

Una vez llegados a los caideros, un pequeño arco de piedra allí situado también se ha desplomado, pero esto no modifica en absoluto la espectacular bajada que nos espera por la plancha de tosca; los mojones siguen allí intactos, conduciendo al senderista hasta el camino que se dirige hacia la Casa del Junquillo. Se aconseja no tomar desvios durante la bajada y realizarlo siempre destrepando los caideros existentes. Cualquier desvio puede llevar a zonas muy dificiles de sortear en un punto donde la inclinación de la ladera es más que evidente.

El camino que enlaza la casa con la caseta inicial tampoco ha sufrido modificaciones, salvo algún que otro atajillo para acortar el serpenteado del sendero. La casa sigue bastante sucia, deteriorada y desprotegida, una auténtica pena dado el valor histórico que posee.

Espero que sirva la actualización de la circular. Hemos obviado algunos atajillos que son evidentes, pero que se ven a simple vista que salen del camino principal. Los surcos hechos por el agua difieren en que son más profundos que la vereda original y cualquier senderista habituado puede darse cuenta de ello.

Fotos: Lucas L.


sábado, 3 de noviembre de 2012

Irresponsabilidad en el senderismo = jugar con la vida

Jueves, 1 de noviembre de 2012.

El grupo aldeano de senderismo de Nazaret Hernández, realiza una ruta desde la Degollada de La Aldea hasta los Azulejos de Veneguera, por el Andén de Tasarte o Andenes de La Inagua, para poder ver los barrancos de la reserva corriendo y los saltos de agua en la zona del Caidero de La Manta, junto a la Montaña de Colores.

La travesía, como siempre, espectacular (me gusta mucho esta ruta); en el Andén de Tasarte, vemos algunos senderistas que realizan la ruta a la inversa, muy poquitos y el paisaje que ha estado tan seco durante casi dos años, empieza a cambiar la tonalidad marrón y ocre, por los primeros brotes verdes de la temporada de lluvias.

Al llegar al Cañadón, la cabecera del Barranquillo del Castillete, nos acordamos de la fatídica tromba de agua que bajó desde este punto y asoló el pago de Tasarte, unos 800 metros por debajo, en diciembre de 2009. De dicha fatalidad aún permanecen las escorrentías que el enorme caudal de agua formó y se pueden ver cabecera abajo, como fisuras hundidas en la tierra; troncos caídos, piedras enormes despeñadas de las hermosas y cavernosas cimas de La Inagua y la modificación en parte y sutil del sendero en esta parte del itinerario son algunos de los testigos del desastre que 3 años después aún son visibles.

De repente, una densa niebla envuelve la zona del Castillete y el sendero que sube hacia las faldas suroccidentales de la Montaña de Los Hornos; a lo lejos, se oye el murmullo del agua que se precipita por los caideros y rompe en lontananza el silencio del pinar, que esperaba la lluvia con ansia.

A parte de nuestro grupo, de más de 35 personas, no volvimos a ver a ninguna persona hasta llegar a la Degollada de Las Brujas y he aquí el asunto que me ha llevado a relatar este post:

Como surgidos de la nada, debido a la bruma que lo envolvía todo, aparecen 7 personas, 5 adulto y 2 niños, de entre 8 y 12 años, con los ojos marcados por la ansiedad. Son alemanes y "chapurrean" el español más o menos entendible.
Uno de ellos, el más mayor, nos cuenta que vienen de la Presa de Las Niñas, por la pista forestal de San Antonio (más de 8 kilómetros de trayecto hasta el punto donde nos encontrábamos) y que el dia comenzó a nublarse y la niebla los despistó hasta que por lo visto, iban dando círculos respecto a la degollada, como sabemos, importante trifurcación de caminos.

Al vernos, sintieron alivio ya que por lo que nos contó el señor, llevaban más de 2 horas perdidos entre la niebla y no sabían regresar; no estaban equipados con ropa de senderismo, varios de ellos llevaban zuecos de plástico del que se usa en los hospitales, al estilo "Frank de la jungla" y apenas sin abrigo. A parte de esto, que personalmente me parece una irresponsabilidad por sus partes, el salir a realizar esta ruta, aunque sea por pista y sin el acondicionamiento que precisa, tres de ellos desprendían un "tufo" a alcohol que tiraba pa`trás. Esto fue lo que más nos impresionó ya que estaban ebrios y con dos menores a su cargo.
Para más inri ante tal surrealista anécdota, nos contaron que llevaban con ellos a un perro, un pastor belga hembra, que se fue por un barranco y ya no lo pudieron localizar más; algunos compañeros de nuestro grupo intentamos buscar al perro cerca de la próxima Degollada del Agujero y por los alrededores, sin éxito alguno. O bien no era cierto, o el pobre animal se extravió en los interiores de la reserva, circunstancia que estos elementos no pudieron evitar dado su patético estado de embriaguez.

Como nuestro grupo iba a bajar por Los Azulejos y estas personas tenían sus coches en la Presa de Las Niñas, algunos tuvieron que acompañarles parte del camino ya que bajar por Los Azulejos, sabiendo que tiene zonas escarpadas, resultaría peligroso para una persona que está tomada.
Después de esperar a estos compañeros casi hora y media, se nos hizo la noche bajando hacia Los Charcos Azules (comprometiendo nuestra seguridad) y aunque finalizamos la ruta una vez más con éxito, se nos quedó un mal cuerpo a muchos al volver a visualizar aquella imagen de esa gente surgiendo de la niebla, con prendas inapropiadas para el dia en cuestión y 3 de ellos ebrios como chuchos con cargo de llevar un grupo en el que se encontraban niños.

Aún está muy reciente el trágico suceso en Tamadaba de dos personas que se desriscaron a finales de octubre y francamente, encontrarte ante tales situaciones, te vienen a la mente si en muchos casos es culpa del caminante el que tenga percances y males mayores en la montaña, obviando por supuesto el acontecimiento en Tamadaba, ya que personalmente desconozco los datos y motivos reales de la tragedia.

En el caso de La Inagua que si viví, solo estoy segura de una cosa; si no llegamos a pasar por Las Brujas, ¿qué hubiera sido de esta gente?, ¿cómo salen a caminar con esas vestimentas veraniegas e inapropiados calzados y encima tomando alcohol con la responsabilidad de llevar dos menores?..
No imagino el suceso que se hubiera perpetrado si a esta gente le hubiera dado por bajar un barranco, que les hubiera sorprendido la noche o vaya usted a saber.. encima del perro ni rastro.

Del numeroso grupo que fuimos, hay muchos que quieren denunciar los hechos, concretamente a aquellos individuos que estaban ebrios, ya que como resulta ver, muchos se juegan la vida en la montaña porque ellos mismos quieren y lo peor es que también arrastran con la vida de los demás.

Con todo esto quiero dejar claro que, aunque hay muchas zonas de Gran Canaria, pésimamente señalizadas para el disfrute de caminos para los senderistas y que ellos conlleva a veces a la pérdida de algunos, en muchas ocasiones, las tragedias vienen por un total desentendimiento de la actividad y falta de responsabilidad a la hora de llevar un grupo a realizar una ruta.
Muchos consideran que salir al campo a dar una vuelta es hacer senderismo y no es así. El senderismo es una actividad maravillosa que requiere de unas características que si se llevan a cabo con la debida precaución que se merece, puede resultar en una experiencia gratificante.. asimismo, si se hacen atrocidades como la de esta gente, pueden resultar en desastres que incluso cuestan la vida.

jueves, 4 de octubre de 2012

Nueva denuncia referente a residuos en Guguy

Saludos a todos. Me llamo Marcos, y vengo practicando senderismo desde hace aproximadamente tres años. El motivo de mi post es el siguiente: el martes pasado pude al fin quitarme una espina con una ruta que llevaba mucho queriendo hacer. Me refiero a la ruta que va desde Tasartico a Güigüi. El caso es que me ha parecido un camino muy bonito, con unas vistas impresionantes y con cierto nivel de dureza que le añade atractivo. De la playa no puedo decir menos. La sensación al contemplar el primer tramo de arena al llegar a la desembocadura del barranco no tiene nombre. Verdaderamente precioso. Maravillosas las aguas, la arena y los acantilados. Pero ahora me gustaría hablar de lo malo. Dejando a un lado la ingente cantidad de basura que arrastra la marea, que ya es de por sí un tema muy serio, me gustaría centrarme en los asentamientos humanos en la zona. ¿Hasta qué punto son legales? Pude apreciar algunas parcelitas con un aspecto muy pulcro y cuidado, pero otras tantas rozan el chabolismo.


 
En la playa han empezado a acumularse bolsas de basura en la cueva próxima a la entrada a la playa (hablo del orden de 60-80 bolsas), y por las manchas oscuras en la pared parece que ocasionalmente les prenden fuego. Observé todo tipo de modificaciones "a voluntad" de los autóctonos de la zona; puertas en las cuevas, escaleras de cemento, vallas, una especie de chiringuito montado en la misma playa, lleno de artilugios de todo tipo (garrafas de agua, esterillas, aparejos...), garrafas llenas de algún tipo de producto, cubos, macetas y todo tipo de comodidades chapuceras. Lo que yo me preguntaba es si están al tanto de algún tipo de denuncia o procedimiento que se esté llevando a cabo para estudiar la situación. De verdad, la primera mitad de la playa genera auténtica repugnancia. Hasta una barca hinchable medio rota tienen al lado del chiringuito. De no haber abierto ningún tipo de procedimiento, me propongo denunciarlo a la Guardia Civil, porque de verdad, aquello es de vergüenza. ¿Alguien puede ponerme al tanto?

lunes, 1 de octubre de 2012

Nuevo Correo del Blog

A partir de ahora, cualquier duda o sugerencia, fotos o anuncios que quieran enviar, pueden hacerlo al nuevo correo del blog: Tania.M.Artiles@gmail.com y allí contestaremos a todos.

El correo antiguo senderistasgrancanaria@gmail.com ya está desactivado y fuera de uso.

Un saludo.

lunes, 23 de julio de 2012

Paso de motos y quads por senderos

Hace dos años y medio, publicábamos en nuestro blog (enlace a la entrada), varias denuncias por parte de senderistas que habian fotografiado ciertos senderos y caminos reales de La Cumbre de Gran Canaria, de tránsito exclusivo de personas, que habian sido dañados por el paso de motos de montaña y quads y que, de forma ilegal, ya que un camino por donde circulan senderistas y que no incluya pista forestal es incompatible con estos vehículos, transitaban estas zonas casi todos los fines de semana.

En este último mes, hemos recibido 4 alertas más por parte de caminantes al haberse encontrado, de forma fortuita, con el tránsito de estas motos en dos senderos por el que circulan cada fin de semana un importante número de personas; la Ruta del Tajinaste Azul, que baja de Los Marteles al Rincón de Tenteniguada y el que desciende desde el Roque Nublo al pago tejedense de La Culata.

A dia de hoy, muchas denuncias escritas en la administración no han servido absolutamente de nada.
Bien se entiende que la práctica de motos en montaña es una actividad que gusta a muchos, pero para ello cuentan con sus determinadas zonas, en especial pistas forestales que aguantan bien el tránsito de estos vehículos sin poner en riesgo la integridad de los senderistas, como si ocurre cuando circulan por senderos y caminos de uso exclusivo para caminantes.

Según nos contaba Manuel Alemán, al llamar la atención a uno de estos motoritas que pasó a gran velocidad junto a el y su familia hace un mes por el sendero de Tenteniguada, se le hizo caso omiso y el conductor continuó con varias motos más, sin prestar si quiera cuidado en el número de personas que por allí andaban en ese momento.

Además del peligro que eso conlleva para los senderistas, está más que comprobado que el paso de motos y quads por senderos que no deberian transitar, acaban por destrozarlos, al abrir veredas que cuando llueve forman escorrentias y hacen desdibujar los caminos.

Nos hacemos eco nuevamente del asunto, aunque visto lo visto, desde la administración que corresponde, se hace oidos sordos al tema, eso si, hasta que se lleven a algún pobre por delante..

viernes, 22 de junio de 2012

CIRCULAR: Risco Blanco - Pico de Las Nieves - Cañadón Sombrío - Cañadón del Jierro - Culata de San Bartolomé de Tirajana



Por aquellos precipicios insondables descendieron los últimos pastores y guerreros de la vieja Tamarán hacia su perpétua cita con la historia, en Ansite. Allí se fraguó la leyenda más emblemática de Gran Canaria, aquella que le dá valor único y propio a una valerosa hazaña realizada hace 600 años, en las que numerosas almas prefirieron ser espíritus guardianes de aquellos riscos y barrancos por toda la eternidad, antes de someterse a cautiverio..

A veces, cuando sopla el viento del sur y sube por los desfiladeros del cañadón, aún resuenan ecos lejanos de bucios junto al sonido de las chácaras y el tambor y ancestrales gritos de guerra.. En lo alto de los cerros, es fácil imaginar etéreas siluetas que saltan de un escarpe a otro, antes de difuminarse contra las pétreas paredes y la niebla que las envuelve...

-----------------------------------------

De todos los senderos a gran altura que componen la red de itinerarios de Gran Canaria, quizás sea el Cañadón del Jierro junto a la famosa Ruta de Bentejuí, los caminos de montaña más bellos, intrincados y cargados de gran historia aborigen que se conocen en este sector isleño.

Todo este conjunto de pétreos abismos, testigos mudos de la famosa bajada del guerrero Bentejuí en su huida de las tropas invasoras castellanas, forman parte de uno de los parajes más aislados y fuertemente escarpados de la Caldera de Tirajana, siendo sus puntos más elevados, a su vez, los más altos de la isla.
La orografia es sumamente escabrosa, tremendamente espectacular y "adictiva" para los amantes de los itinerarios muy aéreos por pasos delicados mediante andenes y "caminillos de cabras", envuelto todo en un entorno cerrado y vertical, cuyos potentes escarpes parecen sucumbir al desplome sobre el caminante sin hacerlo.

viernes, 15 de junio de 2012

Ámbar, la joya de Tasarte

En la recortada costa suroccidental de Gran Canaria, pocos son los lugares que han quedado prácticamente casi vírgenes al paso del alquitrán y el cemento. La franja litoral tan escarpada ayuda a esconder rincones únicos, para el goce y disfrute de aquellos que quieran desconectar de la civilización y entrar en sintonia con el medio natural

Quizás las famosas Playas de Guguy se llevan el mérito en cuanto a desconexión de la ajetreada vida fuera de los confines de los macizos, barrancos y acantilados de este sector isleño; su aislamiento, sin embargo, no ha podido impedir que estos preciados paraisos sean maltratados a sabiendas que se encuentra de una importante Reserva Natural Especial.
Por suerte, pocos son los que no cumplen las normas cívicas de respeto al medio ambiente, pero si suficientes como para que sus visitas queden recordadas en forma de residuos en este recóndito lugar.

miércoles, 13 de junio de 2012

RUTA: Montaña de Tauro - Llanos del Guirre - Degollada de Las Lapas - Paso de Los Laderones - Mogán



El Macizo de Tauro o Rampas de Tauro, es una formación montañosa que recorre el margen suroccidental del Barranco de Mogán hasta la costa (S-SO); forma parte de la gran divisoria de aguas de los barrancos de Mogán, Tauro y Taurito respectivamente y dá nombre al Monumento Natural de Tauro, declarado como paraje natural de interés dentro de los Espacios Protegidos de Canarias.

Su altura máxima se destaca en la Montaña de Tauro (1215 m.), una espléndida y única atalaya desde donde se abarca de una sola perspectiva, el centro, sur y suroeste de la isla; situada en la cabecera de los barrancos de Tauro (S) y Mogán (SO), se eleva sobre una imponente falda en rampas, de las cuales, la única ladera accesible es la (N), por donde se ha trazado el fabuloso sendero que asciende a su espectacular cima.
Esta ruta, aunque kilométricamente no sea muy larga (no llega a los 12 km. de trayecto), si requiere de una importante resistencia física por parte del senderista a la hora de realizar el primer tramo de subida por la falda septentrional de la montaña, ya que el desnivel es muy notable.